Un millón de tejados solares (en España)

05 jun 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Fernando Prieto
@futursostenible. Miembro de econoNuestra

Mire los tejados que ve desde su ventana, o vaya a un punto con cierta perspectiva, verá cientos o miles de metros cuadrados de tejados, de casas unifamiliares, de naves industriales, de azoteas, sin ningún uso. Ahora cierre los ojos e imagínelos con miles de placas solares produciendo electricidad… contribuyendo, además, a una menor cuota de importaciones y ahorrando para millones de ciudadanos…

Seamos serios. En España hay mucho sol. No hay gas, ni mucho petróleo, ni mucho carbón de calidad, ni mucho uranio, ni siquiera mucho viento constante. Pero si mucho sol.

Tenemos una muy elevada dependencia energética, de las mas altas de Europa (según Eurostat, del 73,3%), la segunda mayor de los grandes países europeos solo superada por Italia. Dependencia que nos obliga a importar grandes cantidades de productos petrolíferos con fines energéticos (representan el 22% del total de las importaciones).  Y mientras el precio del petróleo (y el del gas que permanece indexado a este) se mantiene  en torno a los 110 dólares por barril, la masiva salida de divisas se sigue produciendo. Además los países de los que importamos estas materias primas no son precisamente muy estables. Por otra parte tampoco somos muy ricos. Es decir tampoco podemos permitirnos no utilizar nuestros propios recursos.

Otros países y territorios ya han apostado por este sistema. Y no son precisamente gente subdesarrollada, ni pobre, ni idiota. Por ejemplo:

California, lo tiene claro, teniendo un PIB del orden del 1,3 de España  mucho mayor y  una población ligeramente inferior, (38 millones de personas), apuesta por los tejados solares desde el 2006 cuando inició la campaña 1 Million Solar Roofs. Solo en 2013 ha duplicado la capacidad de la fotovoltaica en las casas. El ritmo ha sido exponencial. En los primeros 30 años instalaron 1000 MW y se estima que se pueden llegar a 5000 MW en 2014 y con el objetivo de llegar a 3 GW of solar capacidad para el 2016. Los costes decrecientes y las experiencias que ya funcionan como en el condado de Sonoma apoyan la apuesta por la que las ciudades de California  pretenden conseguir este millón de tejados solares y 12 GW distribuidos para el 2020.

En Alemania, también. La instalación número 1.000.000 ya ha sido conectada a la red eléctrica y se encuentra produciendo, de acuerdo a lo informado por la Asociación Alemana de la Industria Solar (BSW-Solar). En 1990 se inicio el programa con 100 tejados y ahora hay ya ese millón. Para esta asociación, “la energía solar fotovoltaica se ha desarrollado de forma dinámica y se ha convertido en un pilar fundamental para el desarrollo energético del país, previendo que en un futuro cercano, será una de las fuentes de energía más económica, comparada con los combustibles fósiles y con otras fuentes de energías renovables.” BSW-Solar estimaba sumar durante el 2011 unos 5 GW de nuevas instalaciones, alcanzando una capacidad instalada acumulada de más de 22 GW a finales de año. Actualmente, la energía solar fotovoltaica cubre aproximadamente el 3% del consumo bruto de electricidad en Alemania, estimándose alcanzar el 10% en el año 2020.

En Australia, país con altos niveles de exposición solar, ya van por el medio millón de tejados fotovoltaicos según el Clean Energy Council. El crecimiento de los últimos años también ha sido muy importante, habiendo ya instalado 1 GW de energía fotovoltaica. El plan Renewable Energy Credit (REC), impulsa estos sistemas. La Sustainable Energy of Australia (SEA), organización con más de 400 miembros de diferentes sectores de la industria y del comercio, estima que suponiendo una instalación particular de 1,5 kW a un coste de $3.000 (aproximadamente unos 2.250 euros), se pueden ahorrar unos $600 por año (450 euros), lo que significa que una hipoteca de 25 años puede ser amortizada 4 años antes si se “reinvierte” los ahorros de la electricidad en el pago de la hipoteca.

En el Reino Unido, si bien han empezado tarde, se han propuesto ambiciosos objetivos,  duplicando los tejados solares de aquí al 2015 (pasando del medio millón actual a un millón) y de 20 gigavatios en el 2020, según afirma el ministro de Energía y Cambio Climático Greg Barker. Son importantes el apoyo y el ejemplo de la propia administración, con un  programa para instalar cuatro millones de paneles solares (un gigavatio) en todos los tejados de los edificios públicos hasta al 2020 y de algunos ayuntamientos como el Bristol, que espera generar un gigavatio de electricidad fotovoltaico en los tejados públicos y privados

Algunas empresas, caracterizadas no precisamente por su estupidez, como Google, también han apostado por la energía fotovoltaica. Enla fábrica de Jaguar en Staffordshire se ha inaugurado el mayor tejado solar del Reino Unido, con 21.000 paneles y una capacidad de 5,8 megavatios. Y así habría miles de ejemplos, también en España. Y no solo en grandes centrales sino en pequeñas instalaciones domésticas  facilitando la instalación y el mantenimiento en colaboración con Solar City.

Mientras, aquí, la población y las empresas se sienten como un gato observando el horror del precio de la energía en España, y no solo el precio sino el embrollo energético, por decirlo de una manera misericordiosa,  en que estamos sumidos entre las energéticas y los diferentes gobiernos. Con sus puertas giratorias, docenas de decretos contradictorios apoyando unas u otras tecnologías según determinados intereses y decisiones no apoyadas en criterios que deberían ser tan evidentes como el ahorro, la innovación, el medio ambiente o la competitividad. En el anterior periodo político en medio de una gran confusión legislativa y regulatoria  se iniciaron miles de huertos solares lejos de los lugares de consumo, lo que implica fuertes pérdidas por el transporte, mientras miles de hectáreas de naves de polígonos industriales y de tejido urbano no se utilizaban para poner placas. El código técnico de la edificación se fue modificando entre 2004 y 2007.  Cuando se aprobó se dio un plazo de un año para que los constructores pudieran incluirlo en los nuevos edificios, pero desde el 2008 nadie hizo una casa nueva en España, con lo cual no se instaló ni un nuevo tejado solar.

El anterior gobierno en 7 años no fue capaz de legislar en este sentido y este nuevo gobierno es todavía peor. La legislación actual, diseñada por las eléctricas convencionales,  complica y prohíbe prácticamente ahora el escenario para el autoconsumo, y la energía distribuida. Ha impuesto unos peajes, con multas tan delirantes que llegan incluso a varios millones de euros (¡!) y la posibilidad de que un inspector –sin orden judicial– pueda entrar en la vivienda. (¡!) En resumen, una legislación que impide de hecho el desarrollo de las instalaciones fotovoltaicas domésticas, al contrario de lo que está sucediendo en los territorios más avanzados. El precio del panel solar durante la última década, ha descendido su precio y mejorado sus rendimientos, hasta situar el precio del kW producido en precios más baratos que la energía comprada en la red.

Es cierto que habrá que solucionar algunos problemas, tales como el uso de la energía en las horas de mayor insolación, (adecuando la demanda y el uso de aparatos a ese momento), el almacenamiento de la energía (aquí el coche eléctrico podría ser una excelente alternativa) o el volcado en la red de miles de instalaciones. Pero  aquí, tenemos excelentes ingenieros y una experiencia de primera línea en integrar la producción de las renovables en el sistema. Además la tecnología ha mejorado mucho en los últimos años, y no se habla de alta tecnología en ningún caso. El tema, tiene una parte de hágalo usted mismo, un componente importante de creación de empleo local, ¿hace falta recordar el paro de este país? una  parte de innovación, y resultados de ahorro puro y duro para las familias (y para el país claro, en forma de divisas).

Se trata tan solo de producir electricidad y agua caliente a partir de los tejados. No es tan difícil.  Es mucho mas complicado importar gas, extraerlo, presurizarlo, meterlo en buques butaneros, despresurizarlo, guardarlo en depósitos en el mar ¿es seguro el depósito Castor? llevarlo por complejas conducciones a través de todo el país, hasta instalaciones en las fincas y en casas para, con todos sus correspondientes sistemas de seguridad para algo tan complicado como oh!, calentar agua.

Además puede contribuir a paliar que siga ocurriendo algo tan absurdo en pleno siglo XXI como la pobreza energética, algo tan grotesco como que los integrantes de un hogar pasen frio o dediquen un porcentaje muy importante de sus ingresos a pagar la factura eléctrica.

La energía distribuida y el autoabastecimientos son claves para disminuir la dependencia energética. En definitiva, una alternativa generadora de empleo –que falta nos hace–, barata y que beneficia a todos. En muy pocos años, y ustedes lo verán, lo veremos todos, e independientemente del cualquier gobierno, y del poder de los lobbies y algunas empresas ancladas en el pasado, el futuro será solar, y casi todos los tejados que usted ve desde su casa serán solares… Y no será una alucinación.

Vuelva a cerrar los ojos… Ahora ábralos… ¿Empezamos ya?


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus