Adiós Pedro, adiós

03 mar 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Esther Vivas

Pedro Sánchez no ha sido investido presidente del Gobierno, ni lo será. Ha quedado claro tras el primer debate de investidura. El acuerdo-oxímoron que planteó,  “progresista” y con Ciudadanos, con mucho marketing, mucha rueda de prensa y mucha tele, no ha conseguido, como ya se sabía, los apoyos necesarios.

Su jugada, escondida tras una sonrisa profidentica que no basta para encubrir la levedad de su proyecto, está por ver si le será rentable no ya al pobre Pedro que tiene, parece, los días contados tras su fracasado intento de ser investido jefe de gobierno, sino a su propio partido que ha quedado retratatado y bien al lado de una formación que por no reconocer ni reconoce la violencia machista como tal. Toda una campaña recordando que Ciudadanos era de derechas… para acabar negociando, sin ninguna dificultad ni aparente contradicción, un paquete de 200 medidas.

Pedro Sánchez se ha jugado su carrera política al todo o nada, no tenía muchas más opciones de hecho tras ser repudiado y enfrentarse a la baronía del partido. Al fin, las presiones del Ibex 35 han sido demasiado fuertes para permitir una investidura real, que requería de un giro de 180º grados a las políticas económicas de su formación y de una salida política al debate catalán para contar con el apoyo de Podemos y las fuerzas independentistas catalanas.

Pedro se va, pero… Mariano también. La intervención del líder del PP ha sido la de una bestia acorralada, que huele de cerca a la muerte, su muerte política. Mariano parece tener pronta fecha de caducidad ya no solo al frente del gobierno, abandonado por sus “amigos” del Ibex, sino al frente de su partido, cuestionado, aunque no siempre en voz alta, por sus “compañeros” políticos. Necesario sacrificio por el bien del país y el bien de la siglas. Ay Espe, cuanta razón tenías.

Asistimos al primer acto de una obra, que a partir del sábado volverá a levantar el telón. Si hasta ahora se ha impuesto el relato de investidura o elecciones, la segunda parte, y especialmente el último tramo, de la función puede dar un giro inesperado, de la que algunos, en ciertas latitudes, ya estamos acostumbrados. Lo decía sin más Soraya, cuando afirmaba que la semana que viene se abre una nuevo tiempo de diálogo entre PSOE y PP. Tendremos 60 días por delante, y la larga sombra del Ibex 35, y sus cantos de estabilidad política y económica, nos acompaña.

El poder financiero, su sistema bipartidista y la nueva muleta naranja tienen dos opciones, pero ninguna les garantiza a largo plazo la tan deseada estabilidad. Si hay nuevas elecciones, el riesgo salta a la vista: Podemos, En Comú Podem y en Marea, pueden sobrepasar a un PSOE sin credibilidad alguna. Si finalmente se opta por una gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos, sin Rajoy ni Sanchez y con un técnico al frente, tendrán pan para hoy y hambre para mañana. Podemos y sus aliados quedarán como la única alternativa y la única oposición a un gobierno de “unidad nacional” que socavará su propia base social a golpe de “reformas” al servicio de las finanzas.

Mientras los de arriba cavilan, la política real, esa que no cobra comisiones ni sobresueldos, tan a menudo ninguneada y no bienvenida en los espacios de la llamada representación democrática, irrumpe sin pelos en la lengua, y con picos incluidos para asombro, y mucho, de algunos, en el Congreso. Antes, lo había hecho en plenos municipales y parlamentos periféricos. Vientos de cambio soplan, a pesar de los intentos de algunos por cerrar de golpe puertas y ventanas.

.

@esthervivas |facebook.com/esthervivas| www.esthervivas.com

.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus