Cortinas de mierda

Hay que tomar aliento y respirar varias veces para repasar, aunque sea por encima, la estrepitosa marcha nupcial que el PP emprendió la semana pasada de camino al altar para casarse con la señora Justicia. Es una historia de amor como las que le gustaban a Italo Calvino -de las que acaban bien en el altar, bien en el cementerio- y de las que le gustan a David Mamet: de amor al dinero. Al día siguiente de hacerse público que Mariano tendrá que declarar como testigo en el juicio por la trama Gürtel, la Guardia Civil detenía a Ignacio González, ex presidente de la Comunidad de Madrid. Como ya hay más esposas que novios, todavía no se sabe muy bien si esto es una boda múltiple o un harén.

Una vez más, los telediarios perdieron una excelente oportunidad de emitir un especial de “Policías en acción” en donde sacar esposados a un ex presidente de la Comunidad de Madrid y a varios peces gordos en lugar de los habituales yonquis, chorizos y chuloputas. La operación Lezo, que investiga el saqueo del Canal de Isabel II, prosiguió con la detención del hermano de González y el registro de diversas sedes y empresas, entre ellas una de su mujer. Con el PP, como con los Corleone, todo queda en familia. Pero también se trata de la técnica de la cortina de humo sólo que algo más sofisticada: se tapa un montón de porquería propia con otro montón de porquería mayor.

De este modo tan original, en directo y en cinemascope, la formación política más votada de España continúa impertérrita su operación de limpieza con un ataque de diarrea: el mismo día de la detención de González, Rafael Hernando declaró que estaban muy preocupados por la crisis de Venezuela. Es lógico que piensen en términos transatlánticos: en medio de una catástrofe higiénica sin precedentes, mientras los jueces, la policía y la guardia civil siguen haciendo su trabajo, es posible que los responsables se encuentren con que, una vez limpio el partido de corruptos, no quede partido que dirigir.

Si para ocultar un marrón hay que usar una cortina de humo, nada mejor para tapar la cortina de humo que un telón de mierda. El mismo día de la detención de González, se descubrió que Francisco Marhuenda y Federico Casals, director y presidente de La Razón respectivamente, estaban imputados por la sospecha de coacciones a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Para que no falte de nada, en España, donde la separación entre los tres poderes nunca estuvo muy clara, el cuarto poder se ha sumado a la fiesta. Esa misma tarde Marhuenda tenía prevista una conferencia sobre periodismo y presunción de inocencia. Otra cosa no, pero esta gente sabe de lo que habla: Ignacio González advirtió años atrás que él no ponía la mano en el fuego ni por sí mismo. Imposible no acordarse de Esperanza Aguirre cuando dijo que era ella la que había destapado la trama Gürtel; lo hizo a control remoto, igual que cuando Uri Geller doblaba cucharas con la mente.

Siento estar plagiando la realidad, pero con el PP no hay manera de mejorar un chiste. Mariano tocó el cielo del humor cuando el viernes, en un discurso a los jóvenes cachorros de su partido, advirtió: “Si no os portais bien en las ponencias, os portais mal en las ponencias. Y la gente del PP no se porta mal nunca”. Es verdad: cuando se portan mal -Bárcenas, Matas, Rato, Correa, Barberá y una casi infinita línea de puntos supensivos- dejan de ser del PP. Si el novio culmina la ceremonia con un traje a rayas, cosa harto difícil, la boda podría acabar en conjunto vacío.

Cada vez que estalla un escándalo -en Baleares, en Galicia, en Valencia, en Madrid- Mariano y los demás jerarcas miran hacia otro lado, silbando con las manos a la espalda, como si la cosa no fuese con ellos. Como si alguien se hubiera cagado frente a la sede central de la calle Génova y estuviesen esperando que pase el camión de la basura a recoger. No obstante, el último excremento es tan enorme y está tan bien plantado que ya no se sabe si merece la pena quitar la mierda o quitar Génova.