“España necesita mecanismos para que gobiernen los mejores”

16 Nov 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

anxo2blog

Anxo Pérez, en el Teatro Circo Price en Madrid. CHRISTIAN GONZÁLEZ

Por EDUARDO ORTEGA

Anxo tiene cada fin de semana partido de fútbol. Comenzó, como muchos, hace años, en su adolescencia. Como delantero. “Delantero pichichi”, intercede, aludiendo a la frase acuñada por el personaje gañán de Pablo Chiapella en La que se avecina. Se desarrolló en EEUU, donde le concedieron una beca de estudios para jugar a lo que allí llaman soccer. “Como era un futbolista técnico, era más fácil, pero cuando llegas al nivel universitario es complicado porque es más físico y la técnica te vale de menos”.

El gallego Anxo Pérez tiene un bagaje de aprendizaje, formación y preparación espectacular. Es compositor, músico, traductor, actor, lingüista, emprendedor… “Yo no necesito etiquetas. Mi lema es que el enemigo es el desaprovechamiento. Lo importante no es una vida larga sino que esté bien aprovechada. Es decir, para mí, la mejor forma de aprovecharse es superarse y hay tantas cosas que quiero hacer, tengo tanto tiempo y tantas ganas de vivir que es algo precioso”. Ahora va a por su séptimo instrumento y su décimo idioma (ya domina el gallego, español, inglés, francés, italiano, alemán, portugués, chino mandarín y ruso). “Y no para decirle al mundo que toco siete y hablo diez, sino porque realmente para mí es un fin. Si yo al final de mis días miro atrás y lo único que he conseguido es tener más fama y más dinero, mi vida habrá sido un fracaso. Pero si consigo haber dejado una huella en el mundo que aporte valor a la sociedad, entonces mi vida habrá sido un éxito”, defiende.

-¿La clase política debería estar mejor preparada?

Sí, por supuesto. Pero para llegar hasta ahí hay que hacer un trabajo previo que haga florecer a esa gente mejor preparada. Hay que reestructurar mucho los partidos para que emerja el que está más preparado y no el que hace menos ruido. A día de hoy, hay mecanismos que hacen que no siempre salga el que es más excelente, sino el más mediocre.

-Hay políticos cuya carrera es ser político, no tiene otras carreras u otra preparación.

Para merecer lo bueno, hay que saber aplaudirlo. Eso significa que si hay emprendedores que lo hacen bien hay que aplaudirles, e igual con los jugadores de fútbol y con los políticos, sean del partido que sean. En España hay una cultura de la crítica. Si yo pudiera cambiar una cosa en España sería pasar de la cultura de la crítica a la del aplauso. Eso fomentaría que germinasen los mejores.

Anxo, le guste más o menos, dado su pudor y sus reservas (prefiere no decir su fecha de nacimiento), está de moda. Ha lanzado un método para hablar chino en ocho meses y ha escrito un libro de consejos, Los 88 peldaños del éxito, que ha roto récords en Planeta: 12 ediciones en cinco meses. En él da una serie de claves que ha encontrado y aprendido durante media vida. Eso sí, no va de gurú ni nada que se le asemeje. “Yo no soy más listo que nadie, ni más especial que nadie”, advierte.

¿Podría también dar consejos para cambiar la actual España plagada de corrupción en la política y desconfianza de la sociedad en sus instituciones? “Las soluciones a todos nuestros problemas no están en las manos de otros sino en las de cada uno. Esa es la actitud que a mí me interesa; que nosotros antes de apuntar con el dedo, primero digamos: ¿Cómo puedo mejorar yo para que mejore mi país?“, opina. “Con sólo quejarse no se mejora el mundo. Inconfórmate, pero de cara a la acción. Al fracaso se llega cuando te inconformas y te quejas; al éxito cuando te inconformas y actúas”. Pero sí, reconoce que la sociedad reclama otra forma de gobernar y de hacer las cosas. No que el actual sistema se hunda. “Está evolucionando, y eso siempre es bueno”.

Del fin del mundo a EEUU. Dejó su Finisterre natal con 15 años para “vivir más”. “Me di cuenta de que si querías un premio mayor, tenías que estar dispuesto a pagar un precio mayor. La primera semilla del éxito es tener sed y yo a esa edad quería más, quería intensidad. Me fui a EEUU y se me abrieron una serie de puertas”. Allí, tras acabar cinco carreras universitarias, comenzó una trayectoria extraordinaria que le ha llevado a trabajar junto a diversas personalidades internacionales, en el FBI, el Senado norteamericano o como traductor simultáneo de Obama. “Fue en televisión, no trabajé con él a su lado. Es quizás la persona más difícil a la que he interpretado”. Estuvo, asimismo, en la ONU, que abandonó para hacer cine.

Siempre de un lado para otro, sin parar de hacer cosas y probar nuevas, fiel a sus máximas, en 2011 lanzó su método para aprender chino en ocho meses: 8Belts. Desde entonces, el tirón ha sido espectacular. Han crecido cerca de un 3.000% y tiene miles de usuarios en más de cuarenta países. La mayoría en España y en China, donde acuden a su sistema los españoles que allí residen.

Ciao! Tutto bene? -saluda en italiano (uno de sus idiomas) a un conocido, como quien para a un amigo para charlar en español, haciendo un paréntesis mientras le entrevistamos en el Teatro Circo Price de Madrid. Es uno de los ponentes del V Congreso Mentes Brillantes, organizado por El Ser Creativo.

¿Por qué pones esa cara como si no hablaras italiano? -insiste.

No, no. Si lo hablo perfectamente -se sonríe su amigo.

Su empresa tiene sesenta empleados en cinco sedes de todo el mundo y amplía plantilla cada año. Entre sus miles de usuarios, además, se cuenta también alguno famoso, como Pablo Motos o Juanma Iturriaga. “Yo tenía un sueño: que existiera una empresa que enseña idiomas y que venda resultados, de tal manera que si no aprendes no pagas. Eso es lo que hemos hecho, y es la primera vez a nivel mundial. Con 30 minutos al día vas a hablar en ocho meses”, garantiza.

-¿Cuál es el secreto del éxito de 8Belts?

Aprender un idioma es como un puzzle: todas las piezas tienen el mismo tamaño pero no la misma importancia. Hay algunas que son muy importantes, y la mayor parte del sistema tradicional educativo se las pierde. Cada vez que aprendes algo que deberías saber y algo que no, lo segundo diluye lo primero. Hay que concentrarse en lo más importante y poco a poco ir ampliando.

8Belts es un método con algoritmos matemáticos. Hemos creado una ruta que es poco menos que infalible. Si de aquí a Santiago hay 600 km, puede llover o hacer sol, pero todo el que recorra ese mismo camino va a llegar a ese mismo destino. Nosotros hemos creado una ruta que todo el que la cumpla va a llegar al mismo destino. Es una democratización del aprendizaje. Cuando alguien no aprende un idioma, la culpa no es de él, sino del método. Si se enseña adecuadamente todo el mundo aprende. Es falsa la idea de que en España somos malos para los idiomas.

-¿En España se enseñan mal los idiomas?

Quiero ser benévolo y sensible hacia los educadores, los profesores. El cambio tiene que venir poco a poco. A lo mejor tiene que venir un cambio y a lo mejor tiene que venir alguien que sea el abrelatas para que se empiecen a hacer las cosas de otra manera.

También es verdad que nosotros jugamos con un producto al que la gente viene motivada. Muchas veces los profesores se encuentran con alumnos que no están motivados para aprender. Yo con alguien que no está motivado, que no me da un mínimo, no puedo hacer nada.

-¿Los presidentes del Gobierno deberían hablar al menos inglés de manera fluida?

Por supuesto. La clave del éxito a nivel nacional, e Internet está ayudando muchísimo, es y tiene que ser la meritocracia. Por ello, necesitamos implementar mecanismos que hagan emerger la meritocracia, para que lleguen los mejores.

-Es un ejemplo para muchas personas. ¿Quién lo es para usted?

Todas aquellas personas que luchan como locos por crecer, por superarse y por dejar la mayor huella en el mundo. Y no tiene por qué ser una persona de renombre. No necesito grandes nombres para ser inspirado; necesito grandes personas.


comments powered by Disqus