Arde Asturias, mueren 6 osos en 7 meses

24 Abr 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Los bosques de Asturias vuelven a ser pasto de las llamas de manera alarmante y al parecer intencionada, un año después de que se produjeran los incendios también intencionados y múltiples que consumieron extensiones en verdad dilatadas de aquella región del norte. Se conoce que entre lo ocurrido el año pasado y esta primavera, al gobierno del Principado no se le ha ocurrido nada para tratar de evitarlo. Al de don Mariano se le ocurrió en 2015 una nueva Ley de Montes que permite recalificar las áreas quemadas para mayor albedrío de los pirómanos.

El gobierno de Asturias podría haber tenido en cuenta, por ejemplo, que a estas alturas de la primavera la región debería gozar del verdor y la humedad propias del mes de abril, pero -tal como pudimos comprobar en torno al curso de los ríos- las aguas bajan con muy precario caudal y la sequedad del terreno sin duda ha favorecido que una serie de desalmados se sirvieran de ello para prender fuego al monte.

Coincidentemente con ese hecho, hemos sabido estos días que dos osos adultos han sido hallados muertos en un riachuelo de la zona de Fuentes del Narcea, donde también las llamas amenazan al Bosque de Muniellos, uno de los entornos naturales más bellos del país. El hecho es sumamente grave si se tiene en cuenta que en poco más de siete meses han aparecido los cadáveres de seis emplares, uno de ellos una cría, entre la subpoblación occidental de la cordillera cantábrica, en un perímetro de no más de 32 kilómetros cuadrados entre Asturias y León.

Según los expertos en oso pardo, presente en la cordillera Cantábrica y en el catálogo de especies amenazadas y en peligro de extinción, es sumamente extraño que en tan poco tiempo hayan aparecido media docena de cadáveres. En la Cordillera Cantábrica  hay actualmente 40 osas (34 en la zona occidental y 6 en la oriental) con 64 crías (55 en el occidente y 9 en el oriente). De estas cifras globales, 27 osas y 42 crías se hallan en la zona occidental de Asturias y 7 osas y 13 crías en la de Castilla y León. En la zona oriental están censadas 5 osas y 8 crías, en Castilla y León, y una osa y una cría en Cantabria. En 2015 había 6 osas más y 3 crías menos que en 2014.

Arden los bosques de Asturias en el mes de abril y hasta seis osos han aparecido muertos en siete meses en una zona muy delimitada de su preciosa geografía montaraz. Algo no funciona en la preservación del Paraíso Natural, uno de los valores que más aportan a la maltrecha economía de la región como atractivo turístico. ¿A qué dedican su gestión y el dinero de todos quienes son sus administradores si no son capaces de protegerlo con más eficacia, sobre todo cuando una ley como la aprobada en Madrid tanto puede encender la codicia contra nuestro patrimonio forestal?


comments powered by Disqus