Cifuentes, a por la performance definitiva

David Torres

El mundo del arte contemporáneo está verdaderamente conmocionado ante el espectáculo que está ofreciendo un día sí y otro también la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. “Si esta mujer supiera realmente lo que está haciendo, dejaría la política y se pondría a exhibirse en un museo” ha declarado Jacob von Pezuela, comisario de la bienal de Fuenlabrada. “El arte ya no puede competir con la realidad. Es algo parecido a cuando Stockhausen tiró la toalla como compositor al ver lo que habían hecho aquellos chicos tan traviesos con las Torres Gemelas”.

De hecho, la serbia Marina Abramovic, un referente absoluto del arte de vanguardia y considerada “la abuela de la performance”, siente que Cifuentes la podría estar adelantando por la derecha. Después de recorrer a pie la Muralla China sólo para mandar a la mierda a su novio o de sentarse sobre una montaña de huesos de ternera, Abramovic ha comprendido que para llamar la atención de medio mundo basta con estudiar en la Universidad Rey Juan Carlos. Ahora, para subir las apuestas, ha anunciado que en su próxima performance, en la Academy of Arts de Nueva York, se electrocutará con un millón de voltios y apagará una vela a un metro de distancia apuntándola sólo con un dedo. Aunque lo consiga, y a pesar de los graves riesgos para su salud, la hazaña se va a quedar en nada comparada con la performance de Cifuentes, que lleva semanas alimentando su propia pira sin más ayuda que una etiqueta de Anís del Mono.

En cualquier caso, ambos intentos palidecen ante la auténtica especialista mundial de la performance, Esperanza Aguirre, quien lleva decenios asombrando a propios y extraños con su valor verdaderamente suicida. En 2005 Aguirre sobrevivió a un accidente de helicóptero en la plaza de toros de Móstoles en el que el futuro presidente español, Mariano Rajoy, que la acompañaba sin pensar en las consecuencias, se fracturó un dedo. Tres años después aterrizó en Bombay en mitad de un masivo ataque terrorista y salió indemne de una atrocidad que se llevó por delante a más de cien personas. En julio de 2014 el ataque terrorista lo perpetró ella misma arrollando la moto de un agente de movilidad y dándose a la fuga después de aparcar en un carril bus de la Gran Via para sacar dinero de un cajero. Poco antes había desafiado a un cáncer, que no sabía con quién se estaba metiendo. Su penúltima performance hasta la fecha, y probablemente la más difícil de todas, es haber escapado ilesa de su gestión al frente de la Comunidad de Madrid, donde entre imputaciones y detenciones, han salido pringados un montón de colaboradores suyos. Ahora Aguirre anda empeñada en una operación de hipnosis colectiva en la que pretende hacer creer que en realidad fue ella quien destapó la trama Gürtel.

Cifuentes, la verdad, está muy lejos de esos alardes de supervivencia, aunque nadie hasta la fecha había intentado llevar a la práctica el axioma de Goebbels, el de repetir una mentira mil veces hasta convertirla en verdad, y mucho menos delante de cámaras y micrófonos. Hemos perdido la cuenta, seguramente lleva bastante más de mil veces diciendo que ella tiene el máster, pero de momento el máster sigue sin aparecer. Ahora está por ver si, después de quererllarse contra los periodistas que destaparon la noticia y contra la universidad que se lo extravió, Cifuentes va a embarcarse en la performance definitiva: primero querellarse contra el máster, por hacerse el tonto, y luego querellarse contra ella misma, por hacerse la rubia. Aún no se sabe qué será peor, que gane o que pierda.