El gurú económico del PSOE a sueldo de Susana Díaz

Si hablar en tercera persona fuera realmente el síntoma de una personalidad narcisista, José Carlos Díez, el elegido por la Gestora del PSOE para coordinar la propuesta económica que se debatirá en el Congreso, redactaría sus conclusiones frente a un espejo para poder contemplarse en los puntos y aparte. Tan pagado de sí mismo está “este economista observador”, tal es como se define este profesional de las tertulias, que es de suponer que en esta ocasión y de manera excepcional no pasará factura por sus trabajos. Díez se ha declarado un “liberal” para quien el Estado nunca ha dejado de ser “un nefasto empresario y mucho peor banquero”. Ayer, en un bautismo público un tanto sonrojante, se convirtió a la socialdemocracia, al menos a la de Hillary Clinton.

Según su carta de presentación, el PSOE viene a ser la única alternativa posible “entre Trump y Marinaleda”, que por algún lado debía supurar el odio que profesa a Podemos. “No era nadie –explicó después en Onda Cero-. Venía de una familia humilde y un Gobierno socialista en Madrid y en España hizo becas para que yo pudiera estudiar y ahora toca devolver al partido y a la sociedad lo que yo tuve”. Se trata, en consecuencia, de un gesto altruista en el que no ha influido en absoluto que Díez lleve tiempo a sueldo de Ximo Puig y de Susana Díaz en calidad de asesor. Humilde como es, no pudo evitar publicar en su blog dos días antes del cónclave de presidentes autonómicos su denuncia del dumping fiscal que, en su opinión, Madrid ejerce contra el resto de comunidades, justo el mismo argumento que usó la sultana en su intervención en la Conferencia. La sospecha de que la presidenta andaluza había tenido una idea propia era infundada.

Es de justicia afirmar que el economista observador es siempre fiel a quien le paga o a quien puede hacerlo en el futuro. Su defensa de Zapatero y del papel de su Gobierno en la crisis ha sido tan conmovedora como su florilegio a la propia Susana Díaz, una política cercana a la gente, que “ha evitado la pobreza infantil en Andalucía” y a la que no se puede culpar del paro en la comunidad, que no es cosa suya como todo el mundo sabe. Su devoción por Rubalcaba es directamente proporcional al desprecio que siente por Pedro Sánchez, del que no logró ser asesor de cabecera, algo inexplicable para quien es capaz de relatar sin rubor cómo sus alumnos del Icade, en su último día de clase, le despidieron “con un aplauso inmerecido digno de una estrella de ópera”.

El Pavarotti de la economía trasciende a los cuadros macroeconómicos. Es un hombre de acción, capaz por ejemplo de iniciar en Twitter el linchamiento de Borrell para disuadirle de cualquier tentación de proponerse como alternativa a su patrona y hasta de amenazarle privadamente. “Mi lema –dice de sí mismo en su blog- será el mismo que me enseñó mi madre: Haz el bien y no mires a quien”. Pues eso.

De sus predicciones económicas, hay quien se ha tomado la molestia de recopilar sus citas más gloriosas para regocijo del oráculo de Delfos. En 2006, el economista observador sostenía que “la probabilidad de ver una caída significativa del precio de la vivienda está próxima a cero”, algo que reafirmaba al año siguiente -“España no tiene una burbuja inmobiliaria ni un déficit por cuenta corriente insostenible”- y que daba por sentado en 2009: “En 2010 los precios de la vivienda se estabilizarán y subirán lentamente”. Su confianza en la economía española era tal que también en 2009 profetizaba que “España saldrá antes de la crisis que Europa. El panorama es muy malo en Alemania”. Y todo ello porque “Zapatero y MAFO son como hormiguitas que trabajaron todo el verano para abastecerse en el duro invierno”.

Más divertidas eran aún sus consideraciones sobre el sistema financiero, singularmente de las cajas de ahorro. “Se demoniza a las cajas –aseguraba en 2007- pero algunos de sus gestores podrían dar clases de gestión bancaria en Londres”. Díez pudo ser la rechifla porque antepuso a su condición de economista el sentido de Estado: “Hasta 2010, para no generar alarma, dije cosas de las que ahora me arrepiento enormemente”, aseguró en 2014. Sus intenciones siempre han sido buenas: “Me podré equivocar en mis análisis, me equivocaré muchas veces en mis previsiones pero siempre lo haré con el fin de poder transmitir mis conocimientos y devolver a la sociedad todo lo que me ha dado, que es mucho más de lo que nunca imaginé”.

Díez ha dejado ya para la posteridad un par de libros de gran éxito y su modestia le ha permitido sobreponerse a cualquier crítica. “Los neocon en España no paran de contaminar en los medios. Están atacando con dureza a este economista observador, lo cual es una señal que confirma que mi libro y mi mensaje están llegando a la opinión pública y leer sus insultos me da más fuerza para continuar”. De hecho, fracasaron: “Todos los medios quieren promocionar el libro y entrevistar a este economista observador”. Que no se diga que nunca ganan los buenos.

Hay quien se pregunta, como el exministro Jordi Sevilla, si lo razonable hubiera sido que el nuevo proyecto socialista fuera diseñado por la nueva dirección que saliera del congreso y no por la Gestora de Susana Díaz y su observador asalariado. En lo que se refiere a la economía la militancia puede estar tranquila. “Cuando me analizo me deprimo pero cuando me comparo me ensalzo”, ha proclamado el Piketty español. La socialdemocracia está en buenas manos.