Opinion · Dominio público

Copa, ¿del rey?

Albert Pla

Músico

Tengo un par de soluciones que podrían evitar la habitual chiflada al himno de España en las finales de la Copa del Rey de fútbol.

Ya es normal ver a la mitad del público pitando durante el himno. Excepto cuando juega el Bilbao contra el Barça, que pita la totalidad del público. El ruido es estruendoso y, claro, el himno no se escucha.

La solución de algunos es muy radical. Unos dicen que deberían anular el partido. Otros proponen que se sancione o expulse de la competición a los clubs a los que dicen pertenecer estas personas. Y otros, más duros, creen que se debe identificar y meter en prisión a las cincuenta mil personas que pitan el himno.

Yo creo que todo podría ser más sencillo.

Propongo, en primer lugar, que no suene ningún himno antes del partido. La segunda es que la Copa del Rey deje de llamarse Copa del Rey.

Seamos razonables, no nos dejemos llevar por los nacionalismos.

¿Por qué tiene que sonar el himno de España antes, durante o después de un evento deportivo?

El Gobierno de España asegura que todos los nacionalismos son malos. Dice que el nacionalismo es la peor cara de la política.

Pero, ¿no es el himno de España la banda sonora del nacionalismo español? ¿Me equivoco?

Y si el nacionalismo es considerado una expresión política, ¿que suene el himno de un país no es politizar un partido de fútbol?

¿Acaso suena el himno nacional antes de un concierto? ¿O de una obra de teatro? ¿O de un partido de Liga? ¿Por qué tiene que sonar en este partido en concreto?

Yo creo que es arriesgarse demasiado. Puede pasar que cincuenta mil tíos (que serían cien mil si se celebrara en el estadio Bernabéu, cuyos lavabos siguen en obras) reaccionen en contra de esta expresión política nacionalista.

La cuestión es tener claro quién hace el gesto político.

¿El que pone el himno o el que lo chifla?

La segunda solución sería la de cambiar el nombre de Copa del Rey por el de Copa de fútbol.

En muchos países de Europa existe la Copa de fútbol y nadie la llama Copa del Rey. ¿Qué tiene que ver el rey en todo esto de la Copa del Rey?

¿Se la inventado él? ¿La ha inspirado él? ¿La paga él? ¿Juega él?

Ya sabemos que es un gran atleta y que, de lo bueno que era, llegó a portar la bandera española, que tampoco es un símbolo nacionalista, en las Olimpiadas. Un gran campeón y un deportista notable, aparte de la pila de carreras universitarias y su montón de doctorados y honoris causas, logrados a base de estudiar y estudiar y estudiar y, sobre todo, hacer mucho deporte.

Pero, aun así, que yo sepa, no se inventó la competición de la Copa del Rey. Es más, la heredó de su padre, que tampoco la creó, porque la heredó del general Franco, entre otras cosas.

Entonces se llamaba la Copa del Generalísimo, otro gran atleta y notable cazador.

No sé por qué a alguien se le ocurrió en aquella época ponerle ese nombre.

Debía ser el mismo tipo que se inventó el palco de autoridades, quienes últimamente también se quejan de que les chiflan por todos lados y no les dejan menear sus negocios en los palcos tranquilamente.

Autoridades, himnos, reyes, políticos. ¿No sería mejor dejar a la gente en paz? ¿Desparecer un rato, aunque sea durante un partido de fútbol, de la vida de la gente?

Sólo queremos jugar como niños, con una pelotita.