Granja Cantagrullas. Quesos.

27 Abr 2012
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Todo lo que sucede en esta quesería está en la foto. A la izquierda, una manga diminuta alberga un mono para bebés, en la mesa el producto mimado, detrás, unas manos.

La vida de un emprendedor puro creo que se parece a la de Rubén, Asela y su familia. Vover de Francia, buscar tierras, construir la casa y el negocio con sus propias manos. Criar hijos, formar quesos, madurarlos, plantar árboles,… no esperar ayudas. En su cara un “lo vamos a lograr”.

A 60 km de Valladolid, en la salida de Gomeznarro-Ramiro, te desvías hacia una de las zonas más pobres de la zona. Apenas crecen matorrales, apenas hay casas habitadas y  oriundos y vecinos se sorprenden al divisar un coche. No, no es lejano Oeste, es una zona de Castilla y León donde a veces se piensa que se atan los perros con longaniza….. Eso sí, lindante a la D.O. Rueda, donde las tierras están diez veces más caras, son fértiles.

Quesos con aromas a bodega, otros picantes, con mohos, con muy poco procesado, con alma.  Creo que la única granja que ofrece quesos frescos de leche cruda. Compromiso por la cabaña de ovejas autóctonas, raza castellana,  y por hacer el queso sólo con su leche, como apuesta, como principio. Venden queso y creo que con él regalan parte de ellos.

A veces pienso en volver al pueblo, en convertirme en agricultor, quesero, hortelano, hotelero, pero soy un cobarde. Visitar la Granja Cantagrullas no es fácil, es una lección de humildad y honestidad. Nunca pensé que algo me sorprendiera tanto: los quesos son como la vida y  se parecen mucho a ellos, a los “habitantes” de la foto.

 

 


comments powered by Disqus