Dominio público

Opinión a fondo

Lo mismo Al Capone que una multa de tráfico

02 Jun 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Pablo Echenique
Secretario de Organización de Podemos

Antes que nada y aunque ya lo haya dicho en muchas ocasiones, me gustaría repetir que no tengo ningún problema en admitir que no lo he hecho todo bien en el famoso caso de “mi asistente” y que afrontaré cualquier multa que me corresponda cuando ésta sea definitiva.

Pero esto no significa que me chupe el dedo.

Hace mucho tiempo que entendí (yo y millones de personas conmigo) que, con sus diferencias y sus matices, el tema del “asistente de Echenique” cumple la misma función comunicativa que la declaración complementaria de Monedero, la beca de Errejón o el piso de Espinar. Los fondos de los asuntos son distintos pero el esquema es el mismo. Son todos ellos (y algunos más) los intentos desesperados del Partido Popular y sus voceros de meter a martillazos en la cabeza de la gente el último argumento falso para que les voten.

Como ya es obvio que el PP no garantiza la unidad de España sino que genera más independentismo con cada nueva amenaza, como ya es obvio que el PP no genera riqueza sino desigualdad y precariedad y como ya es obvio que el PP es una organización criminal y les resulta imposible defender su honestidad, la única mentira desesperada que les queda es decir que “somos todos iguales”.

Lo mismo Al Capone que una multa de tráfico.

Nosotros nunca tendremos ningún problema en admitir públicamente los errores cometidos y en contestar todas las preguntas que nos hagan los periodistas respecto de cualquier cosa que haga falta. Yo mismo y respecto del tema que me toca he hecho las dos cosas y las seguiré haciendo.

Pero saquear un país y ensuciar su prestigio internacional, que todos los tesoreros de tu partido hayan participado en su financiación ilegal para amañar las elecciones, compartir una testaferro de 93 años con los Pujol en Panamá, guardar 146 lingotes de oro en Suiza, haberse cargado la separación de poderes presionando a unos jueces y fiscales y comprando a otros, tener una policía política para acosar a la oposición y poner las instituciones del Estado al servicio de la impunidad de los corruptos no es lo mismo que una multa administrativa provisional, no es lo mismo que hacer una declaración complementaria de la renta, no es lo mismo que cumplir con tus obligaciones académicas lejos del edificio de la Universidad, no es lo mismo que vender un piso porque no lo puedes pagar y no es lo mismo que tomarte dos Coca-Colas.

Que nadie es perfecto es verdad. Que todos somos lo mismo es mentira.

No es lo mismo la matanza de San Valentín que saltarse un semáforo en rojo. Por mucho que Al Capone se empeñe.


comments powered by Disqus