El señor del Ibex ya no vive aquí

El Consejo Empresarial para la Competitividad, más conocido en el ambiente como el señor del Ibex, ha anunciado que se disuelve, que hace mutis por el foro y que echa las persianas de un chiringuito que tantas conspiraciones ha animado desde que se creara en 2011. El lobby de los plutócratas nos deja un poco huérfanos porque deja de ser padre e hijo aunque seguirá siendo espíritu santo ya que el misterio de su trinidad como poder fáctico es eterno e inextinguible. Se va pero se queda y se aparecerá en forma de susurrante paloma cuando la ocasión lo requiera, con la ventaja de que así se ahorra los gastos de alquiler y del servidor de la página web.

Creado en tiempos de Zapatero cuando al optimista antropológico le había atropellado esas crisis que él llamaba desaceleración, los plutócratas más renombrados se hicieron carne en un momento en el que la CEOE también lo era, pero de presidio. Según dijeron, querían demostrar al mundo que España no se hundía, y la prueba irrefutable eran ellos y sus sueldos multimillonarios, que siguieron subiendo como la espuma de las olas de aquel mar embravecido que hizo náufragos a la mayoría.

Si todo lo que se cuenta es cierto, el señor del Ibex ha estado detrás de casi todo, de que hubiera gran coalición y de que no la hubiera, del ascenso de Ciudadanos, que era su Frankenstein musculado, del desmembramiento del PSOE y hasta de las trifulcas de Podemos, donde Errejón sería el submarino elegido para torpedear a babor y a estribor el portaviones de Pablo Iglesias. Hasta el PP dijo sentir la presencia de sus manos alrededor del cuello de Rajoy porque –y esto debía ser un chiste- había sido quien más les había subido los impuestos. De ahí que quisiera enviarle de vuelta al registro de Santa Pola, y sustituirle por un tal Guindos, que se daba un aire a Monti a su alopécica manera. El Ibex era la leche.

Entre conjura y conjura, aún tenía tiempo para dictar informes sobre la evolución económica y hacer recomendaciones, cuyo común denominador era que ninguna de sus recetas implicaba esfuerzo alguno a la flor y nata de nuestros emprendedores. Sus últimas previsiones auguraban que en 2018 el paro estaría por debajo del 8% siempre y cuando las empresas fueran más grandes y exportaran más, se acelere la inversión y el desarrollo de los sectores punteros, mejore la educación y el saneamiento económico, se cumplan los objetivos de déficit, se flexibilice el mercado laboral para poder despedir a sobaquillo, se reforme el sistema de pensiones y fluya la financiación como el Ebro en Reinosa. Y si con todo esto no se lograra ya se vería en otro informe qué más habría que hacer, que por ideas innovadoras no iba a ser.

Quizás su último servicio a la causa haya sido ese procedimiento extrajudicial de devolución de las cláusulas suelo, disfrazado de mecanismo “gratuito y rápido” para los consumidores que, en realidad, es una manera sofisticada de evitar a la banca tener que pagar las costas judiciales de las reclamaciones. En vez de decretar el reembolso automático de lo cobrado indebidamente, el Gobierno establece una negociación entre banco y clientes que, mayoritariamente, pasarán por el aro de lo que se les ofrezca para evitarse problemas y gastos. Hasta cuando pierde, la banca gana.

En el momento de echar el cierre y a través de un comunicado, el Consejo da por alcanzados sus objetivos finales, como si de un parte de guerra se tratara. Para la paz de esta recuperación que da por consolidada, el señor del Ibex vuelve a las sombras, donde seguirá ejerciendo de maestro de sus mareantes puertas giratorias, que son la envidia del Waldorf Astoria. Gracias a su magia todo es posible, desde que un expresidente sea consejero de una gasista a que un broker sea ministro de Economía, ya que lo fundamental para que el capitalismo de amiguetes siga funcionando son éstos últimos, la connivencia con el poder político y un tráfico de influencias muy denso, como si siempre fuera hora punta en esa carretera.

Tan infantil como imaginar su larga sombra en cada pequeño suceso del acontecer político diario, sería pensar que los amos del dinero asisten como simples espectadores a las grandes decisiones del país sentados cómodamente en sus butacas. Con o sin presencia corpórea, seguirán manejando los hilos de las principales marionetas. Moverán los brazos y pondrán palabras en sus bocas. El señor del Ibex nunca dejará de ser un titiritero.