Opinion · Tierra de nadie

No habrá rendición

Entre Sor Lucía Caram con su hiperbólica comparación entre Puigdemont y Jesucristo y quienes celebraron este domingo la detención del cesado president en Alemania como la caída del enemigo público número uno, se abre un extenso territorio de temerosos que vieron arder anoche las calles catalanas y se preguntaron si esta nueva fase del conflicto consiste en despertar abruptamente del sueño de Quebec para abrazar la pesadilla del Ulster.

Las primeras víctimas de ese conflicto fueron los llamados equidistantes, aquellos que intentaron guardar distancias, los que se resistieron a ver enemigos a ambos lados del camino, los que comprendieron las razones de unos y otros, los que pusieron peros a los dos bandos, los que creyeron ingenuamente que era posible algo parecido a la reconciliación, los que no quisieron ver en blanco o en negro y se resignaron a ser traidores por partida doble.

Los equidistantes se equivocaron porque hay problemas que no buscan solución sino que aspiran a perpetuarse, y contra ese instinto de supervivencia, de preservación, poco o nada se puede hacer. La montaña no es el mirador desde el que contemplar a los que están enfrente, no es el observatorio de nuevos paisajes, de nuevos horizontes. Nadie tiene interés en levantar la vista y comprender lo que se extiende más allá de sus narices. Es, simplemente, una frontera vigilada, un río sin puentes, un mar muerto que nadie quiere navegar, dos orillas irreconciliables que desprecian el encuentro.

El problema es Catalunya y lo es España, que han escrito a cuatro manos la continuación de ese desierto de los tártaros, un interregno donde muchos se han pasado décadas atrincherados, esperando una guerra que jamás acontecía, una escapatoria a la rutina, una manera de demostrar el valor que se les suponía, de descargar la fiereza acumulada, de ser merecedores del aplauso de los suyos, ya fuera por la intensidad de su artillería o por su numantina resistencia.

Desatadas las hostilidades, se equivocan quienes piensan que apresar al general enemigo y a su plana mayor equivale a la victoria definitiva. Hay fortalezas inexpugnables que no se pueden tomar por mucho que se arríen sus banderas y se desfile en sus calles. Buscar la humillación suele ser contraproducente. Quienes la sufren tejen nuevas complicidades y es de esperar que, incluso, en ese pretendido quintacolumnismo afín a la causa no tarden en producirse deserciones. Quizás se logre el sometimiento pero no habrá rendición.