Dominio público

Opinión a fondo

La gran contradicción

11 mar 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Jorge Moruno
Sociólogo

Tratando de recuperar ese pasado aseado de intrusos donde PP y PSOE podían jugar casi solos, el secretario de organización del PSOE César Luena, afirma que “Iglesias ha venido a la política a hacer el trabajo sucio de la derecha”. Si por izquierda se entiende todo lo que no sea el PP, aunque las políticas que se proponen sean demasiado parecidas o barnizadas de retórica, estamos ante un juego de trileros que beneficia siempre a la alternancia clásica entre la pata izquierda y la pata derecha del mismo régimen político. Lo vemos ahora con el gobierno socialista de Hollande en Francia, cuando anuncia la implantación de una reforma laboral lesiva con los derechos colectivos, inspirada dice, en la reforma laboral de Rajoy en 2012.

Se ha comentado en numerosas ocasiones. Dividir el campo político entre la izquierda y la derecha es hoy insuficiente para trazar la frontera existente entre unos pocos que acumulan mucho y muchos que tienen poco. Por otro lado, la transversalidad tiene que ver con el acuerdo consensuado entre los de abajo en torno a las razones y soluciones de un cambio, no con el acuerdo pactado por las razones propuestas desde arriba. La centralidad es, lejos de una posición media entre el este y el oeste, la capacidad de posicionar en el centro del debate y agenda política el acuerdo social del cambio.

En política suele ser más sano y más útil forjar las identidades y juzgarlas desde una perspectiva constructivista en lugar de una esencialista. La política que se enfoca en el pasado concibe lo que hace en el presente en base a lo que se es. La política que mira al futuro desde el presente se define por lo que hace. Soy lo que hago, en lugar de hago lo que soy: ser es hacer, ¿y qué hace el PSOE con este acuerdo? En su programa electoral del pasado 20D el PSOE proponía subir el SMI hasta los 1000 € en dos legislaturas. Antes del pacto con Ciudadanos se llegaría a esa cifra en 2024. Después del pacto con Ciudadanos, en 2046. La Comisión Europea califica el SMI español de insuficiente para garantizar una vida digna. Cuando una propuesta, como por ejemplo, dar pasos en la convergencia con la media de recaudación fiscal de la UE se califica de “maximalista,” al mismo tiempo que el acuerdo firmado entre PSOE y Ciudadanos no modifica las líneas maestras de la política fiscal regresiva del PP, puede afirmarse que en ocasiones, ser de izquierdas también puede significar ser de derechas, o lo que haga falta para salvaguardar el orden de los de arriba, como Albert Rivera.

Cuando se denunció en las plazas y más tarde Podemos, el secuestro de la democracia por parte de unas élites políticas que habían perdido su conexión con la ciudadanía pero que estrechaban fuertes lazos con los intereses financieros, resonaba la acusación iracunda de fomentar la “antipolítica” cuando estaba rejuveneciendo. Ciudadanos, en cambio, pretende convertir la política en una sesión de coaching donde el desacuerdo – característica innata a la política y por lo tanto a la democracia-, quede relegado en un segundo plano. Funciona al igual que dictan los eslóganes de la industria de la motivación; todo depende de ti, si no puedes cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo, solo tus miedos te lo impiden, no te preguntes por qué te pasa algo, sino para qué te sirve. Reducir la política a una mera técnica homeopática guiada por postulados del tipo, “existen ideas buenas e ideas malas”, es por defecto, una política que se pliega a los intereses de quienes más poder ejercen; los beneficiados de la crisis. En política es importante llegar a acuerdos, pero son mucho más importantes los que contenidos que se acuerdan.

Alejo Vidal-Quadras, ha sintetizado la intención de Rivera de cerrar por arriba las posibilidades de cambio para los de abajo, afirmando que, “Ciudadanos le hace un gran servicio a España impidiendo que Sánchez caiga en manos de Podemos.” Rivera se ve cerca de haber conseguido su doble objetivo: excluir a Podemos y arrastrar al PSOE hacia al terreno del PP. El PSOE, entonces, se encuentra atrapado en la opa que Rivera le lanza; esa opa se llama gran coalición y Rivera hace de celestina. Carme  Chacón está en lo cierto cuando recuerda que lo más importante no el quién sino el qué y para qué se pacta. Ciudadanos lo ha dejado claro, no tienen ningún problema en apoyar al PP, su problema, recuerdan, es Rajoy, no sus políticas. Incluso le advierten a Sánchez que la suya es una relación abierta y que en cualquier momento pueden acabar dándole la presidencia al PP.  Cuando un acuerdo trata de incorporar por igual a las políticas del  PP y a las de Podemos, nos encontramos en su finalidad, ante el disolvente de la política bajo la forma de un parlamentarismo sin democracia que deja intactas las posiciones de poder de los actores económicos privilegiados. Sin tocar la política fiscal y económica no se toca el poder de los que ejercen mucho poder. El PSOE, si finalmente no quiere caer encerrado en esta gran contradicción, está a tiempo de apostar por un cambio en las políticas de gobierno y no solo de los políticos que gobiernan.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus