El terrorismo en rebajas

David Torres

A juego con el invierno pertinaz que nos asola, la Audiencia Nacional ha decidido alargar las rebajas de enero con la imputación del delito de terrorismo a dos líderes de los Cómites en Defensa de la República por promover el corte de carreteras y el libre alzamiento de barreras de peaje. Antes, para ingresar en un grupo terrorista, ya fuese la ETA o Al Qaeda, hacía falta descerrajar un tiro en la nuca a un anciano o volar un tren lleno de gente; ahora, gracias a esta oferta jurídica, basta con escribir un tuit tonto, cantar un rap chungo o hacer una barbacoa de neumáticos en el arcén. Hay un incentivo adicional en esta curiosa y frívola ampliación del Código Penal y es muy posible que no se les haya escapado a sus promotores. Puesto que empieza a tener la misma consideración judicial poner una bomba en unos grandes almacenes que montar barricadas a la salida de una autovía, puede que alguno de los alevines independentistas aproveche la oferta penal y decida que lo mismo da ir a la cárcel por una cosa que por otra. A lo mejor se trata precisamente de eso.

Aquella transvaloración de todos los valores, que proponía Nietzsche en su día como parte de su programa filosófico, la han bordado los magistrados españoles en dos días y casi sin despeinarse. Era lógico en un país donde se regalan los títulos académicos en una tómbola y se convalidan asignaturas por kilos. A Pablo Casado, un hombre que, haga lo que haga, siempre se encuentra en el ojo del huracán y en la pila del bautizo, le convalidaron nada menos que 18 sólo un año después de que se pusiera a cortar la Castellana en protesta por la absolución judicial de Arnaldo Otegi. Se conoce que, como estaba metido hasta las cachas en movimientos de lucha callejera, no tenía tiempo para estudiar, el pobre. Después se sacó la titulación sin ir a clase y sin presentarse a exámenes, un verdadero alarde de ciencia infusa. Si a Cifuentes la convención nacional del PP la ovacionó puesta en pie por inventase un máster, a Casado seguro que lo sacan a hombros por la puerta grande.

Gracias a esta eficaz labor de contrachapado judicial, ocurre que hoy día en España hay más gente en el trullo por delitos de apología del terrorismo que en los peores años de plomo de la ETA, cuando arrancar un coche era un deporte de riesgo y la kale borroka era la principal atracción turística en Euskadi, muy por delante de los pintxos, el partir troncos a hachazos y el levantamiento de piedra. El terrorismo no sólo se ha devaluado mucho, hasta pasar del balazo a los chistes sobre Irene Villa, sino que parece que algunos lo echan de menos. De cualquier modo, no es fácil ingresar en este club sanguinario: mira que Jiménez Losantos lo intenta prácticamente a diario con amenazas de muerte a los dirigentes de Podemos y promesas de hacer estallar cervecerías en Munich o montar campos de concentración para alemanes en Mallorca.

Esta semana la Audiencia Nacional ha equiparado las piernas amputadas de Irene Villa con llegar tarde al trabajo. Hay que reconocer que esta gente es una autoridad en cuestiones de humor macabro.