Un nuevo rumbo político para Podemos en la Comunidad de Madrid

29 Dic 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

 Beatriz Gimeno, Carmen San José, Laura Díaz e Isidro López
Diputados de Podemos en la Comunidad de Madrid

 El pasado viernes, el nuevo Consejo Ciudadano de la Comunidad de Madrid salido de las recientes primarias celebradas el pasado mes de noviembre, tomo la decisión de relevar a Jose Manuel López en el cargo de portavoz del grupo parlamentario Podemos en la Asamblea de Madrid. En su lugar, otra compañera, Lorena Ruiz-Huerta asumirá estas funciones en esta nueva fase política.

Esta decisión, perfectamente legítima y democrática, ha sido respondida por Jose Manuel López con varias apariciones en los medios de comunicación denunciando una supuesta injusticia y apuntando a motivos relacionados con su pertenencia a la candidatura perdedora de las primarias como causa de su relevo. Los miembros de su familia política, los partidarios de Errejón, han dado pábulo a estas acusaciones y se han entregado a generar ruido en redes y medios para deslegitimar esta decisión que, siempre desde su punto de vista, sería parte de una purga a su familia política. Familia que, recordemos, ha controlado el aparato de Podemos hasta hace relativamente poco, intentando dejar el menor espacio posible para quién no perteneciera a ella.

Desde el punto de vista de lo que es Podemos hoy, las quejas de los miembros de esta familia política por la destitución de Jose Manuel López son perfectamente comprensibles. Este partido ha entrado hace tiempo en una pelea por los espacios de poder y este caso, por lo visible de la portavocía en la Asamblea de Madrid, no iba a ser menos. Sin embargo,  creemos que hay buenos motivos políticos para este relevo y que denunciarlo como una purga es contraproducente y contradice los anhelos democráticos que los errejonistas están ahora defendiendo por todos los medios a su alcance. Aunque clamar contra una supuesta purga de la diferencia sirve al errejonismo para cohesionar, lo cierto es que este comportamiento no hace sino reproducir aún más la lógica de fragmentación y puede terminar significando, si se cediera al mismo, el blindaje de todos los puestos de relevancia política y la imposibilidad práctica de cualquier giro político en la organización. Es decir, estaríamos firmando la esclerotización de una organización, ya suficientemente burocratizada, por la vía de dar prioridad a la dinámica de reparto de poder entre las diferentes familias sobre la dinámica de los proyectos políticos.

Jose Manuel López representa un perfil tecnocrático y gestor, para un proyecto, el comandado por Errejón, que pone el énfasis en esas dos dimensiones. Sin embargo, es precisamente este proyecto político el que rechazaron los y las votantes inscritos en las recientes primarias, tanto en votos a listas como en votos al documento político. Este perfil tecnocrático se ha podido percibir sin dificultad en las preguntas parlamentarias de cada jueves, máxima expresión del trabajo del portavoz parlamentario al gobierno de Cristina Cifuentes en la Asamblea de Madrid. Jose Manuel López ha planteado regularmente preguntas tan intachables desde el punto de vista técnico como carentes de mordiente político. A una política como Cristina Cifuentes, que vive de su supuesto carisma y de su potente marketing político, no son la proliferación de datos correctos, por sangrantes que sean, lo que más daño le hace. La portavocía de José Manuel López, su condición tecnocrática y la dirección política que ha impuesto en el trabajo del grupo parlamentario, han sido incapaces de marcar una mínima diferenciación frente al PSOE de Ángel Gabilondo.

Cristina Cifuentes está hoy en máximos históricos de aprobación popular. Con una buena parte del PP de Madrid implicado en causas judiciales, con su partido encausado judicialmente y con una crisis todavía durísima para la inmensa mayoría de la población madrileña, este crecimiento de la figura de Cifuentes, hasta el punto de que haya podido presentarse como la figura de la regeneración democrática, es inaceptable. Es evidente que José Manuel López no es el único culpable de esta situación pero desde luego, dada su posición es quien tiene que asumir una gran parte de las consecuencias. Asumir estas responsabilidades es algo que va implícito en el compromiso de los cargos electos. Si esto no fuera así, en vez de cargos de responsabilidad que rinden cuentas democráticamente estaríamos ante cargos vitalicios que estarían más allá de cualquier escrutinio público. Así pues, las críticas a su relevo hechas por él mismo como si esto fuera el fin del mundo, están de más. Por nuestra parte invitamos a José Manuel López a quedarse como diputado autonómico, y José Manuel López tiene, sin duda, saberes técnicos que aportar que son importantes. Lo contrario supone dirimir cualquier decisión política en lógicas de fracción y de peleas por parcelas de poder.

Por lo demás, creemos que es útil recordar que Jose Manuel López ganó unas primarias para ser candidato a unas elecciones, que perdió, obteniendo unos porcentajes bastante más bajos que los que obtuvo Ahora Madrid en el ayuntamiento. Esas primarias no garantizan un puesto de portavoz  vitalicio ni nada que se le parezca, la figura de portavoz la elige el partido, en este caso el Consejo Ciudadano Autonómico.

Tampoco es particularmente legítimo extrapolar el resultado de la consulta sobre los sistemas de votación en Vistalegre II. Esta consulta tenía un sentido muy concreto y no se puede utilizar ilegítimamente para intentar bloquear cambios políticos que se dieron con anterioridad en la Asamblea Ciudadana de Madrid. Ni tampoco se puede utilizar como una suerte de plebiscito sobre las fracciones del que habría salido reforzada la corriente errejonista. Aunque haya que reconocer el acierto que supone defender una demanda mayoritaria dentro de Podemos hoy, como es el uso de sistemas proporcionales para los procesos internos del partido (demanda que los firmantes de este artículo defendemos, y hemos defendido siempre sin fisuras); sin dejar de celebrar el reciente paso del errejonismo a la causa de la proporcionalidad, nos permitimos recordar a esta corriente que Jose Manuel López fue elegido en un sistema de lista plancha que él mismo defendió antes de su conversión al democratismo; que, de nuevo, celebramos y que nos hará encontrarnos más adelante.

En estos días se ha echado de menos que nuestros compañeros errejonistas, defendieran a José Manuel López con argumentos políticos no relacionados con las cuotas de poder, algo que tampoco sucedió tras las dimisiones en masa del consejo ciudadano el pasado mes de marzo. Lo mismo se puede decir respecto a la posibilidad de que Lorena Ruiz Huerta intente la tarea política absolutamente necesaria de convertirnos en una alternativa política al PP de Cifuentes por vías distintas a las que representa y ha intentado, sin éxito, Jose Manuel López. No hay un sólo argumento que vaya más allá de la defensa de la corriente propia o de la teoría de la conspiración que pueda oponerse a esta elección. Con una trayectoria profesional y activista absolutamente sobresaliente, Lorena es una persona que está en perfecta disposición para realizar esta tarea que debería ser prioritaria para todos los cargos públicos de Podemos en la Comunidad de Madrid: terminar con Cristina Cifuentes y su modelo de restauración oligárquica. En una organización política sana, donde la política fuese la prioridad, este proceso debería ser más sencillo de lo que parece, se cambia el rumbo, se cambia de portavoz, se intenta obtener mejores resultados. Y si no se obtienen, se rota de nuevo.


comments powered by Disqus