Rajoy también necesita estar aforado

23 Feb 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Las cábalas sobre Rajoy y el cerco al que la corrupción del PP le tiene sometido se han centrado en exclusiva sobre su futuro político, que se imagina más crudo que el carpaccio. Sólo los marhuendistas más acérrimos, que vienen a ser como Norman Bates en Psicosis, se han empeñado en conservar en formol el cadáver político del presidente y no es descartable que algún día les veamos colocarse una barba postiza y sisear como él en las tertulias para insuflarle vida. De la guardia de corps mediática queda, por tanto, Paco el guardaespaldas.

A Rajoy se le pide que se vaya ahora mismo, que se vaya si la investidura de Sánchez triunfa, que se vaya de igual forma si fracasa y que, en todo caso, se vaya antes de una eventual repetición de las elecciones para que el PP pueda presentar a otro candidato. En el partido, al parecer, también se lo pedirían pero a sus disciplinados dirigentes les ha comido la lengua una manada de gatos, de tantas lenguas que han tenido que zamparse los pobres felinos. De ahí que en las reuniones del Comité Ejecutivo nadie diga esta boca es mía mientras Rajoy les aconseja que no se pongan histéricos.

Se ha llegado de esta manera a una situación kafkiana en la que las detenciones, las imputaciones y los registros se suceden mientras el líder un día hace la estatua, otro se indigna y al tercero le expide un salvoconducto a Rita Barberá, que se pone muy contenta y se va a la peluquería. No ha habido corrupto en el PP que no haya recibido previamente el aliento de Rajoy –“en la vida tú confías en la gente mientras no tienes un dato”, ha dicho hace unas horas- por eso de que hay que ser justo y respetar la presunción de inocencia. Y, según parece, su intención es repetir como candidato, algo para lo que no necesita ni el apoyo de su partido ya que estatutariamente es irremplazable salvo que dimita, se muera o sea declarado incapaz, vía ésta que nadie se ha atrevido a explorar por el momento.

Como su obstinación no puede tener una motivación política, en la medida en que una cabra al frente de las listas quizás tuviera mayor apoyo electoral, no hay que descartar que obedezca a razones jurídicas. ¿Qué ocurriría si Rajoy cediera el paso a otro dirigente del partido y no sólo dejara de ser presidente sino también diputado? Pues que perdería el aforamiento del que ahora disfruta y muy posiblemente no tardaría en ser llamado a declarar por algunos de los juzgados en los que se investigan causas contra el PP.

La ficción de que el máximo responsable de un partido es ajeno a todas sus corruptelas sólo puede mantenerse en circunstancias como las actuales, es decir, cuando el afectado está a la cabeza del poder ejecutivo y no hay un solo juez en activo con bemoles para pedir un suplicatorio. Rebajado a ciudadano raso, nada impediría que, al menos, Rajoy diera explicaciones en sede judicial sobre todo lo que supuestamente ignoraba, que es mucho.

Es comprensible el pavor que ha de sentir Rajoy a explicar a un magistrado su conocimiento sobre la contabilidad B del partido o su presunta implicación en el ocultamiento sistemático de pruebas solicitadas por los tribunales, ya sea el borrado de los discos duros de los ordenadores de Bárcenas, la eliminación de los libros de visita de la sede central o la destrucción de las agendas de los extesoreros, todos ellos encausados por corrupción. Resulta muy difícil creer que el responsable último de una “organización criminal”, como se ha llegado a definir por parte de la Guardia Civil al partido en Valencia, desconociera absolutamente todo de lo que se cocía en sus fogones.

Rajoy será una persona honrada como sostienen él mismo y Norman Bates pero ello no debería ser un obstáculo para que ofreciera su versión y colaborara con la Justicia, algo que su aforamiento impide. No dejaría de ser triste que ésta fuera la causa de su empecinamiento, ahora que la cueva de Alí Babá está abierta al público todos los días, no como las de Altamira.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus