Guion

04 Jul 2011
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

El ático había pertenecido al promotor de esa torre de seis pisos en la calle Santiago, pleno centro. Justo al terminar la rehabilitación, y sin tiempo para ocuparlo, la crisis le hizo tomar un avión sin destino conocido, creen que a Brasil. A pesar de esta situación, el director del Banco Sacromonte le había hecho a Lucas una buena rebaja en el importe de la casa, en nombre de la entidad, a cambio de un anuncio con su imagen en la prensa local.
Mudanzas Corcovado le hizo el porte desde la casa de protección oficial donde vivía con sus padres. Poca cosa: una caja con juguetes, ocho cajones de plátanos rellenos de libros, una bicicleta, la guitarra y una caja de plástico con guiones. Ésta era, de todas, la única que quería dejar arriba. Todo lo demás lo bajaría al trastero.

Cuando regresó a casa desde el sótano eran las nueve de la mañana. Abrió la gaveta de la cocina donde tenía todo para el  desayuno y se preparó un café etíope de cápsula con un cruasán y varias cookies. Al salir de la cocina con la bandeja tropezó con una bolsa de Mercatbona en la que estaba el Bolafilm.

Como las paredes del salón estaban desnudas –no había tenido tiempo de decorarlo-  bajó las persianas, se colocó en el suelo a menos de un metro de la pared y encendió el jueguete que situó entre sus piernas. No paró de reír hasta acabar las pilas: hacia adelante, hacia atras, una y otra vez la misma cinta, la única. En ella se veía el sol con forma de galleta con perlas de chocolate y la luna con forma de croissant…..

-¿Quién es?

-Soy el taxista que envía la productora

-Está bien. ¿Me da cinco minutos?

-Lo que haga falta, bajo al bar a desayunar

-¿Un croissant plancha?

-¿Cómo dice?

-Nada, nada. Que paso a buscarle

 

Letrasjuntas nº11

 

*** Las imágenes pertenecen a el proyector Universo, de Imaginarium. Nuestro juguete de la semana, el de Telmo y mío.