Tony Blair, ante la comisión de Irak

29 ene 2010
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

17.15

La comisión consume sus últimos momentos en una discusión sobre los errores de la postguerra. Se nota que dos de sus cinco miembros son historiadores. El interés es reducido porque no obliga a mucho a Blair. A fin de cuentas, la mayor responsabilidad en ese apartado es norteamericana, no británica. Como los interrogadores son tan torpes, insisten en referirse a decisiones que se tomaron mucho después del derrocamiento de Sadam cuando la guerra era un hecho evidente. Y tanto en Irak como en Afganistán ha quedado demostrado que cualquier esfuerzo de reconstrucción es una tarea tan imposible como la de Sísifo. Las líneas eléctricas que se tienden por la mañana se destruyen por la noche. Guerra y reconstrucción son incompatibles.

16.55

En su intento por no asumir responsabilidades de calado, Blair tampoco ha aceptado una culpa excesiva en el desastre de la ocupación de Irak. Sí ha reconocido algunos errores genéricos por parte norteamericana, sin señalar a nadie desde luego. Pero la carga de la culpa ha recaído en Sadam Hussein y en Al Qaeda. ¿En Sadam Hussein que ya había sido derrocado? También en eso. Ha dicho que pensaban que los cargos medios de la Administración iraquí continuarían en sus puestos, no así los responsables, como es lógico. Muchos de esos cargos medios eran militantes del Baas, el partido único iraquí, o incluso ocupaban pequeños cargos a los que estaban obligados. Había que tener mucho valor para negarse a ello.

La ‘desbasificación’ forzada que impuso el virrey norteamericano, Paul Bremer, hizo que muchos también fueran retirados de cargos medios, que eran los que hacían funcionar la maquinaria administrativa. Además, en una dictadura de décadas de trayectoria los funcionarios raramente tienen capacidad de iniciativa. Siempre esperan a las órdenes que les llegan de arriba. Como durante demasiado tiempo no hubo ningún Gobierno, el Estado dejó de funcionar, haciendo aún más difícil la ocupación.

Eso supondría entrar en detalles que Blair prefiere no tocar. Y la comisión no le va a presionar. Ni en eso ni en nada.

En el último descanso, que ha terminado hace unos pocos minutos, Sky News ya ha dejado caer algunas críticas a la incapacidad de los miembros de la comisión para realizar un interrogatorio en condiciones. Ese será probablemente uno de los temas centrales de la cobertura que hagan mañana los periódicos.

16.10

Ahora hablan de la preparación de los militares para la invasión. Blair admite que la “visibilidad” de esos preparativos podía crear problemas a todo el proceso de negociaciones en la ONU. Pero tiene la excusa perfecta: el jefe de las Fuerzas Armadas le dijo que estaban perfectamente preparados para la guerra. La coartada es imbatible porque, si eso es falso, al final la culpa será del mando militar, no de Blair.

16.00

En el asunto de la legalidad de la guerra, hemos visto uno de los pocos momentos en que Blair ha elevado la voz (sin perder las formas) al explicar su opinión. Es un asunto delicado en el que el testimonio de los consejeros jurídicos del Foreign Office había dejado al Gobierno de Blair en una posición vulnerable. Pero una vez más la comisión no ha presionado a Blair y éste ha salido bien del aprieto. No ha entrado en las sutilezas jurídicas por las que discurrió el fiscal general, pero ha corroborado su explicación con el añadido de decir que la 1441, la única resolución que se aprobó, era una forma de decirle a Sadam que estaba ante su última oportunidad. La duda entonces es por qué el Reino Unido trabajó con tanta intensidad por conseguir una segunda resolución.

15.55

¿Qué conversaciones tuvo con el fiscal general entre el 7 y el 17 de marzo? No recuerdo haber tenido ninguna, dice Blair. Desmiente así que presionara a Goldsmith para que diera la luz verde jurídica a la invasión.  Lo más probable es que en marzo Blair ya diera por hecho que Goldsmith no iba a ser un problema.

15.45

Blair: si el fiscal general hubiera dicho que la guerra era ilegal, no se habría puesto en marcha la operación militar.

15.40

El fiscal general, Lord Goldmith, dijo ante la comisión que hubiera sido mejor haber estado implicado desde el principio en toda la crisis iraquí, y no sólo en las semanas finales. Evidentemente, no lo hizo porque no le dejaron. Blair niega la mayor. Dice que sí fue consultado y que el fiscal general le envió un informe en julio de 2002. Cuando le preguntan por qué no le consultó hasta el final sobre la resolución 1441 y si justificaba la invasión (por ejemplo a finales de 2002 o comienzos de 2003), Blair responde que la situación era muy complicada y que aún restaba mucho tiempo para el desenlace. Una respuesta poco convincente, pero de ahí no lo van a sacar.

15.25

No me lo puedo creer. Lyne lleva más de cinco minutos haciendo una pregunta que no lleva a ninguna parte sobre el tema de la legalidad de la invasión y el uso de la fuerza. ¡Está dando una conferencia! Blair debería responder: ¿y cuál es la pregunta? No lo hará, porque después de este larguísimo parlamento, podrá responder lo que quiera.

15.18

Están hablando ahora de las negociaciones en la ONU de la segunda resolución del Consejo de Seguridad, la que terminó siendo imposible. Está por ver que se diga si era o no fundamental para justificar legalmente la invasión. ¿O sólo la necesitaba Blair para recibir cobertura política en el Reino Unido, en concreto dentro del Partido Laborista?

15.10

La duda de la tarde es si los miembros de la comisión permitirán que Blair continúe dando respuestas genéricas a preguntas concretas. Muy pocas veces, insisten en un punto que Blair no ha respondido. No es que tengan que faltarle al respeto (todo es muy británico en esta sala), pero nunca le recuerdan que no ha respondido a lo que se le ha preguntado.

15.05

Se reanuda la comparecencia de Blair.

13.40

Descanso para comer.

13.38

Nick Robinson, de la BBC, está en la sala y, como otros periodistas, ha visto cómo las manos de Blair temblaban claramente cuando se servía agua.  No se puede decir que los miembros de la comisión le estén acorralando con sus preguntas, pero la tensión es difícil de soportar incluso para un político tan experimentado.

13.30

Blair reescribe la historia hacia adelante. “Si no hubiéramos actuado, Sadam podría haber desarrollado armas de destrucción masiva y podría haber matado a un millón de personas”. El millón se refiere al número de bajas estimado en la guerra de Irán e Irak. Esa fue una guerra que inició Sadam Hussein en 1979 en unas circunstancias políticas completamente diferentes a las de 2003. Entonces, Irán acababa de derrocar al sha, parte del alto mando militar iraní había sido ejecutado o apartado por el régimen de Jomeini y por tanto Sadam confiaba en que la invasión del sur de Irán resultaría impune. Además, Irán no contaba con aliados de Occidente y nadie iba a movilizarse en contra de Irak.

13.20

Blair: es cierto que el despliegue militar condicionó al proceso diplomático en la ONU. Pero Sadam no habría admitido a los inspectores de la ONU si no hubiera habido 250.000 soldados amenazando a Irak. Y luego nunca demostró una intención de cooperar realmente con los inspectores.

13.05

La resolución 1441 era “muy clara”, dice Blair. Esto sí que es nuevo. Las resoluciones del Consejo de Seguridad suelen ser un prodigio de sutileza diplomática hasta convertirse en casi ininteligibles para el ciudadano. Algunas tienen puntos que son un prodigio de ambigüedad y de jerga diplomática. Al fiscal general Goldsmith, le costó meses saber en qué consistía en términos de autorizar el uso de la fuerza, como dijo el otro día a la comisión.

12.55
“Si había alguna posibilidad de que desarrollara armas de destrucción masiva, teníamos que detenerlo”. Esa es la decisión que Blair tomó entonces y que, según él, volvería a tomar.

12.45
Aquí hay un problema de comunicación. La comisión pregunta por la relevancia de las pruebas que indican que existía un programa iraquí de armas de destrucción masiva y Blair dice que lo que había que probar, y resultaba difícil hacerlo, era lo contrario. Blair sencillamente daba por hecho que Irak tenía armas de destrucción masiva.

12.40
Sobre el famoso titular de varios periódicos británicos que decía que Irak estaba a 45 minutos de poder lanzar un ataque contra territorio británico, Blair admite que debería haberse corregido esa impresión (falsa) pero lo considera irrelevante porque el Gobierno no lo utilizó en la información que daba en el Parlamento y en comparecencias públicas. Según él, la relevancia que ha adquirido es posterior a la guerra.

12.30
“Gran parte de la desestabilización de Oriente Medio venía de Irak”. Blair compra aquí por completo uno de los presupuestos ideológicos básicos de los neoconservadores, que nunca se creyeron que Al Qaeda por sí sola podía iniciar una ofensiva general contra Occidente. Como sostenía Wolfowitz, tenía que haber contactos con Estados. Blair se refiere a los “fuertes lazos de organizaciones terroristas con Estados” después de haber citado de pasada la presencia de Al Zarqaui en Irak antes de la invasión. Eso sí, antes había desmentido que hubiera contactos entre Al Qaeda y Sadam Hussein.

12.20
A la primera incursión en la información de los servicios de inteligencia sobre armas de destrucción masiva, Blair responde citando los precedentes de la guerra de Irán e Irak, el ataque a los kurdos con armas químicas… Blair no suele responder a la pregunta concreta que se le hace. Ha venido a decir lo que quiere decir, no a lo que se le pregunta. De momento, es como si hubiera venido a dar una conferencia.12.10

Blair sí ha sugerido que fue un error su entrevista reciente en la BBC en la que dijo que sin las armas de destrucción masiva, hubiera encontrado otro argumento para derrocar a Sadam Hussein. Evidentemente, esa entrevista desmiente la línea que está llevando en su declaración, de relacionar la amenaza de Irak con el 11-S, es decir, con la capacidad de Al Qaeda de provocar un número masivo de bajas.

11.50

Chilcot anuncia el primer descanso del día. Hasta el momento, Blair puede estar satisfecho. Ha podido lanzar su mensaje e insistir en él cuantas veces ha querido. Son en momentos como éste cuando se nota que no hay abogados entre los miembros de la comisión. Excepto la cronológica, no siguen una estructura muy clara en su interrogatorio, aunque habrá quien diga que tampoco es un interrogatorio, porque no se trata de un tribunal.

Hay que recordar que Blair no está obligado a dar un titular sorprendente. Ha hablado de este asunto miles de veces y es improbable que vaya a revelar nada nuevo. La comisión debería ser lo bastante hábil para arrancarle algo de información nueva, o información poco conocida que pueda ser relevante. De eso, hasta ahora no ha habido prácticamente nada. A estas altura, nadie va a quedar muy impresionado con el argumento, repetido hasta la exasperación, de que “el 11-S lo cambió todo”. ¿Pero justificaba la invasión de Irak? Para eso, habrá que esperar al resto de la comparecencia.

11.45

Se ha sabido que el Gobierno británico no desclasificará las cartas que Blair envió a Bush, y de las que se ha hablado mucho en la comisión. Los miembros de la comisión no están muy satisfechos con el escaso número de documentos públicos difundidos por el Gobierno. Me refiero a los documentos realmente importantes.

11.35

Sobre los mensajes de apoyo a Bush y la reunión del rancho de Crawford, en Texas, Blair no entra en muchos detalles. “Es una alianza. Creía en ella firmemente”. Para él, era lo normal y cita su colaboración con Clinton en la guerra de Kosovo, a pesar de que Clinton atravesaba un momento difícil (traducción: Monica Lewinsky) y de que era un asunto que quedaba muy lejos de las prioridades norteamericanas. Lo que para otros (la relación Bush-Blair) es un problema, Blair intenta venderlo como una continuación de la política británica de máxima colaboración con EEUU. Y de nuevo el 11-S. “Yo no consideraba el 11-S como un ataque contra América. Era un ataque contra nosotros”.

11.26

Blair sostiene que no vio tan clara esa idea de que todo había cambiado de forma dramática tras el 11-S en otros líderes europeos. Por eso, hizo todo lo posible desde el principio para construir una coalición internacional. “No quería que EEUU pensara que la única opción viable era ir solos” (a la guerra en Afganistán).

11.22

Insiste en el argumento de la tolerancia cero con las dictaduras y sus programas de armamento: no se puede permitir que un Estado brutal tenga armas de destrucción masiva.

11.11

Blair se refiere al discurso de Bush en la universidad de Texas para desmentir que la idea de cambio de régimen estuviera desde el principio entre las prioridades de EEUU. El elemento básico, según Blair, era el asunto de las armas de destrucción masiva. “A partir de ese momento (el 11-S), no puedes desafiar a la comunidad internacional con las armas de destrucción masiva”, y los precedentes de Sadam Hussein jugaban en su contra. En otras palabras, Sadam era el sospechoso habitual.

11.02

blair-comision.jpg

Las diez preguntas que Blair debería responder, según The Guardian.

11.00

Segundo argumento clave de Blair: la contención del régimen iraquí estaba dejando de funcionar, “se estaba erosionando”. Sadam disponía de miles de millones para gastarlos “de forma ilícita”, las zonas de exlusión aérea daban problemas, las sanciones para impedir que reconstruyera su programa de armamento estaban siendo cuestionadas.

10.55

Blair se refiere a un documento y se disculpa por si la comisión no ha tenido acceso a él. Uno de los miembros dice que se trata de un documento que está en el dominio público, porque puede encontrarse en Internet, pero no está seguro de que se haya desclasificado. Risas en la sala. Con Internet, los amantes del secreto lo tienen más difícil.

10.50

Muy rápidamente, Blair intenta conjurar la imagen que de él se ha dado tantas veces, la que se encarnaba en las viñetas cómicas que le pintaban como el perrito faldero de EEUU. “Este punto de vista (sobre el impacto del 11-S) no era el punto de vista norteamericano. Era el mío”.

10.45

El primer argumento que utiliza Blair: el 11-S. “Si el 11-S no hubiera sucedido, la valoración del riesgo que suponía la amenaza de Sadam Hussein no hubiera sido la misma. Después del 11-S, nuestra posición, la posición de EEUU, cambió de forma dramática”. Es un punto de vista que también utilizaron ante la comisión sus dos asesores más cercanos, el ex portavoz Alastair Campbell y el ex jefe de gabinete Jonathan Powell.

blair-manifestacion.jpg

Unas 200 personas se están manifestando frente al edificio donde la comisión celebra sus sesiones. No ha habido incidentes y hay una gran presencia policial. No han visto a Blair. El ex primer ministro ha entrado dos horas antes del comienzo por una puerta lateral.

10.33

El presidente de la comisión, John Chilcot, lee un texto preparado para recordar lo que está permitido y lo que no en la sala. También comenta que, al igual que otros testigos, Blair podría volver a la comisión para una segunda declaración si fuera necesario.

10.30

La retransmisión de la comparecencia no empezará a las 10.30 en punto, sino probablemente unos diez minutos después. Como mínimo, hay una diferencia de un minuto entre la realidad y la retransmisión. Se supone que es por si a alguien se le escapa un secreto y tienen que cortar la retransmisión. Hasta ahora eso no ha ocurrido. Ya tenemos la primera imagen en directo. En la web de la comisión, se puede seguir en directo la señal de vídeo.

10.18

40 parientes de soldados británicos muertos en la guerra de Irak seguirán la declaración desde la sala. Los asistentes tienen prohibido hacer cualquier tipo de manifestación pública de apoyo o rechazo, y así se ha respetado a lo largo de todas las sesiones. Sólo hubo un breve momento en que no ocurrió. Cuando surgió un espontáneo y breve aplauso al final de la declaración de Elizabeth Wilmshurst, consejera jurídica del Foreign Office, que dimitió en marzo de 2003 en protesta por la decisión de invadir Irak.

—-

A partir de la 10.30 (hora española), seguiremos desde aquí la comparecencia de Tony Blair en la comisión de investigación de la guerra de Irak.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus