No vuelvas a España, Pepe

Hay algo verdaderamente maquiavélico en el departamento de propaganda del PP, un elemento casi escatológico que no se corta un pelo a la hora de vender los grandes logros del gobierno. El video que lanzaron ayer para saludar la histórica bajada del paro no sólo parecía su propia parodia sino que atentaba directamente contra la inteligencia del espectador común, el cual no podía menos que frotarse los ojos al contemplar tamaño disparate. Amenizado, además, con una banda sonora a medio camino entre la zarzuela y el NODO, digna de los Monty Python. Sin embargo, al calibrar la formidable caterva de lerdos que acudieron el miércoles a apoyar a Mariano (esgrimiendo pancartas donde podía leerse “Yo voté al PP: arréstenme a mí también”), no queda más remedio que el video está dirigido a un público muy particular: los incondicionales de Mariano.

En el video se ven hitos históricos como el primer vuelo de los hermanos Wright, Picasso pintando un mural, la llegada del hombre a la Luna o la caída del muro de Berlín, otros menos históricos como el record de salto de longitud de Mike Powell o el futuro Felipe VI portando una bandera española en la ceremonia de inauguración de las Olimpíadas de Barcelona, y de repente, en un crescendo de dibujos animados, aparece Mariano andando deprisa con una cartera de camino a la Moncloa. El anticlímax, perfectamente graduado, se resuelve con la noticia del crecimiento del empleo y la disminución del paro en España en los últimos meses. La serie de esloganes que siguen a continuación ya parece directamente paranormal: “España lidera la creación de empleo joven en Europa”, “41 meses consecutivos creando empleo indefinido”, “Hoy en España las mujeres trabajan más que nunca”, y la definitiva, verdaderamente épica: “Los españoles hacemos historia”. Lo raro es que se les haya escapado la oportunidad de cerrar con la imagen de Mariano celebrando un gol de la selección desde un palco.

Lo que no especifica la altisonante propaganda del PP es que el mayor incremento de ocupación, con mucha diferencia, corresponde al sector servicios, más de un cuarto de millón de empleos creados entre abril y junio, una marca histórica en la Encuesta de Población Activa que ríete de los 8.95 metros vadeados por Mike Powell. Si a esto sumamos que la temporalidad roza el 27% y restamos el continuo flujo de jóvenes estudiantes cualificados al extranjero para ganarse las habichuelas, el cuadro se equipara con aquellas películas de los sesenta en las que el pobre Alfredo Landa se iba a Alemania a currar de camarero sólo que ahora se va a las Baleares, a Málaga y a la Costa Brava.

Algún humorista perspicaz ha arreglado el video para que se vea, reflejado en el casco de Neil Armstrong, a Mariano con la boca abierta en lugar de a Buzz Aldrin con la cámara. En efecto, Mariano sigue en la luna de Valencia, a su bola. Para reforzar el mensaje, el video podía terminar con aquel chiste en que se sientan tres investigadores en un bar, uno alemán, otro francés, otro inglés, se acerca otro investigador español y les pregunta: “¿Qué van a tomar los señores?”