Opinion · ¡Eureka!

El español que te hará ver el mundo como nunca lo habías visto

Roger Persiva
Roger Persiva, fundador de ‘The Drones Post’

Por Christian González

Una experiencia única durante la grabación de una noticia le llevó a dejar el periodismo y a crear la primera plataforma de venta de imágenes aéreas grabadas con drones.

Roger Persiva era corresponsal de la desaparecida CNN+ en Catalunya cuando en 2006 la patrulla acrobática Breitling visitó Barcelona con ocasión de las fiestas de la Mercè. En realidad nunca había tenido interés por volar hasta que ese reportaje le llevó a surcar los cielos de la ciudad condal a lomos de un reactor. “La experiencia fue brutal y al bajarme estaba convencido de que tenía que aprender a volar”, rememora. Dicho y hecho. Se matriculó en el aeroclub de Sabadell y, meses después, se había sacado la licencia de piloto de avión privado. Había descubierto una pasión: ver el mundo a vista de pájaro.

En 2014, la popularización de los drones hizo que apareciera en España la licencia de piloto de vehículos aéreos no tripulados. Además de ser uno de los primeros en conseguirla, creó un blog sobre estos pequeños aparatos voladores, lo que le llevó a conocer a muchas de las primeras personas en nuestro país interesadas en en ese nuevo campo. “Debido a mi trayectoria en la tele empecé a poner en contacto a operadores de drones con productoras y televisiones. Haciendo un poco de agente o intermediario”.

Y así, el curso natural de las cosas le llevó a fundar con su socio y amigo Rafael Jaén The Drones Post, un marketplace de imágenes Drones y, al tiempo, agencia de noticias especializada en imágenes aéreas.

Más de 1.000 empresas operadoras de drones

En el ultimo año y medio se han creado en España más de 1.000 empresas operadoras de drones que cuentan con los permisos necesarios para tomar imágenes aéreas. Sin embargo, la mayoría son autónomos que no tienen experiencia en el sector audiovisual. En ese escenario nace The Drones Post, con la intención de servir de enlace entre ellos y las empresas que requieran de esas grabaciones.

Página web de 'The Drones Post'
Página web de ‘The Drones Post’

Por un lado, ofrecen un banco de vídeos aéreos que pueden ser adquiridos previo pago, y por otro, están abiertos a recibir encargos de televisiones, productoras, empresas… “Nosotros estudiamos las peticiones de los clientes y le dirigimos al profesional más adecuado para sus necesidades que conoce el ámbito y el terreno sobre el que vuela”.

Entre sus primeros clientes se encuentran cadenas de televisión, productoras, e incluso empresas que no tienen que ver con el sector audiovisual. Recientemente, varias cadenas españolas ofrecieron imágenes aéreas del cementerio de neumáticos de Seseña procedentes del catálogo de The Drones Post. “También trabajamos con empresas extranjeras, hace pocas semanas hemos estado grabando para una productora norteamericana que está haciendo un rodaje en España”.

Meter la cámara dentro de la noticia

“Las posibilidades de esta tecnología son prácticamente ilimitadas. En el sector audiovisual lo más obvio es la reducción de costes. Lo que antes se hacía con una avioneta, un helicóptero o un globo lo puedes hacer ahora con un dron. Así, producciones audiovisuales modestas o incluso particulares, como es el caso de las bodas, pueden incluir planos aéreos”, explica. Pero incluso los drones llegan hasta donde ahora no se podía: “Se pueden lograr planos hasta ahora imposibles, por ejemplo pasar de un interior a un exterior y viceversa, meterse en lugares peligrosos o inaccesibles para una aeronave más grande o hacer piruetas acrobáticas complejas”.

dron

En cuanto a lo que pueden suponer en el periodismo, Persiva no duda: es una herramienta “revolucionaria”: “Poder contar desde el aire noticias que están sucediendo en ese momento a un coste muy asequible es una revolución. Además estamos hablando incluso de hacer directos, para televisiones o medios digitales que quieran ofrecer imagen en tiempo real”.

Como toda nueva tecnología, el debate sobre sus riesgos e implicaciones en privacidad y seguridad esta servido. “Es algo que sucede siempre, pasó con internet, con la televisión, con los móviles… Con un dron se podrían hacer muchas cosas: meterlo en una propiedad privada, sacar imágenes de una persona dentro de su casa… pero ahí estarías ya vulnerando la ley existente. Al final es algo que tiene poco que ver con la aeronáutica… Con cualquier tecnología siempre se podrán hacer buenos usos y malos usos, pero también tienen muchas buenas aplicaciones”.

“Los drones de carreras van a pegar muy fuerte”

Quizá el uso más conocido de las aeronaves sin piloto son su uso en tiempos de guerra, pero ya hay drones que detectan y extinguen incendios, que controlan las cosechas o que han reinventado la función del viejo espantapájaros. En su versión más sencilla, se han convertido en el regalo estrella de navidades y cumpleaños. Roger Persiva apuesta por el futuro de otro de sus usos más llamativo: los drones de carreras. “Es un uso que va a despegar este año. Es apasionante porque el piloto, gracias a unas gafas inmersivas, va montado en el dron. Ve en directo lo que ve la cámara”.

The Drones Post ha estado implicado en la organización de la primera carrera bajo reglamentación internacional celebrada en El Escorial los pasados días 2 y 3 de julio. “Está llamado a ser uno de los deportes del futuro porque aúna emoción, tecnología y la pasión por volar”, explica Persiva.

Después de ver cumplida su pasión por ver el mundo desde el aire, el fundador de The Drones Post lucha ahora por cumplir otra: hacer ver al público el mundo desde el aire.