Opinion · Dominio público

La apuesta por la inversión del presupuesto de la ciudad de Madrid

Jorge García Castaño

Delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid

Si viniera un observador imparcial, por ejemplo de Australia, a examinar las cuentas del Ayuntamiento de Madrid, se quedaría impresionado con los espectaculares datos del ejercicio 2017: superávit de 1.057 millones de euros y reducción de deuda anual del 11% (42% desde 2014).

Aún es más, si este observador no supiera que se trata de una Administración, lo primero que querría es intentar comprar acciones del Ayuntamiento.

Si a este observador imparcial se le presentaran a la vez los datos en ese mismo ejercicio del Estado (déficit de 22.133 millones e incremento anual de la deuda en un 4%) y de la Comunidad Autónoma de Madrid (déficit de 1.025 millones e incremento anual de la deuda en un 8%), su dictamen sería claro: hay que mantener en su puesto al equipo que gestiona el Ayuntamiento y buscar sustitutos para el del Estado y el de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Tras exponerle estos datos, la incredulidad de nuestro observador imparcial sería total al relatarle que, a pesar de lo anterior, el Ayuntamiento de Madrid está sometido a una restricción en su aumento del gasto público aún más estricta que la fijada en la ley (y que, por cierto, en 2017 fue claramente incumplida por la Comunidad de Madrid). Nuestro observador se volvería a las Antípodas con la sensación de no entender nada de lo que ocurre en la capital de España…

A pesar de esta situación, injusta a todas luces, el actual equipo de Gobierno sigue mostrando día a día su compromiso con la ciudadanía y el reflejo más palpable de ello es el Presupuesto que hemos presentado. Aun con las limitaciones que nos han impuesto, este Presupuesto, sin subir los impuestos, nos podrá permitir aumentar un 17% el gasto social, posibilitando la construcción de 13 escuelas infantiles que tanta falta hacen en nuestra ciudad. Este Presupuesto es igualmente la demostración de la apuesta por la igualdad (aumentando la dotación del área correspondiente en un 37%) que, por desgracia, aún no hemos alcanzado plenamente.

Como es ya conocido, gracias a la pelea de muchos ayuntamientos, el Ministerio de Hacienda tuvo que aprobar un decreto que va a permitir a las corporaciones locales invertir su propio superávit en la mejora de la ciudad. Será un año en el que podrá realizarse un muy importante esfuerzo inversor, llegando a los 986 millones de euros, contando con los capítulos de inversión y las muy cuantiosas Inversiones Financieramente Sostenibles (hasta 295 millones de euros dedicados a la inversión en medio ambiente y transición energética). Además, incorporamos nuevas medidas de apoyo a la inversión y a la mejora de la situación financiera de las principales empresas municipales, como son EMT, EMVS y Funeraria.

En definitiva, es un presupuesto de un equipo de gobierno, liderado por Manuela Carmena, que ha demostrado que en política se puede realizar una gestión económica honesta, eficiente y volcada en hacer de Madrid una ciudad que cuide a sus habitantes, especialmente a los más vulnerables. Un proyecto de presupuesto que debe mucho a las valiosas aportaciones del conjunto del grupo municipal de Ahora Madrid.