Opinion · El mapa del mundo

Ahora hay que montar la Caravana de la Libertad

A diferencia del sangriento e ilegal asalto militar a los barcos de activistas en aguas internacionales el año pasado, esta vez el Gobierno de Israel ha conseguido interceptar la Segunda Flotilla de la Libertad incluso antes de que ponga rumbo a Gaza, con la excepción, al parecer, del barco francés. Ante la negativa bochornosa de Grecia de permitir la salida de las embarcaciones, con el silencio cómplice del Gobierno de España, la Unión Europea y otros países occidentales, la mayoría de los integrantes de la misión española han decidido volver ya que parece difícil que les dejen seguir su viaje por ahora.

Se conforman con haber conseguido uno de sus objetivos que era poner el foco una vez más sobre la insoportable situación de los palestinos en Gaza. Ahora preparan una nueva estrategia para romper el bloqueo y hacer llegar la ayuda humanitaria a la Franja.

Estaría bien tener en cuenta que Gaza no sólo sufre el cerco israelí. Desde hace años, Egipto mantiene cerrado su parte de la frontera con la Franja. A pesar de la primavera árabe que acabó con la dictadura de Mubarak y los tímidos pasos hacia la democracia, los egipcios, presionados por Israel y EEUU, apenas han cambiado su actitud frente a los palestinos en Gaza. Tan solo han empezado a permitir el paso de personas –los hombres jóvenes incluso necesitan un permiso especial– pero no de mercancías que siguen entrando a través de los túneles.

Haría falta fletar una caravana de camiones con ayuda humanitaria que se planteara en el puesto fronterizo de Rafah para exponer también la otra parte cómplice en el inaceptable bloqueo del pueblo palestino de Gaza.

Thilo Schäfer