El desconcierto

Por Fernando López Agudín

El pacto enterrado

03 Mar 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Pablo Iglesias puso el dedo en la llaga, en el momento más tenso de un debate parlamentario que nunca fue de investidura, cuando aludió a las manos manchadas de cal viva que atan las de Pedro Sánchez para impedir que presida un gobierno progresista. Desde la misma noche del 20 de diciembre, en que las dos patas del bipartidismo fueron quebradas por Podemos, esas manos sucias del IBEX no han dejado de presionar para encauzar un escenario político, que se les va de las manos, tras haberlo controlado desde la II Restauración de los Borbones.

Por ahora han logrado evitarlo, no hay más que echar un vistazo a todos los medios de comunicación de estos dos últimos meses para constatarlo. Sin embargo, lo que no consiguen imponer es la ibextidura de Sánchez. Dada la actitud del PSOE y del PP de negarse el socorro mutuo de la abstención, pese a los oficios de Rivera, la única posibilidad de investirle consistía en conseguir la abstención de Podemos a base de mucha presión. Intentona fallida, pese al tesón de los incontables medios de comunicación afines que no han podido lavarle el cerebro a sus dirigentes. Así pues, el buen soldado Sánchez no tardará en ser desmovilizado.

Probablemente, lo que necesita la  gran coalición es que los dos tapones, Rajoy y Sánchez,  por emplear  la expresión utilizada por ambos, dejen de obturar la operación. A estas alturas, ni uno ni otro tienen probabilidades de ser investidos. El PP podría votar a otro candidato del PSOE tanto como el PSOE a otro del PP; es posible, incluso, que pudieran votar a un tercer hombre vinculado a los mismos intereses a los que sirven. Cuentan con un programa económico común, una potencial mayoría absoluta y una amplia red mediática esperando a Godot.

La potente intervención de Pablo Iglesias en el parlamento, que quiebra la tendencia al cretinismo parlamentario, va a acelerar la llamada operación Gran Centro. Ese soporte del sistema que ha sido el PSOE, a la hora de encauzar la indignación de la mayoría de la sociedad española, carece ya de credibilidad social. Urge para los poderosos, que PP, PSOE y Ciudadanos establezcan un cordón sanitario en torno a Podemos. La sola perspectiva de una oposición real a los planes del Gran Centro, visualizada a través de los discursos de Garzón, Domenech, Baldoví  e Iglesias, alarma e irrita a unos poderes habituados a una hegemonía absoluta durante más de ochenta años.

El miedo se agudiza, además, con la posible reanudación de las negociaciones de los partidos progresistas con Sánchez. Los adeptos al mestizaje ideológico, de los que con tanto entusiasmo habla el aspirante eterno a la presidencia del Gobierno, no son legión en el PSOE, ni tampoco la totalidad  de su electorado se encuentra cómodo hincando la rodilla como en La Rendición de Breda de Velázquez. Todavía quedan lanzas socialistas sin oxidar que se niegan a la capitulación y que podrían volverse  contra los que mecen la cuna del IBEX.

Quedan aún dos meses para que el propio PSOE comience a desenterrar el pacto de gobierno progresista enterrado en cal viva. Más de once millones de electores desean ver a Sánchez en la Moncloa. Visto el fracaso del acuerdo con la derecha de Rivera, quizás se atrevan a desenterrarlo, y visto el objetivo de uncirlo a los bueyes del IBEX, se lo piensen dos veces. Aunque lo más probable es que en esta tesitura terminen apostando por la convocatoria de elecciones anticipadas.

El propio Felipe González, en los años de plomo del terrorismo de Estado, solía contar una anécdota vivida por él durante una campaña electoral en un pueblo andaluz. Ante la contradicción entre lo que decían las encuestas y el resultado de las urnas, preguntó cuál era la causa. La respuesta que obtuvo fue que  “en 1977 mentíamos a los encuestadores por miedo y ahora les mentimos porque nos da vergüenza decir que votamos socialista.  Ya no sucede lo mismo. Las elecciones no desmienten las malas previsiones del PSOE en las encuestas, y mañana las desmentirán mucho  menos si no se atreven a poner en pie el pacto enterrado.


comments powered by Disqus