El santo varón del PSOE se podemiza

Entre cierta militancia del PSOE la santidad de Pedro Sánchez está fuera de toda duda. La suya ha sido una canonización por la vía del martirio, una dolorosa muerte como secretario general que, según cuenta, le ha convertido en una persona distinta a la que era cuando fue entronizado como la marioneta del feudalismo de mesa camilla que durante décadas ha regido los destinos del partido. Es evidente que Sánchez no es el mismo, que nadie le mueve los hilos y ahora que ha resucitado cree saber “lo que necesita el PSOE y la izquierda para renacer”. Ha visto la luz al final del túnel.

El redivivo Pedro Sánchez presentaba este lunes en Madrid su programa político, 40 páginas que pretenden ser un armazón ideológico sobre el que reconstruir la socialdemocracia como enmienda a la totalidad al neoliberalismo y al capitalismo salvaje. El cambio empieza por el partido, cuya regeneración implica el fortalecimiento del secretario general en detrimento de las baronías y coloca a la militancia en el centro de las principales decisiones, lo que, sobre el papel, debería poner punto y final a la actual estructura clientelar de la organización. La religión del ‘no es no’ ya tiene su Biblia y un dios que está como un queso, según comentaba a la entrada del acto una militante entregada a la causa del santo varón.

Ya sea por propio convencimiento de quien ha regresado de entre los muertos y ha perdido el miedo, o porque a la fuerza ahorcan, que es otro argumento de mucho peso, el ideario del precandidato es inequívocamente de izquierdas. El nuevo PSOE de Sánchez defiende cosas impensables para el viejo PSOE de Sánchez: un Estado plurinacional, una banca pública, una jornada de 30 horas como horizonte estratégico, una renta básica universal con escala previa en un impuesto negativo sobre la renta que garantice un ingreso mínimo a cada ciudadano, un gravamen especial a los robots que sustituyan al trabajo asalariado -una idea que comparte hasta Bill Gates-, un SMI de 1.000 euros, la derogación de la reforma laboral y de la ley de Seguridad Ciudadana, y una alianza definitiva con el laicismo, el feminismo y la sostenibilidad.

A falta de elementos menores como la coleta y la camisa del Alcampo -que no se iba a desvestir a un santo para vestir a otro-, esta tierra prometida se da un aire a la que se imagina desde las ventanas de Podemos, que deja de ser un competidor para convertirse en cooperador necesario. El “no somos nostálgicos del bipartidismo” que proclamó Sánchez ante los suyos es el reconocimiento de que no hay otra manera de ganar a la derecha y al “austericidio” que una entente de fuerzas progresistas.

La elección de Podemos como socio preferente es un rasgo distintivo respecto a otra opciones y supone un rechazo frontal a la gran coalición, cuyo fracaso en Europa ha alimentado, según explicó, a la ultraderecha y al populismo. Implica además el desprecio a esa llamada oposición útil que se ha vendido por barones y sultanas como coartada para justificar la abstención al PP: “Se gobierna en la Moncloa y no desde el Congreso”.

El no a Rajoy se mantiene inalterable pero no es el único. El “partido de la militancia” pretende ser una fuerza autónoma, libre de interferencias de poderes económicos, en clara advertencia a los cebrianes de turno y al señor del Ibex en sus distintas manifestaciones. Ojo con Sánchez porque ni el pasado ha muerto ni está el mañana ni el ayer escrito, que diría Machado.