Rajoy el chantajista

Una parte esencial de la sociedad le perdonó a Rajoy el giro político más antisocial vivido por nuestro país desde que comenzara la democracia. A los recortes en derechos sociales, le siguieron los recortes de libertades para que la gente se lo pensara más de dos veces antes de protestar. Esa misma sociedad fue la que también le perdonó a Rajoy y a los suyos la mugre desalmada del latrocinio que ha transformado el fenómeno de la corrupción política en un factor esencial de nuestro sistema. Es decir, que la realidad española no se puede comprender sin la corrupción, que ha impregnado todos los estamentos, sin que se salve ni uno. La obra de demolición de la democracia culmina con la complicidad de C’s y el patético entreguismo del PSOE.

Ahora estamos en un espacio de trinchera; en una suerte de limbo del poder donde los más perjudicados siguen viendo cómo se laminan sus derechos, mientras que las élites siguen reforzándose día tras día. El contexto es especialmente duro, ya que buena parte de los sondeos demoscópicos siguen situando al PP con una ventaja que tiende a mejorar. Es precisamente aquí donde se encuentra en estos momentos una parte esencial del poder real de Rajoy, que hasta el momento se valía de su máquina de rumores para deslizar la posibilidad de elecciones anticipadas.

El último episodio al que hemos asistido, servido con una descarada normalidad, es la queja/advertencia del presidente del Gobierno, de que no está dispuesto a que le vuelvan a afear la destrucción de todo un sector, como pretendía con el de la estiba. En esas estaba cuando C’s hizo sus cuentas, y a diferencia del impuesto al sol, que terminó apoyando, traicionando de este modo su palabra dada a la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, le salió que apoyar en esto al PP le podría traer consecuencias electorales imprevisibles. Y lo del PSOE… bueno lo del PSOE nada.

La cuestión es que, ensoberbecido Rajoy, no comprende, ni se explica, cómo la oposición se plantea hacer, realmente, una labor de oposición. Poco demócrata este presidente, que amenaza con elecciones si se le lleva la contraria, lo cual quizá explique las mamandurrias millonarias, que diría Esperanza Aguirre, que le concede este Gobierno a organizaciones extremistas que predican el odio.

Mientras, el PNV a tragar con lo que sea para seguir sacando cualquier rédito que pueda justificar tanto fariseísmo. Presupuesto por presupuesto y la gente jodida mientras “disfruta” de empleos que no la sacan de la pobreza. Lo cierto es que hay momentos donde hay que plantarse, porque las causas y las consecuencias así lo dictan. En política no todo puede ser cálculo electoral. Que en la fotografía quede claro los que fueron cómplices de todo esto, y también los que se opusieron a este régimen, a riesgo de que sea tragado por fauces y cloacas. Y lo del PSOE… bueno lo del PSOE nada de nada.