Relatos, datos y algún verso

24 May 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Materno Conesa Barluenga
Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales

No parece que sean las líneas rectas las que conectan las opiniones de los expertos con los demás. La información económica está sobrecargada de malas metáforas, ¿ha dejado de ser importante?

Quizá la fama que tiene la economía de ser complicada y aburrida se deba a la dificultad de encontrar  un lenguaje accesible para el ciudadano de a pie.

En la década de los veinte el economista George Taylor utilizó una comparación sencilla para explicar el fenómeno de la crisis y el auge en los ciclos económicos. Es lo que se conoce como  la  teoría de la “altura de la falda”. Se trata, pues, de observar la tendencia de la moda como una medida del optimismo/pesimismo de la sociedad  que se traslada al comportamiento de   la economía. Lo que afirma Taylor es la correlación entre faldas cortas y bolsas altas. De otro modo, en los años treinta, dado que las faldas se alargan las bolsas bajan. Plantear esta observación como una causalidad (causa – efecto) supone una curiosa falacia.

Actualmente se usa el VIX (índice de la volatilidad de las opciones del S&P500) para detectar una subida o bajada de la bolsa anticipadamente. Su comportamiento es contrario al mercado de renta variable.

Nunca hemos tenido tantos relatos económicos, pero llenos de razonamientos falsos con apariencia de verdaderos.

¿Por qué nos habla el Gobierno de sus logros? ¿Qué logros? ¿Qué reformas? Su papel ha sido anodino. Pone el acento en el crecimiento, pero oculta los esfuerzos de buena parte de los españoles.

Falacia “post hoc”: Dado que los recortes han sucedido antes que el crecimiento (PIB).  Se establece que el segundo hecho es consecuencia del primero.

Probablemente el programa de compra de deuda pública (también privada) por  el BCE, lo que se llama “expansión cuantitativa” (QE), está muy cerca de ese cambio. Es un proceso funcional que responde a un objetivo: provocar artificialmente una inflación en torno al 2 %.

Todo ello implica una actuación “causa – consecuencia”. La inyección de liquidez en el mercado hace que el crédito sea más fácil y barato y, también, el estimulo al consumo. Ya tenemos toneladas de dinero, los intereses por los suelos y el euro débil. ¿Y esto en qué nos afecta?

Algún dato: Por ejemplo, BBVA Research mejora  las previsiones de crecimiento de España hasta el 2,7 % en 2017. Ya ven, mejor crecimiento económico ¿dónde queda el desarrollo económico?

Se trata, pues, de entender que el crecimiento sin medidas de redistribución eficiente; es un problema de solidaridad y cohesión social. La actual política fiscal y de transferencia monetaria (pensiones, rentas mínimas, prestaciones…) destruye más que construye, y de este modo consolida un desarrollo falso.

Estamos ante un aumento de la riqueza a costa de una mayor desigualdad y, por tanto, desactivando logros sociales.

Más datos: Según el contenido del Informe España 2017 de la Comisión Europea: el 28 % de los  españoles está en riesgo de exclusión social, más del 13 % de los trabajadores está amenazado por la pobreza. Deberíamos repensar sobre lo que de verdad está ocurriendo. Una tendencia a una pobreza estructural que incluye a  parte de los colectivos con empleo.

Por otra parte,  no se tiene en cuenta, y se hace como si no hubiera pasado, la pérdida de capital humano irrecuperable: jóvenes de pensamiento crítico, capaces de ser caminantes, y, desde luego, intelectualmente poderosos.

La alienación del hombre en una sociedad que idolatra el dinero en sus múltiples formas, es lo único que quizá nunca  comprendamos. Lo dijo  Lorca  “debajo de las divisiones/hay una gota de sangre de marinero/debajo de las sumas  un río de sangre tierna”. Versos surrealistas que denuncian la deshumanización del capitalismo americano. Qué simbología utilizaría Lorca para describir la Gran Recesión (Corrupción) de 2007?


comments powered by Disqus