Dominio público

Opinión a fondo

Madrid, un segundo impulso de cambio

27 Sep 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Colectivo Lucientes (*)

El 13/6/2015 Manuela Carmena fue investida alcaldesa con los votos de Ahora Madrid y PSM, poniendo  fin a 26 años de gobiernos del PP entregados a los intereses de las élites económicas. El gobierno de Ahora Madrid ya ha recorrido algo más de la mitad de su mandato, con el soporte crítico del PSM y con una moderada satisfacción ciudadana con la gestión de Carmena.

Ha merecido la pena. Se ha acabado el derroche, las juntas de distrito nos son más cercanas, hay más participación y transparencia y se han hecho buenas cosas en diversos ámbitos, pese a la pesada “herencia” de Ana Botella y las zancadillas y agresiones de los gobiernos de Rajoy-Montoro y Cifuentes contra la autonomía municipal y contra la necesaria inversión social en medios humanos y materiales.

Ha habido errores -a veces rectificados-, insuficiencias, decisiones precipitadas o demasiado pospuestas, vacilaciones ante el griterio reaccionario, retraso en compromisos prioritarios socialmente sensibles, lo que genera decepción en los barrios populares y en la población empobrecida, así como desconcierto en el conjunto de la ciudad. Resulta difícil contestar con brevedad a la pregunta “¿qué ha hecho el Gobierno de Carmena?” pues, habiéndose hecho bastante, la respuesta positiva no deja de ser fragmentaria y difícil de sintetizar en grandes objetivos visibles y claros.

Para reforzar el impulso de cambio y el acuerdo que llevó a Manuela Carmena a la alcaldía y para que no se quede en un paréntesis de sólo cuatro años hay que avanzar y mejorar, con un segundo impulso municipalista social y político, encontrando el aliento, la fuerza y las alianzas necesarias para cumplir los objetivos propuestos en 2015 y extender la sensación de que “merece la pena”.

  1. El objetivo de Rajoy-Montoro y Cifuentes es que “los ayuntamientos del cambio vean mermada, y mucho, su capacidad de implementar políticas transformadoras para sus vecinas” y “El conflicto político es evidente”, ha escrito un concejal madrileño. Por tanto, el gobierno municipal de Madrid debe asumir más protagonismo, junto a otros ayuntamientos, en el impulso de una movilización ciudadana por la autonomía municipal para el uso social de los recuersos disponibles y por la derogación de la LRSAL y la LOEPSF, con participación de sindicatos, organizaciones vecinales, colectivos sociales, etc. El municipalismo debe ser un ariete ciudadano frente al rápido deterioro de la democracia a causa de la ruptura por el PP y ciertos grupos privilegiados de los pactos explícitos o implícitos en torno a los derechos sociales, la articulación territorial y el papel de las administraciones locales.
  2. Hay que acelerar el cambio en asuntos esenciales en los que se ha avanzado nada o poco hacía objetivos propuestos en el programa electoral de Ahora Madrid o del PSM.
  3. a) “Revisión integral del planeamiento urbanístico”: un proyecto constructivo de ciudad sostenible y para su gente, antagónico al especulativo. No basta con la mejora limitada de los proyectos especulativos heredados.
  4. b) Mejorar la limpieza de la ciudad. El avance ya es visible, pero insuficiente. La población, especialmente las personas mayores, considera que la limpieza es el principal problema de la ciudad.
  5. c) Alternativas habitacionales dignas para las personas sin medios para ello. Urge modificar la normativa de la EMVS que niega vivienda social a quienes “ocupen” viviendas de propiedad de pública y la dotación de medios suficientes para el programa de emergencia social.
  6. d) Reforzamiento y declaración como servicios esenciales de los servicios sociales municipales, desbordados por la carencia de recursos humanos y materiales y por las interferencias de la Comunidad de Madrid. Proyectos de “garantía de acceso a la alimentación”, en el marco de la Carta contra el hambre.
  7. e) “Elaboración de una hoja de ruta –y de un calendario realista pero público y claro– para la remunicipalización de los servicios públicos” (limpieza, jardinería, agencia de actividades…) y para la obra pública a realizar antes del 2019.
  8. f) Aceleración del proceso de descentralización (juntas municipales como “pequeños ayuntamientos”).
  9. g) Desarrollar una política de comunicación integral directa a la ciudadanía señalando los avances, los logros y también las dificultades del gobierno de la ciudad.
  10. 3. Para esta aceleración del cambio, se necesita la participación activa de la población, para defender lo bien hecho, para señalar errores y proponer alternativas, para presionar y reivindicar. Se necesita también una adecuada gestión de los recursos normativos, profesionales, presupuestarios y humanos, que supere la lentitud, falta de respuesta y otra inercias negativas propias de una administración construida por el PP para la liquidación del servicio público y la transferencia de rentas a sus amigos de la empresa privada.

Y se necesita un gobierno municipal con voluntad y capacidad de hacerlo y con una mayor establilidad, ya que, hasta ahora, las principales decisiones a tomar dependen de la capacidad de lograr el apoyo de al menos un grupo municipal de oposición, habitualmente el PSM. En consecuencia, sugerimos que se estudie la formación de un gobierno de coalición Ahora Madrid-PSM, al estilo de lo hecho en Barcelona con buenos resultados aunque con las lógicas tensiones entre proyectos diferentes.

(*) El Colectivo Lucientes está formado por personas con diferentes puntos de vista y simpatías políticas, con algunas ideas comunes que ponemos a vuestra consideración como aportación parcial, sin duda mejorable, a un necesario debate social en el que deben emerger otras muchas opiniones a las que prestaremos atención.


comments powered by Disqus