El desconcierto

Por Fernando López Agudín

La bajada de la subida del salario mínimo

02 Dic 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

La respuesta teórica de Rajoy a Iglesias fue alambicada, cuando fue interrogado sobre si va a cumplir los acuerdos parlamentarios que le son adversos, pero la respuesta práctica ha sido diáfana. Si la semana pasada el parlamento aprobaba la subida del salario mínimo a unos 800 euros en 2018 que volverían a subir a 950 euros en 2019, con el único voto en contra del Partido Popular, en la que termina este viernes acaba de anunciarse que esta cifra aprobada va a verse reducida a tan sólo 707 euros. Antes incluso de que pueda empezar a ser tramitada esta iniciativa parlamentaria de Unidos Podemos, que el Gobierno del PP no pudo frenar, está a punto de ser barrida mañana en el Boletín Oficial del Estado.

Un mero repaso al salario mínimo en la Unión Europea nos indica que socialmente Africa se extiende hasta los Pirineos. Basta comprobar hoy como esos mismos 950 euros propuestos por Unidos Podemos están bastante lejos de la media de nuestro entorno próximo–1458 franceses, 1473 alemanes, 1510 ingleses, 1508 holandeses, 1462 irlandeses o 1503 belgas– para constatar como baja el salario mínimo aprobado a los trabajadores la vez que suben los beneficios máximos de los poderosos. Porque esta subida rebajada es probablemente el preludio de unos 5000 millones de euros de recortes de gastos sociales previstos en la elaboración de los Presupuestos del Estado para 2017. De hecho, son como una limosna a los que van a volver a ser pasados por las armas recortadas de la Moncloa.

Es la calderilla que Montoro va a dar a Susana Díaz para que venda su apoyo a estos Presupuestos. No es nada casual que Prisa eche las campanas al vuelo por la exigencia (sic) del PSOE al PP para negociar las cuentas del Estado. Una vez más, los socialistas ponen el intermitente a la izquierda, votando la subida de Unidos Podemos sobre el salario mínimo, cuando van a girar hacia la derecha, apoyando la rebaja del Partido Popular. Como Penélope, la lideresa aprueba de día lo que veta de noche. En lugar de defender lo conquistado en el parlamento, con la ayuda de toda la oposición, traicionan lo acordado sin explicar el por qué o para qué de la traición. De la abstención a la presidencia de Rajoy comienzan a pasar al sí a los Presupuestos de Rajoy. Exactamente por las mismas razones por las que se abstuvieron ayer, el chantaje de las urnas de mayo, empiezan hoy a dar el sí.

Tanto que el triángulo político de la Moncloa es ya isósceles. Tres lados desiguales en que el más pequeño empieza a ser Albert Rivera, desplazado por el grande de Rajoy y el mediano de la Gestora socialista. Ciudadanos, muy desenfocado desde la caída de Pedro Sánchez, traga con todo lo que hay que tragar, sustituído por un PSOE normalizado que busca hoy que el PP le eche una mano para salir de su crisis. Como el llamado Podemos de derechas ya es bastante inservible y hasta contraproducente para los intereses del Partido Popular, esta entente entre la Moncloa y Ferraz avanza a todo ritmo, aunque vaya acompañada de una política de gestos progres del socialismo, destinados a encubrir la recuperada amistad bipartidista. La rebaja de la subida del salario mínimo no es más que el primer capítulo.

Pero, más allá de la profunda debilidad e inestabilidad de un PSOE secuestrado, no cabe olvidar la extraordinaria presión de los poderosos. Las puertas giratorias no paran de ser atravesadas por políticos bipartidistas hasta el punto que, junto con Prisa, son el principal lobby que vehicula las necesidades e intereses de los 35 al Partido Popular y el Partido Socialista. Los penúltimos en llegar a este sancta santorum son Ruiz Gallardón, a la presidencia de la filial española de la principal constructora francesa Bouygues, y Jordi Sevilla, a la vicepresidencia de la consultora Llorente-Cuenca. Derecha extrema el primero, socioneoliberal el segundo, que Pedro Sánchez, Dios le guarde la vista, eligió como negociador con Podemos junto al nada transparente José Enrique Serrano durante la primavera pasada.

Si el Congreso de los Diputados no puede subir mínimamente el salario mínimo, valga la redundancia, cabe interrogarse sobre sus atribuciones. Por mucho que la espada prusiana de la Merkel cuelgue sobre el parlamento, debido a la reforma del artículo 135 de la Constitución impuesta al alimón por el PP y el PSOE,  no cabe invocarla cada vez que se adopta una decisión que no cuenta con el previo nihil obstat de los poderosos. Antesdeayer ocurrió con la subida de las pensiones, aprobada en el parlamento por todos los partidos menos PP y Ciudadanos,  ayer con la reducción de la subida del salario mínimo,  con el mismo argumentario. Ahora, eso sí, la derecha aprobó una moción sobre amnistía fiscal que impide que se haga pública la lista de los amnistiados que no son precisamente ninguno de los perceptores del salario mínimo. Mal empieza esta legislatura cuando se hace bien patente, nada más empezar, la soberanía limitada del parlamento. O lo que es lo mismo, la soberanía limitada de los españoles.


comments powered by Disqus