La ola Podemos

08 dic 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Boaventura de Sousa Santos
Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni

Los países del sur de Europa son social y políticamente muy diferentes, pero están sufriendo el impacto de la misma política equivocada impuesta por Europa central y del norte a través de la Unión Europea (UE), con resultados desiguales aunque convergentes. Se trata, en general, de congelar la posición periférica de estos países en el continente, sometiéndolos a un endeudamiento injusto en su desproporción, provocando activamente la incapacidad del Estado y los servicios públicos, causando el empobrecimiento abrupto de las clases medias, privando a estos países de sus jóvenes y de la inversión en educación e investigación, sin la cual no es posible salir del estatuto periférico. España, Grecia y Portugal son tragedias paradigmáticas.

A pesar de que todas las encuestas muestran un alto nivel de insatisfacción e incluso revuelta frente a este estado de cosas (a menudo expresada en las calles y plazas), la respuesta política ha sido difícil de formular. Los partidos tradicionales de izquierda no ofrecen soluciones: los partidos comunistas proponen la salida de la UE, pero los riesgos que ello implica aleja a las mayorías; los partidos socialistas se han desacreditado, en mayor o menor grado, por ser ejecutores de la política austericida. Se creó un vacío que lentamente va llenándose. En Grecia, Syriza, nacido como frente en el año 2004, se reinventó como partido en 2012 para responder a la crisis; y llena el vacío. Puede ganar las próximas elecciones. En Portugal, el Bloque de Izquierda (BE) nació cuatro años antes de Syriza, pero no ha sabido reinventarse para responder a la crisis; y el vacío permanece. En España, el nuevo partido Podemos constituye la mayor innovación política en Europa desde el final de la Guerra Fría y, a diferencia de Syriza y el BE, no son visibles en él trazos de la Guerra Fría.

Para entender Podemos debemos remontarnos al Foro Social Mundial, a los gobiernos progresistas que surgieron en América Latina en la década de 2000, a los movimientos sociales y a los procesos constituyentes que llevaron a dichos gobiernos al poder, a las experiencias de democracia participativa, sobre todo a escala local, en muchas ciudades latinoamericanas a partir de la experiencia pionera de Porto Alegre y, por último, a la Primavera Árabe.

En resumen, Podemos es el resultado de un aprendizaje a partir del sur que permitió canalizar creativamente la indignación en las calles de España. Es un nuevo tipo de partido, un partido-movimiento, o mejor, un movimiento-partido basado en las siguientes ideas: las personas no están hartas de la política, sino de esta política; la abrumadora mayoría de los ciudadanos no se moviliza políticamente ni sale a las calles a manifestarse, pero está llena de rabia en casa y simpatiza con quienes se manifiestan; el activismo político es importante, pero la política tiene que hacerse con la participación de los ciudadanos; ser miembro de la clase política es algo siempre transitorio y tal cualidad no permite ganar más que el salario medio del país; Internet permite formas de interacción que antes no existían; los miembros elegidos para los parlamentos no inventan temas o posiciones, vehiculan los que provienen de las discusiones en las estructuras de base; la política partidaria tiene que tener rostros, pero no está hecha de rostros; la transparencia y la rendición de cuentas deben ser totales; el partido es un servicio de los ciudadanos para los ciudadanos y por eso deben financiarlo ellos y no empresas interesadas en capturar el Estado y vaciar la democracia; ser de izquierda es un punto de llegada y no un punto de partida y, por tanto, se demuestra en los hechos. Ejemplo: quien está a favor en Europa del Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP) no es de izquierda, aunque milite en un partido de izquierda. Este tratado tiene los mismos objetivos que el Área de Libre Comercio de la Américas (ALCA), propuesto por Bill Clinton en 1994 y encajonado en el año 2005, como resultado del vigoroso movimiento de protesta popular que movilizó a las fuerzas progresistas de todo el continente.

En síntesis, el código genético reside en aplicar a la vida interna de los partidos la misma idea de complementariedad entre democracia participativa y democracia representativa que debe orientar la gestión del sistema político en general. Hay que destacar que Podemos es una versión particularmente feliz y potencialmente más eficaz de innovaciones políticas surgidas en diferentes partes del mundo, teniendo como telón de fondo el inconformismo ante el vaciamiento de la democracia representativa provocado por la corrupción y la captura de los partidos de gobierno por el capital.  En Italia, en 2009 surgió el Movimiento Cinco Estrellas, liderado por Beppe Grillo, con fuertes críticas a los partidos políticos y defendiendo prácticas de democracia participativa. Tuvo un éxito electoral fulgurante, pero sus posturas radicales contra la política crean gran perplejidad respecto al tipo de renovación política que propone. En 2012 se creó en India el Partido Aam Admi (Partido del Hombre Común, AAP). Este partido, de inspiración gandhiana y centrado en la lucha contra la corrupción y a favor de la democracia participativa, toma como impulso originario el hecho de que el hombre común (y las mujeres comunes, como añaden las mujeres que se afiliaron al partido) no es oído ni tomado en cuenta  por los políticos instalados. Un año después de su fundación se convirtió en el segundo partido más votado para la Asamblea Legislativa de Delhi.

¿Es posible que la ola Podemos se propague a otros países? Las condiciones varían mucho de un país a otro. Por otro lado, Podemos no es una receta, es una orientación política general en el sentido de acercar la política a los ciudadanos y de mostrar que esta aproximación nunca será posible si la actividad política se limita a votar cada cuatro años a políticos que se apropian de mandatos y los utilizan para sus propios fines.

Curiosamente, en Inglaterra acaba de crearse un partido, Left Unity, directamente inspirado por las ideas que subyacen a Syriza y Podemos. En Portugal, la ola Podemos es muy necesaria, dado el vacío que he mencionado anteriormente. Portugal no tiene la misma tradición de activismo que España. En Portugal, Podemos sería un partido diferente y, en este momento, tendría poca repercusión. Portugal vive en el momento Costa. A la luz de los débiles resultados del Partido Socialista (PS) en las últimas elecciones al Parlamento europeo, António Costa, alcalde de Lisboa, compitió con éxito por el liderazgo a secretario general del partido, siendo elegido en el último congreso. La disputa tomó la forma de elecciones primarias abiertas a los militantes y simpatizantes del partido. Las elecciones fueron muy participativas y mostraron lo que dije antes: la distancia de los ciudadanos es solo respecto a la política de costumbre, sin horizonte de cambio ante una situación socioeconómica intolerable e injusta. El momento Costa hace que la ola Podemos en Portugal se destine sobre todo a preparar el futuro: para colaborar con el PS,  en caso de que éste tenga interés en una política de izquierda; o para ser una alternativa, en caso de que el PS se desacredite, lo que fatalmente ocurrirá si se alía con la derecha. Por ahora, la segunda alternativa es la más probable.

¿Será posible que la ola Podemos llegue a América Latina, devolviéndole la inspiración que  recibió del continente y de su brillante primera década del siglo XXI? Ciertamente sería importante que eso ocurriese en dos grandes países gobernados por fuerzas conservadoras: México y Colombia. En estos países, los esfuerzos para formular y dar credibilidad a una nueva política de izquierda no consiguieron hasta ahora perforar el bloqueo de la política oligárquica tradicional. En el caso de México, hay que referir tentativas tan diversas como La Otra Campaña, por iniciativa del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), o el movimiento político aglutinado en torno a López Obrador; y en el caso de Colombia, el Polo Democrático y todas las vicisitudes por las que pasó hasta hoy (Polo Democrático Independiente, Polo Democrático Alternativo).

En los países donde las fuerzas progresistas alcanzaron grandes victorias en la primera década del siglo XXI y donde los partidos de gobierno fueron emanación de las luchas populares recientes, podría pensarse que la ola Podemos tuvo aquí su fuente y por eso nada nuevo puede acontecer. Me refiero al Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil, al Movimiento al Socialismo (MAS) en Bolivia, Alianza País en Ecuador y al Partido Socialista Unido (PSUV) en Venezuela. Se trata de realidades políticas muy distintas pero parecen tener dos características en común: a) buscan dar voz política  a las clases populares (no como colectivos sino como individuos pobres) en gran medida oprimidas por las clases dominantes; y b) tuvieron éxito político y el ejercicio del poder de gobierno puede estar descaracterizando la marca de origen (sea por vía del caudillismo, de la corrupción, de la rendición a los imperativos del desarrollismo neoliberal, etcétera). El desgaste político es mayor en unos que en otros, pese a las victorias electorales recientes, algunas de ellas retumbantes (como el MAS en las elecciones de octubre de 2014). En estos países, tal como en los otros dos países con gobiernos de centro-izquierda asentados en partidos más antiguos, Argentina y Chile, la ola Podemos, si llegara a tener alguna relevancia, tenderá a asumir dos formas: reformas profundas en el interior de estos partidos (más urgentemente reclamadas en el PT que en los otros casos); y creación de nuevos partidos-movimiento o movimientos-partidos, impulsados por la misma dinámica interna de democracia participativa en la formulación de las políticas y en la selección de los líderes.

Como muestra el caso del AAP en India, el impulso político que subyace a Podemos no es solo un fenómeno de Europa del sur/América Latina. Puede aparecer bajo distintas formas en otros continentes y contextos. Un poco por todas partes, 25 años después de la caída del Muro de Berlín, los ciudadanos y las ciudadanas que creyeron en la promesa de la democracia, anunciada al mundo como el fin de la historia, están llegando a la conclusión de que la democracia representativa liberal alcanzó su grado cero, minada desde dentro por fuerzas antidemocráticas, viejas y nuevas oligarquías con poder económico para capturar el sistema político y el Estado, poniéndolos al servicio de sus intereses. Nunca como hoy se hizo tan evidente que vivimos en sociedades políticamente democráticas pero socialmente fascistas. La ola Podemos es una metáfora para todas las iniciativas que buscan una solución política progresista para el pantano en el que nos encontramos, una solución que no pase por rupturas políticas abruptas y potencialmente violentas.

Estados Unidos son en este momento uno de los países del mundo donde el grado cero de la democracia es más evidente. Y es ciertamente el país del mundo donde la retórica del gobierno democrático es más groseramente desmentida por la realidad política plutocrática y cleptocrática. Después de que el Tribunal Supremo permitiera que las empresas financiaran a los partidos y las campañas como cualquier ciudadano, y, por tanto, anónimamente, la democracia recibió su golpe final. Las agendas de las grandes empresas pasaron a controlar totalmente la agenda política: de la mercantilización total de la vida al fin de los pocos servicios públicos de calidad; de la eliminación de la protección del medio ambiente y de los consumidores a la neutralización de la oposición sindical; de la transformación de la universidad en un espacio de alquiler para servicios empresariales a la conversión de los profesores en trabajadores precarios y de los estudiantes en consumidores endeudados para toda la vida; de la sumisión, nunca como hoy tan estricta, de la política externa a los intereses del capital financiero global a la incesante promoción de la guerra para alimentar el complejo industrial-militar-securitario.

En vista de ello, no sorprende que muchos estadounidenses inconformes con el statu quo hayan comenzado a leer o releer a Marx y Lenin. Encuentran en estos autores la explicación convincente del estado de cosas al que llegó la sociedad norteamericana. No los siguen en busca de ideas para la alternativa, o sea, para refundar la política democrática del país, pues conocen los catastróficos resultados políticos de la práctica leninista (y trotskista, conviene no olvidar). Sorprendentemente, combinan esas lecturas con Democracia en América de Alexis de Tocqueville y su apología de la democracia participativa y comunitaria en los Estados Unidos de las primeras décadas del siglo XIX. Es ahí donde van a buscar la inspiración para la refundación de la democracia en ese país, a partir de la complementariedad intrínseca entre democracia representativa y democracia participativa. Sin saberlo, son portadores de la energía política vital transportada por la ola Podemos.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus