El príncipe de las tinieblas y su criado Marhuenda

Hay trabajos que llevan aparejados pluses por peligrosidad, toxicidad o penosidad y luego está el de ser editorialista de La Razón, que no hay dinero en el mundo que lo compense. El texto de hoy sobre el presidente del periódico, Mauricio Casals, y Francisco Marhuenda, director y criado del anterior, es, como se ha dicho, impagable. Los pinchazos telefónicos que sugieren que los directivos del periódico intentaron coaccionar a Cristina Cifuentes para que tapara la corrupción del Canal de Isabel II y salvara el culo de un consejero del diario y exejecutivo del Canal, Edmundo Rodríguez, detenido este jueves, se han entendido mal, como es obvio. Llamar zorra a una colaboradora de la presidenta fue muy desafortunado, pero se trataba tan solo de dar aliento a un amigo desesperado y muy querido, que ya se sabe cómo son estas conversaciones informales. Su compromiso con la ética y su desprecio a la corrupción es indiscutible, y las asiduas invitaciones a Cifuentes y a sus consejeros a actos organizados por el medio son la prueba irrefutable del aprecio que se les dispensa. No se ofrecen canapés a los enemigos. La Razón, que todo hay que decirlo, no se inventa las noticias y sus renglones son más rectos que una autovía en el desierto. La verdad, por encima de todo.

Se tiene la sensación de que esta última operación judicial contra la corrupción del PP, saldada con la detención de algunos sospechosos habituales, entre ellos Ignacio González, su cuadrilla y el ‘compi yogui’ de la Reina, López Madrid, por fin ha tocado hueso. Quizás sea un espejismo pero que, a resultas de ella, hayan sido imputados Casals y Marhuenda por sus maquinaciones aparentemente mafiosas dibuja el fin de esa impunidad con la que algunos medios se desenvuelven en un oscuro mundo donde no hay manera de distinguir la información de los negocios y el tráfico de influencias.

Mucho más interesante que Marhuenda, que bastante ha prosperado en la vida como chico de los recados, es Mauricio Casals, apodado el príncipe de las tinieblas por esa manera suya un tanto siniestra de moverse en las sombras, un intermediario de primer nivel al que también se le conoce como el conseguidor del Palace, por ser bajo la cúpula de este hotel madrileño donde ha sublimado el arte del amiguismo a tiempo completo hasta niveles inimaginables.

Criado a los pechos de los hermanos Anson en aquellos tiempos del ABC verdadero donde todo tenía precio, desde la portada a los pies de foto, Casals es mucho más que un ejecutivo de prensa. Es el lobbista preferido del PP, el nexo de unión del Ejecutivo y del partido con Bárcenas en aquellos tiempos en los que Rajoy le mandaba ánimos y le pedía ser fuerte, el tipo que impulsó la configuración del actual mapa televisivo y que ahora es el factótum de Atresmedia, el confesor de Soraya Saénz de Santamaría, un papel éste, el de confidente de vicepresidentas, que ya ensayó con María Teresa Fernández de la Vega en tiempos de Zapatero.

La supervivencia de La Razón en este convulso mercado de la prensa escrita sólo es explicable por la presencia de Casals y sus maniobras orquestales en la oscuridad, donde uno no sabe muy bien si se anuncia un coche o se negocia un favor, siempre bajo la premisa de que lo que cae en el suelo es para el que barre.

Que al conseguidor le hayan pillado en este renuncio no es una buena noticia para Cristina Cifuentes, catapultada a la condición de heroína por haberse atrevido a poner distancia entre ella y la charca de las ranas de Esperanza Aguirre. Casals es un enemigo temible y en su charca chapotean elefantes.