El mapa del mundo

“En época de mentiras, contar la verdad se convierte en un acto revolucionario” (George Orwell)

Encantados de vivir bajo una montaña de basura

25 may 2008
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

En un país en el que la Mafia y la Iglesia católica son las instituciones más perdurables no debería extrañar que un político como Silvio Berlusconi vuelva a presidir el Gobierno. El Estado ha sido históricamente débil en Italia y, por tanto, entregar sus riendas a un showman de lengua retorcida no parece una tragedia.

De hecho, una de las razones del éxito del primer ministro italiano es que entiende bastante bien la mentalidad de sus compatriotas, no en vano ha modelado durante las últimas décadas sus gustos televisivos. “El votante como espectador de televisión” podría ser el título de un manual electoral escrito por Berlusconi.

Italia lleva mucho tiempo anclada en la etapa de negación de la realidad. Sus problemas son profundos, como demuestra la crisis de la basura de Nápoles. Sólo en un país como ése se puede tolerar un caso tan alucinante de incompetencia de las autoridades. The Economist destacaba hace unas semanas que Italia es el “enfermo de Europa”: en términos relativos su economía ya fue superada por España y podría serlo por Grecia en el año 2009.

Esta aguda decadencia causaría en otros países una toma de conciencia colectiva. ¿Qué estamos haciendo mal?, se preguntaría la gente. No en Italia. Allí resulta más sencillo culpar a los demás de todo, a los otros, a los que vienen de fuera para cubrir los empleos que nadie quiere. A los débiles, en definitiva.

Quizá Berlusconi se decida en este mandato a emprender las reformas que no quiso hacer en su segundo paso por el Gobierno. De momento, ya ha empezado por el mal camino: hacer ver a sus votantes que la prioridad consiste en expulsar extranjeros, los únicos que aparentemente manchan la imagen de la nación.

Berlusconi sólo necesita tapar la montaña de basura con una pantalla de televisión en la que vayan apareciendo sus chistes y sus mentiras. El olor será insoportable, pero la diversión está garantizada.

Iñigo Sáenz de Ugarte 


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. A partir de esa fecha, todos los comentaristas deberán volver a registrarse. Puedes leer todos los detalles aquí.

comments powered by Disqus