Un café con leche contra la corrupción o cómo ser juzgado por descubrir ‘lo que no toca’

¿Qué puede pasar si intuyes un caso de corrupción en las instituciones públicas, lo investigas, lo descubres y lo difundes? Pues que puedes acabar en el juzgado antes que los casos que has destapado, denunciado y con la amenaza de una multa de 20 mil euros. Esto, que una vez más nos recuerda el mundo al revés en el que vivimos, es lo que les ha pasado a Marta Sibina y Albano Dante, editores de la revista Cafeambllet (Cafeconleche) en Catalunya. Hoy son juzgados en la Ciudad de la (in)Justicia.

¿Cuál ha sido su delito? Investigar aquello que “no tocaba”. La revista Cafeambllet, una publicación comarcal de La Selva y el Alt Maresme con pocos medios pero con una voluntad inquebrantable por descubrir la verdad, tras dos años de investigación destapó los “negocios” ocultos en la sanidad pública catalana. Opacidad en la gestión de los hospitales públicos de Blanes y Calella; ingresos irregulares por parte del ex-alcalde de Lloret de Mar, Xavier Crespo, y su esposa; adquisición por parte de éste y de la concejala de Pineda de Mar, Carmen Aragonès, de consultorios públicos muy por debajo de su valor real; pago de 720 mil euros por informes inexistentes al ex-presidente de los hospitales de Blanes i Calella, etc, etc, etc. Así lo cuentan, y documentan, en esta carta.

Y ahora Josep Maria Via, miembro del consejo de administración de la empresa que gestionaba los hospitales de Blanes y Calella cuando tuvieron lugar dichos escándalos, asesor, también, de Artur Mas y con relaciones estrechas con varios de los implicados en los casos ahora descubiertos, los denuncia por “atentar contra su honor” y les pide 20 mil euros de indemnización. Pero, ¿contra qué honor se atenta aquí? ¿El del Sr. Via y sus “amigos” involucrados en dichos escándalos, el de unos periodistas que buscan la verdad y se la juegan por ello o el de un “pueblo” que ha sido robado por aquellos que dicen gestionar como “los mejores” las arcas públicas?

El trabajo de investigación destapado por la revista Cafeambllet ha corrido como la pólvora en las redes sociales. El vídeo que ellos mismos elaboraron, “El robo más grande de la historia de Catalunya”, explicando su trabajo, alcanzó en pocos días las cien mil visitas. Y al ritmo que su “eco” crecía, aumentaron las amenazas, las querellas, el material censurado en internet, las revistas retiradas en hospitales de la comarca. Se trataba de una verdad incómoda.

Anteayer el presidente Artur Mas adelantó los comicios en Catalunya y, más allá de instrumentalizar las legítimas aspiraciones soberanistas del pueblo catalán para sacar rédito electoral y tapar su virulenta política de recortes, tal adelanto le resultará muy útil al partido de Mas para poner fin a la comisión parlamentaria que tenía que investigar dichos escándalos y en la que tenían que comparecer varios de sus implicados con vínculos estrechos con CiU así como el actual consejero de salud Boi Ruiz. La disolución del Parlament significa acabar con la comisión antes de que ésta empiece a andar.

“Periodismo es imprimir alguna cosa que otro no quiere que se imprima. El resto son ‘relaciones públicas’” decía George Orwell. Con esta frase Marta Sibina y Albano Dante se despedían en una carta que mandaron recientemente pidiendo apoyo y difusión ante una “justicia” que hoy les lleva frente a los tribunales. Esperemos que nunca nos falte el “café con leche”, un “café con leche” amargo para los de arriba y dulce, rebelde y desobediente para los de abajo. Sólo así cambiaremos las cosas. Aunque a más de uno se le atragante la bebida.