¡Mucha mierda, Pedro Sánchez!

Juan Carlos Escudier

Pese a que el independentismo lo ha vuelto a poner de moda, el teatro tiene proscrito el amarillo desde que Molière se enfundara un camisón color limón en una de las representaciones de El enfermo imaginario, le dieran unas toses en el escenario y días después muriera en su casa de tuberculosis. El mundo de la escena es muy supersticioso y cree que todo atrae la mala suerte, desde los espejos a los claveles, pasando por los ensayos generales, que han de ser un desastre para asegurar que el estreno sea un éxito de crítica y público.

La moción de censura que el PSOE ha anunciado contra Cifuentes tiene mucho de ensayo general, de preparación de un espectáculo posterior que aún no se nos ha anunciado. Es una obra experimental en un partido que se había acostumbrado a los clásicos, a no dar un paso más allá del proscenio, a dejar hacer en vez de tomar la iniciativa ignorando lo que buena parte del público le pide desde el patio de butacas.

El caso de la bachiller Cifuentes es, sin duda, grave, al margen de que su máster sea real o más imaginario que la enfermedad del hipocrondríaco Argan. Aun creyendo la versión de la presidenta de Madrid, sus explicaciones han confirmado que disfrutó de un trato de favor, que no fue una alumna más que asiste a clases y hace exámenes sino una privilegiada a la que se evaluó a la carta sin sometimiento a norma alguna. Su descrédito no es mayor que el que acarreó a la propia Universidad Rey Juan Carlos y a sus docentes, quienes, a tenor de sus palabras, distinguen entre alumnos VIP y una prole de idiotas de cuyo esfuerzo se carcajean.

Ha dicho el PSOE que la moción se presenta por “principios”, para abordar una situación de “emergencia” y sin miedo a perder, algo que es, en realidad, una certeza después de que Ciudadanos escenificara un papelón para evitar sumarse a la censura y se sacara de la chistera el conejo de una comisión que más de investigación es de dilación. “Estoy dispuesto si es lo que hay que hacer, porque hay cosas más importantes en la vida que ganar o perder. Ganaremos algunas cosas como la credibilidad de que somos un grupo responsable”, ha afirmado Ángel Gabilondo.

No se entendería que lo que es pertinente para Madrid no lo fuera para el conjunto de España donde, a juicio de los socialistas, gobierna el “partido de los sobresueldos” y de la corrupción endémica, una derecha que trata a las personas “como si fueran mercancía” y les pide que paguen con sus ahorros derechos como la educación o las pensiones, que aprueba amnistías fiscales “para compañeros del PP y que “quiere blanquear sus recursos económicos provenientes de la financiación irregular”.

No se entendería que la supuesta falsificación de un máster desencadene una moción de censura con el argumento de que “la mentira no puede presidir la Comunidad de Madrid” y que quien ha llegado a pedir la inhabilitación de Rajoy por su licenciatura en embustes se conforme con que el supuesto farsante presente una cuestión de confianza si no logra sacar adelante los Presupuestos.

Por pura coherencia, la moción de censura en Madrid debería ser la antesala de otra en el Congreso y por idénticas razones: por principios, por credibilidad y porque la mentira no puede presidir España. Y sin miedo a perder o a recabar apoyos que los socialistas creen indeseables, como el de los partidos independentistas, que tienen el derecho a votar lo que les venga en gana. Si Madrid fuera realmente el ensayo general de una moción de censura contra Rajoy, sólo cabría desear suerte a sus impulsores de la misma manera que se hace en el teatro: ¡Mucha mierda, Pedro Sánchez!