¿Cómo ha sido posible la victoria de Trump?

Una vez más, ni los sondeos ni los expertos en demoscopia fueron capaces de prever el desastre. Porque, probablemente, sus presunciones fundamentales les llevaron a errar en cuanto a la importancia de la diversidad racial y demográfica de EEUU, así como a sobrestimar la reacción de las mujeres norteamericanas frente al descaro machista de Trump… y a subestimar la ira ciudadana contra el establishment de Washington y los políticos profesionales frente a los que ha triunfado el candidato populista republicano.

Las encuestas estadounidenses siempre se han cocinado en función de los sondeos a pie de urna de las elecciones anteriores, dando por supuesto que la distribución socio-económica y demográfica de los votantes corresponde casi exactamente con esos resultados. Suposición clave para elaborar los cálculos, ya que la elevadísima abstención en todas las citas electorales del país obliga a estimar con precisión la clase social, el origen étnico, la edad, el sexo y la formación de los que sí acuden a depositar su voto, tras efectuar los complicados trámites para registrarse y buscar algún momento para votar sin saltarse ni un minuto de su jornada laboral.

Hasta el pasado verano, esas estimaciones daban por supuesto que Obama arrolló en 2012 gracias a los votos de las minorías (hispanos, negros, etc.), mientras que la mayor parte del voto de los blancos con escasa formación y avanzada edad fue a parar a su rival Romney. Sin embargo, cálculos mucho más precisos y fundados en los datos de la Oficina del Censo, así como en los del instituto demoscópico Catalist, descubrieron que en realidad votaron muchos más blancos sin estudios mayores de 45 años de lo que se creía (unos 10 millones más) y que una gran proporción de ellos apoyó al candidato demócrata, hoy presidente saliente.

Así que Trump tenía un granero de votantes dispuestos a abrazar su mensaje xenófobo y racista mucho más grande de lo que se pensaba, estimando equivocadamente que eran muchos menos los trabajadores blancos sin estudios que acudían a las urnas. Precisamente los que se han convertido en ejército de frustrados seguidores del multimillonario, castigados por la crisis con la pérdida de casi toda esperanza de ver cumplido el sueño americano de prosperidad creciente y decepcionados con la clase política que controla los resortes del poder, contra la que ha arremetido Trump furiosamente como si él no se hubiera aprovechado más que nadie de ese régimen injusto de desigualdades desaforadas.

Los analistas tampoco fueron capaces de comprender la intensidad de la indignación de los electores con el establishment, encarnado a la perfección en Hillary Clinton, que no sólo ha formado parte de esa casta desde que era esposa del gobernador de Arkansas hace un cuarto de siglo, sino que prácticamente ha pasado por todos los estadios del político profesional: actuando como primera dama con poder de gestión gubernamental, como senadora por Nueva York representando los intereses de Wall Street y como secretaria de Estado al cargo de la diplomacia de la ya única superpotencia militar.

En esa larga carrera, Clinton se ha granjeado –con su soberbia intelectual y falta de carisma popular– mucho más odio que admiración entre las clases trabajadoras estadounidenses… incluidas, por supuesto, las mujeres. Por tanto, la esperada movilización femenina contra Trump no se ha transformado en una afluencia masiva de votantes por Hillary –como se ha descubierto con sorpresa en los sondeos a pie de urna–, porque muchas estadounidenses no le tienen ninguna simpatía… y seguramente fueron engañadas por las encuestas que daban casi por segura su victoria, con lo que optaron por ahorrarse apoyar a alguien que detestan.

En cualquier caso, al iniciarse la jornada electoral el New York Times afirmaba que Clinton tenía un 85% de probabilidades de ganar la Presidencia. Otros grandes medios llegaron a estimar sus opciones en un 90%. Pocas veces en la historia moderna de EEUU se han equivocado tanto las estimaciones demoscópicas. Igual que pocas veces el resultado de las presidenciales ha sido tan ajustado… salvo el caso de George W. Bush ganando a Al Gore gracias a sus amigos los jueces de Miami pese a que obtuvo medio millón de votos menos que su rival.

¿Cómo se explica todo esto? Pues con la misma lógica con la que se ha destruido a la clase media que siempre formó la base socio-económica de la estabilidad política estadounidense. Cuando se arrincona a la gente entre la pobreza y la explotación, mientras puede ver a su alrededor a los poquísimos que ostentan fortunas fabulosas a cambio de su miseria, se les impulsa a arrojarse en los brazos de cualquiera que les prometa cambiarlo todo. Y si antes se ha procurado que su formación política e intelectual sea la mínima posible, la receta para el desastre es explosiva.

Tras la catastrófica victoria de Trump, el mundo entero tiembla ante las inimaginables consecuencias de semejante disparate. Pronto se empezará a buscar culpables y justificaciones. Pero la raíz de este despropósito yace en las entrañas del mismo sistema que tanto tratan de convencernos que es el único posible.

Bienvenidos a la era Trump. Ellos lo han querido.