Equipo Montoro

Hay quienes se han empeñado en relacionar a Montoro con Montoro y Asociados, la empresa que fundó en 2006, luego renombrada como Equipo Económico. La malediciencia se basa en pruebas circunstanciales inconsistentes. A saber: que el hermano del ministro fue otro de los fundadores, se encargaba de los informes sociológicos de la firma y sigue como accionista; que su director de gabinete, Felipe Martínez Rico, es hermano del presidente de Equipo Económico y que Ricardo Martínez Rico era la mano derecha de Montoro allá por 2003 cuando le nombró secretario de Estado de Presupuestos; que Pilar Platero, que trabajaba en la asesoría que montó el ministro con sus amigos, fue nombrada subscretaria de Hacienda y Administraciones Públicas por Montoro y hoy preside la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), adscrita a Hacienda; y así.

A partir de estos casualidades de la vida, se ha querido vincular al pobre Montoro con las actividades de Equipo Económico, antes Montoro y Asociados, y, posiblemente en el futuro Equipo Montoro. Nada es verdad salvo algunas cosas. Se habla por ejemplo del contrato de Equipo Económico con Madrid Network, otorgado sin concurso cuando la empresa estaba presidida por Antonio Beteta como consejero de Hacienda de Madrid, y de otras adjudicaciones de poca monta que venían a representar unos 2.5 millones de euros en total. Montoro nombró a Beteta secretario de Estado de Administraciones Públicas.

Se mencionan también las relaciones de Equipo Económico con el madrileño ayuntamiento de Tres Cantos en la etapa de José Folgado, exsecretario de Estado de Presupuestos y Gastos en los Gobiernos de Aznar y colega de Montoro. Debieron de hacerlo bien porque Folgado siguió adjudicando contratos a Equipo Económico desde la presidencia de Red Eléctrica, esa empresa participada por la Sepi en cuya presidencia se encuentra ahora la exsocia del despacho y exsubsecretaria de Hacienda, Pilar Platero.

Se alude además a un episodio ocurrido en una de las reuniones de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos. Montoro, partidario de mantener las primas a las energías renovables y enfrentado al ministro de Industria, José Manuel Soria, que quería suprimirlas, esgrimió un informe supuestamente elaborado por Hacienda. Soria mostró entonces un informe idéntico con el membrete de Abengoa, donde Ricardo Martínez Rico, presidente de Equipo Económico, oficiaba como consejero. Otra casualidad más.

Y todo ello porque la Fiscalía Anticorrupción se ha querellado contra el expresidente del Consejo Superior de Cámaras, Manuel Teruel y varios socios de Equipo Económico, entre ellos el ya citado Martínez Rico y el hermano del ministro. La querella, admitida a trámite, les acusa de prevaricación, malversación de caudales públicos y falsificación, por la adjudicación sin concurso de un contrato de 200.000 euros. Por la Cámaras pasó en su día José Manuel Fernández Norniella, íntimo de Rato, condenado por las tarjetas black de Cajamadrid y expresidente de Ebro Puleva, desde donde encargó varios trabajos a Equipo Económico, empresa de la que también casualmente fue vicepresidente y uno de sus inspiradores.

Se pretende hacer ver que Montoro y sus colegas constituyen un ejército de paseantes por esas puertas giratorias que van del sector público al privado y viceversa, y que siempre tienen a alguien a ambos lados para forrarse honradamente, que es como lo hacen estos exservidores públicos reconvertidos al business por imperativos del destino.

El ministro, que no habla desde hace años con sus exsocios y que a su hermano Ricardo ahora imputado sólo le pregunta por la familia y por educación, jamás se le ocurriría participar en este entramado de influencias, ni montar una amnistía fiscal para que se beneficiaran algunos amigos y conocidos, por la que ha sido reprobado. Contra este ministro ejemplar hay una campaña. Digámoslo claro.