La realidad que no nos gusta

06 Nov 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Materno Conesa Barluenga
Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales

Para Bassin Taleb un cisne negro es un suceso que tiene tres propiedades: Gran repercusión, probabilidad imposible de calcularse y llegada por sorpresa. ¿La situación de Cataluña es un suceso aleatorio o se podría haber previsto? ¿Es un cisne negro? No lo sé. Pero debemos pensar que la única respuesta razonable a los conflictos es la reconciliación. Sin embargo, la irritación es el denominador común en las opiniones de  políticos (y no políticos). El tiempo y los recursos no se están utilizando en solucionar los problemas nuestros de cada día, sino que, al contrario, (ellos: representantes democráticos) actúan en una micropolítica ambigua  con la finalidad de resolver sus propios asuntos.

Leer las noticias económicas supone estar dispuesto a perderse. Por ejemplo: La incertidumbre en Cataluña puede ser el detonante de un aumento del déficit al deteriorarse la actividad económica. El Banco de España señala “Mientras que el Euro stoxx ha aumentado un 7% entre finales de agosto y el 30 de octubre, la Bolsa Española ha subido un 1,4 %”  Por otro lado, un informe del Centro de Predicción Económica (Ceprede) estima que Cataluña crecerá este año un 3,4 %, por encima del 3,1 % nacional.

Los simuladores se han puesto en funcionamiento para estimar distintos escenarios. Así, según la AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) el impacto sobre las comunidades autónomas podría restar 1.700 millones de euros, y  el crecimiento del  PIB, en el peor de los casos,  quedaría reducido al 1,4 % desde el 2,7 %.

Y, lo peor, es que este problema no es solo económico, sino que también social. ¿La alternativa es esperar y contemplar como “la  flecha disparada (1-O) no tiene vuelta atrás”? Lo cierto que, aquí, tenemos un nuevo problema de consecuencias imprevisibles. Si no hemos entendido el pasado como vamos a predecir el futuro. Una pregunta de urgencia: ¿Alguien  puede calcular la ratio 155/DUI = encrucijada catalana? El coste económico y social de la crisis catalana está por descubrir.

¿Qué es hacer política en estos tiempos? Y me respondo: insensibilidad y pérdida de memoria. Han sido, y son, muchos los números opacos de la corrupción. Alguien decidió que la crisis del euro (zona euro) se solucionaba con medidas de austeridad y devaluación interna (reducción de los costes de producción) con unos efectos, por ejemplo, en España de un 26,9 % de paro (mayo de 2013). Tenemos la tendencia  a olvidar cualquier hecho que nos ha acompañado durante un tiempo.

Nunca podremos evitar las crisis financieras y humanitarias, ni los delirios políticos (imprevisibles, inclasificables); es de nuestra incapacidad para resolverlas de lo que podemos estar preocupados. Estos errores se pagan: O en los mercados, o en la convivencia.

Será necesario recordar a John Gray, filosofo británico ”…la vida de cada uno es experimental, provisional y puede arruinarse en cualquier momento”. Lo que vino del esfuerzo de muchos puede irse.


comments powered by Disqus