La Trama contra España

04 Abr 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Álvaro Gaertner Aranda
Miembro del Circulo 3E, estudiante de Ingeniería Física en la Carl von Ossietzky Universität, en Oldemburgo, Alemania.

En los últimos tiempos Podemos está señalando a la Trama formada por las élites económicas y parte de las élites políticas y judiciales como responsable de la utilización de las instituciones de nuestro país para redistribuir el poder y la riqueza de nuestro país de los de abajo hacia los de arriba a través de la extracción de la riqueza generada por nuestra gente a través de la precariedad, la corrupción o los contratos perjudiciales para el erario público. Para ello, la Trama está haciendo cada vez más extractivas las instituciones de nuestro país, erosionando características fundamentales de las instituciones económicas y políticas inclusivas, que tal y como decían Robinson y Acemoglu, son la condición necesaria para el desarrollo económico de un país, tales como la igualdad ante la ley, la seguridad de la propiedad privada o el cumplimiento de la ley (Acemoglu, Robinson 2012, pp. 74–75). Ejemplos de esto serían la purge de fiscales para garantizar la impunidad de los corruptos y otras acciones del Ministerio de Justicia y los jueces de la Trama que hemos presenciado en los últimos meses, la toma de medidas con efectos retroactivos para perjudicar a los inversores en renovables y expropiarle de facto a los pequeños inversores sus inversiones para dárselas a la banca o a las eléctricas o la erosión de las herramientas que tiene el Estado para forzar el cumplimiento de los derechos laborales, tales como el pago de las horas extra, o el pago de los impuestos por parte de los miembros de la Trama, erosión que se ha llevado a cabo a través de los recortes en las instituciones encargadas de forzar su cumplimiento como la Inspección de Trabajo o la Agencia Tributaria.

Esta transformación de las instituciones españolas en instituciones cada vez más extractivas tiene como primera consecuencia la desposesión y la expulsión del sistema de cada vez más gente de los de abajo, pero esta no es la única consecuencia. Por ejemplo, la resistencia de la Trama a adoptar tecnologías como las renovables para no afectar a los intereses oligopólicos de las eléctricas puede retrasar la adaptación tecnológica de nuestro país a las tecnologías más eficientes, empeorar la posición de España en el tablero mundial y tener consecuencias análogas a las de la resistencia de los otomanos a adoptar la imprenta, que tuvo la consecuencia de que, mientras que la tasa de alfabetización en Inglaterra en el 1800 era del 60% entre los hombres y del 40% entre las mujeres en el Imperio Otomano esta cifra solo llegaba a un 2 o un 3% (Acemoglu, Robinson 2012, p. 215). En tercer lugar, aunque es cierto que las instituciones extractivas pueden aspirar a generar un cierto crecimiento económico que incluso se note entre los de abajo, tal y como demostraron Robinson y Acemoglu, este crecimiento será finito y basado en tecnologías ya existentes, y tal y como vimos en España durante la burbuja inmobiliaria este crecimiento llevará acompañado un gran deterioro del medio ambiente y en definitiva, se basará en la extracción de los recursos de las generaciones futuras. Por último, la concentración de la riqueza y el poder en una pequeña élite genera una tendencia general hacia las luchas internas, ya que otros grupos querrán sustituir a las élites y quedarse con todo su poder, una tendencia eu puede acabar en guerras civiles e incluso en colapsos civilizatorios, tal y como les ocurrió a los Mayas o a los romanos (Acemoglu, Robinson 2012, p. 95). Por estas razones, las acciones de la Trama para poner a nuestro país a su servicio y extraer hasta la última gota de riqueza que España, su territorio y sus gentes puedan producir no solo es malo para los de abajo sino para los intereses nacionales, y por lo tanto cualquier proyecto que aspire a derrotar a la Trama y a coger el poder y la riqueza que ellos atesoran para dárselos a los de abajo para construir una democracia económica y política en la que el poder esté distribuido y en la que las instituciones sean inclusivas es un proyecto patriótico que defiende los intereses nacionales y que, como diría uno de los máximos exponentes de los intentos de las élites para convertir instituciones inclusivas en instituciones extractivas, aspira a hacer a España grande de nuevo.

Bibliografía:
Acemoglu, Daron; Robinson, James A. (2012): Why nations fail. The origins of power, prosperity and poverty. 1st ed. New York: Crown Publishers.


comments powered by Disqus