Dominio público

Opinión a fondo

¡Señores!

16 ene 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Nagua Alba
Diputada de Podemos por Gipuzkoa

El día que fui a entregar mi credencial de diputada al Congreso me sucedió una cosa curiosa: absolutamente nadie era capaz de hablarme de usted. El policía de la entrada que me pidió el DNI, los letrados, los ujieres, los informáticos… todos comenzaban a dirigirse a mí llamándome “diputada” y en menos de un minuto estaban llamándome por el nombre de pila y tuteándome como si nos conociéramos de toda la vida. ¿Por qué esta imposibilidad para cumplir las normas protocolarias en personas tan acostumbradas a ellas? Porque soy mujer, tengo 25 años y llegué allí con pantalones vaqueros y zapatillas, no tengo pinta de persona a la que se hable de usted, no tengo pinta de diputada, soy como ellos.

Como candidata, en las semanas previas al 20-D me tocó ir a muchos debates, encuentros con otros candidatos, actos institucionales etc. Y descubrí  un colectivo desconocido: el de los señores. Los mencioné a menudo durante la campaña, los señores son esos individuos de mediana edad, encorbatados, de pelo cano y prominente barriga que habitan en las instituciones. Los señores son una minoría que representa a otra minoría, a los privilegiados, la corrupción y la desigualdad, detrás de sus barrigas y sus trajes caros se esconde la servidumbre a los intereses de unos pocos a través de una escenificación de algo a lo que ellos llamaban democracia, pero que no lo es. A los señores es muy fácil hablarles de usted, brota de manera natural con solo mirarlos. Ellos sí tienen pinta de diputados.

Hasta ahora, y salvo en contadas excepciones, la política que se ha hecho en el Congreso ha sido política de señores y para señores, de espaldas a la ciudadanía para la que esta cámara debía trabajar y proteger. Por eso se sintieron tan incómodos cuando nos vieron entrar al Congreso a los diputados y diputadas de Podemos el pasado día 13. Por eso estos días nos han llamado sucios, piojosos, impresentables y un montón de cosas más. Están asustados, pero no tiene nada que ver con nuestro aspecto sino con lo que éste representa. Se han centrado en hablar de lo accesorio —nuestro aspecto— para ocultar lo primordial: nuestras promesas, donde defendíamos lo que ya habíamos defendido en campaña, nuestra lealtad con la ciudadanía. Con nuestras zapatillas, pantalones vaqueros y rastas lo que entra en el Congreso es otra forma de hacer política, otra forma de entender lo que es un diputado o una diputada: una persona al servicio de la gente corriente y de sus intereses. Eso prometimos desde nuestros escaños, bien alto y con firmeza a pesar de los abucheos e interrupciones. Nosotros sí tenemos un vínculo con la gente a la que representamos, porque somos esa gente.

Ahora que la ciudadanía ha elegido un Congreso que se empieza a parecer un poco más al país real —un Congreso con muchos menos señores, con muchas más mujeres, con jóvenes, con gente corriente— una nueva forma de hacer política se abre paso en este país, una en la que prima la cooperación, en la que escuchar es indispensable, una forma de hacer política en la que nos tuteamos, porque nadie es más que nadie, y quien se sienta en un escaño lo hace sabiendo de dónde viene y para quién debe trabajar. Lo primordial es nuestra voz, que aunque hayan intentado silenciar, a partir de ahora va a oírse muy alto en el Congreso, porque es la voz de la gente.

 


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus