El desconcierto

Por Fernando López Agudín

El gobierno provisional de Rajoy

01 Nov 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Salimos de unos trescientos días de gobierno en funciones de Rajoy para entrar en otros doscientos días de gobierno provisional de Rajoy. Como se decía nada más subir al trono uno de los reyes godos, incierto es el reinado de Vitiza, puede decirse del inicio del nuevo gobierno del Partido Popular. Nace, por supuesto, con voluntad de permanencia, aunque tan envuelto en incógnitas que no será hasta mayo cuando se pueda saber si sobra el adjetivo provisional o, por el contrario, lo ha sido tanto como para dar paso a nuevas urnas antes o después del verano. Nacido para evitar terceras elecciones en noviembre puede acabar convocándolas en junio. Ahí está el resultado de la primera votación celebrada el jueves- votos a favor 170, votos en contra 180- como recordatorio de su genética inestabilidad.

Engendrado en un golpe de estado, destinado a impedir un gobierno progresista, va a dar sus primeros pasos de la mano de una gestora socialista que apenas se tiene en pie. Rajoy es un cojo apoyado en el ciego Fernández que dirige, es un decir, Ferraz. Basta que este muy torpe gestor se desestabilice en su imposible gestión, imponer una clara política de derechas a todo un partido con una base electoral de izquierdas, para que la Moncloa se desequilibre. Si no ha podido obligar a sus 85 diputados a que se abstuvieran en la investidura ¿qué garantía tiene Rajoy de que pueda obligarles mañana a cumplir los demás acuerdos ya cerrados o por cerrar? Sin el resto de los compromisos adquiridos, carecería de sentido que la Gestora socialista le haya facilitado entrar en la Moncloa para echarle al día siguiente, el gobierno Rajoy sería efímero.

Puede contar, eso sí, con la hábil muleta vasca. Si París bien valía una misa para Enrique IV- el primer Borbón en pillar un trono-, los mil cuatrocientos millones de euros en litigio sobre el balance del Cupo bien podrían valer los votos del PNV en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2017. Aunque la enorme prudencia que caracteriza a los nacionalistas vascos, unida a su profunda astucia, puede que les lleve a pedir nuevas transferencias, como la penitenciaria, que Rajoy no estaría en condiciones de ofrecer hoy por hoy ¿Por qué vincularse con un gobierno sujeto con pinzas? Sin olvidar la incómoda presencia de ese PP bis que es un Ciudadanos partidario de la supresión del Concierto de Euskadi. Un PP cogido in fraganti con las manos en la masa de la Gürtel y un PSOE muy demediado arrojan muchas dudas para la sensatez que caracteriza Ajuria Enea.

Ningún programa oculto PP-PSOE, si es que existiera como sostienen fuentes autorizadas, puede aplicarse en este escenario. Este gobierno provisional de Rajoy se va a ver presionado desde el parlamento, la calle y desde la izquierda. Podemos y sectores del PSOE en el Congreso de los Diputados, las movilizaciones sociales en las ciudades y por corrientes del PSOE que buscan competir por liderar la oposición mientras que sus compañeros ayudan a la Moncloa. Pensar que se puede meter mano en lo que queda de la hucha de las pensiones o multiplicar los recortes sociales, en aras de la reforma del 135 de la Constitución, sin que todo este cuadro parlamentario, social y político cruja no se lo creen ni los muchos mercenarios del optimismo que blindan mediáticamente al gobierno provisional de Rajoy.

Ni siquiera el espantapájaros catalán, utilizado a tope por Rajoy en la sesión de investidura, a la vez que por la Gestora Fernández con Miquel Iceta, va a desviar la atención de la mayoría social de los graves problemas socioeconómicos que afectan a la inmensa mayoría de la sociedad. Agitar la cuatribarrada para que los ciudadanos agarren la rojigualda es un recurso bastante inútil cuando a la vez son literalmente asaltados a mano armada por la mafia de la Gürtel acompañada de la banda de los ERES. El discurso del PPSOE sobre la teórica amenaza a la unidad de España contrasta con la práctica amenaza a las condiciones de vida real de los españoles. Tras todo este largo 2016, preñado de lecciones políticas, casi nadie ignora que esta charlatanería no es más que retórica para encubrir las vergüenzas de la impresentable alianza PP-PSOE.

El destino final de este gobierno provisional de Rajoy dependerá de que el PSOE, Podemos y los nacionalistas catalanes y vascos sepan encontrar el camino de una alternativa progresista. Si hace una docena de años socialistas, nacionalistas e IU pactaron el gobierno Zapatero ¿por qué no es posible en 2016 lo que fuera viable en 2004? Existe un modelo socialdemócrata, plurinacional y ético, mayoritario en las urnas a la vez que en el parlamento, sobre el que se puede articular una firme respuesta democrática a la muy grave crisis que padece hoy el Estado español. Si estas tres fuerzas populares avanzan en esa dirección progresista es probable que Rajoy disuelva la XII Legislatura antes de dar tiempo a que pudiera consolidarse dicha alternativa. En caso contrario, este muy frágil gobierno de Rajoy perdería el adjetivo provisional para desgracia de España y los españoles.


comments powered by Disqus