Brujas (Plegaria)

Bruja mi abuela que fue maltratada. Bruja mi madre que tuvo que huir. Bruja mi hermana que resistió. Bruja mi alma femenina. Brujas quemadas por el maltrato y despreciadas por el olvido y la normalización de sus llamas. Brujas las brujas que siguieron cultivando sus remedios, sus aquelarres de placer, sus círculos sin invasión de Ellos. Brujas las republicanas, anarquistas y socialistas de pelo rapado que vivieron, sobrevivieron y murieron en las cárceles fascistas de Franco. Brujas las discriminadas por un mercado laboral que ante la pasividad de casi todo el mundo las maltrata. Brujas las madres, como Nieves Gallego. Brujas las que no lo son. Brujas las que gestionan los cuidados y se ríen de los símbolos vacíos de sociedades huecamente viriles. Bruja Teresa Rodríguez que encarna una política con más oxitocina y menos testosterona. Bruja Sira Rego, que lleva el comunismo tatuado en la piel de su imbatible libertad. Bruja Yayo Herrero y Paca Blanco que defienden la tierra porque emergieron de ella y escupieron a sus perseguidores razones a las que no había razones que oponer. Brujas Asun Ruiz que vuela con sus pájaros, y Liliane Spendeler que ha hecho de su balsa una isla llena de vida y puentes. Brujas las mujeres asesinadas por cuidar del mundo. Las mujeres árbol, las mujeres tierra, las mujeres mar. Brujas las que trabajan en casa haciendo que las cosas no se caigan. Brujas las que escriben y las que no saben escribir. Brujas las que nunca fueron princesas y las que jamás quisieron un príncipe azul, como Ana Camelo. Bruja María Romay, que desde Cádiz convierte la política en dignidad a pesar del maltrato de necios, que roban la política convirtiéndola en fango, de poco entendimiento y mucho ego herido de macho frustrado. Bruja Gema L. que siempre tuvo alma de negra aunque su mirada fuera blanca. Bruja Laura Lucas que siempre danzó la inteligencia y que se derramó entre nosotros con la vitalidad de quien no sabe ser más que pura generosidad. Bruja Cote Romero que es pura energía y que creó donde sólo había un desierto. Brujas mis sensaciones mejores. Bruja Soledad del Castillo que hizo de la amistad un tiempo perpetuo. Brujas las que tienen nombre y las que no. Brujas las que desbordan con el significado de su labor el contenido de las palabras. Bruja Zaina que ha convertido su Islam en algo radicalmente contrario a la sumisión. Bruja Alba del Campo que es fuerte y vulnerable porque sólo sabe generar belleza. Brujas de América y sus revoluciones, brujas de África y sus selvas y desiertos perdidos. Bruja Emma Goldman y su adorable anarquía y también bruja Ursula K. Leguin que me mostró un futuro mejor y me puso nombre. Brujas sus canciones, su fuerza, su erotismo de mil matices, su poesía y también su visión prosaica. Brujas las refugiadas del mundo que buscan ternura en unas fronteras que cada vez están más afiladas.

Brujas todas ellas, que vuelan a pesar de todo, que nos dan todos los días nuevas oportunidades, que enraízan su actitud en el alma de la revolución más justa y necesaria. A ti, a ti, a ti, a vosotras, a ellas… quiero deciros dos cosas: perdón y gracias.