El desconcierto

Por Fernando López Agudín

Albert Rivera y un señor de Murcia

03 Mar 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

En el escenario parlamentario español abundan, sobre todo en los últimos tiempos, los vodeviles políticos. El penúltimo, porque en cualquier momento puede saltar el último, cabe titularlo parodiando una célebre comedia de Mihura, “Ninette y un señor de Murcia”, como Albert Rivera y un señor de Murcia. Si Ninette viniendo de Paris descubría una Murcia insólita, Albert, viniendo de Babia, necesita llegar a la comunidad murciana para denunciar un corrupto, como si en la España de Rajoy solo Pedro Antonio Sánchez fuese el único político imputado. Dicho y hecho. Ante tal escándalo, al parecer excepcional, se reviste de Joaquín Costa y retoma  hoy el discurso regeneracionista en Murcia. Si hace un año lo enunciaba para todo el Estado español, doce meses después acaba de enunciarlo en el Levante.

Puede, es probable, que Pedro Antonio Sánchez sea uno de esos murcianos, gentes de mal vivir como decía el Quijote, pero no hay duda de que este tipo de gentuza son legión en Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia. Ni tampoco el PP murciano es el paradigma de la corrupción del PP estatal. Porque cuando el ciudadano Albert mira con lupa a sus socios de gobierno en Murcia, sus socios de gobierno de la Gran Coalición se sientan en diversos banquillos de acusados y volverán a sentarse quienes ya se sentaron, puesto que ayer se ha reabierto el sumario de la Caja B del PP tras las firmes revelaciones del condenado Correa. Sólo la complicidad de Ciudadanos en la comunidad de Madrid, de los socialistas en el gobierno central y del PNV en Vitoria, impide ahora que el Partido Popular sea visto como lo que es, una gran mafia política dirigida por altos funcionarios del Estado.

Sorprende que Albert Rivera se sorprenda por la probable corrupción de Pedro Antonio Sánchez cuando gracias a sus 32 diputados el sobrecogedor Rajoy ha sido votado como presidente del Gobierno. Que la Moncloa proteja ahora al presidente murciano, la purga de los fiscales bien lo demuestra, es hoy tan coherente como incoherente es que los Ciudadanos se hagan los estrechos cuando han tragado y tragan lo que están tragando. Convertir hoy a Pedro Antonio Sánchez en chivo expiatorio de la corrupción institucionalizada que es el PP es la mejor ayuda que se puede dar a Mariano Rajoy. Ojalá fuese Murcia una excepción, pero España es hoy un inmenso lodazal de basura del que  Albert Rivera es tan responsable como la gestora socialista por haber entregado las llaves de la Moncloa a quien encarna la corrupción de la derecha.

Debe ser muy duro que el coordinador general del PP, Maillo, le devuelva hoy con creces el plato de lentejas con el que intentó comprar el derecho de primogenitura de la derecha que ostentaba, ostenta y ostentará el Partido Popular. Cuando, además, este dirigente popular añade que firmaron un acuerdo con Ciudadanos, única y exclusivamente, para llegar a la Moncloa,  la burla es ya de aurora boreal. Por mucho que, para suavizarla, se agarren a unos pretextos constitucionales que impedirían cumplir los puntos del pacto PP-Ciudadanos –como el aforamiento de los políticos o limitación de los mandatos gubernamentales– Rivera queda con el culo al aire tal y como apareció en los carteles de su primera campaña electoral en Cataluña.  Es imposible hacer más el ridículo en menos tiempo.

O montaba el número murciano o se convertía en el hazmerreir ciudadano. Eso pasa, aprovechando el señor de Murcia, por tratar de recuperar alguna mínima imagen de marca emplazando a Rajoy a luchar contra la corrupción a la vez que, por supuesto, hablar con el PSOE y Podemos sin descartar ninguna medida que no concreta pese a que los morados plantearon hace días presentar una moción de censura en Murcia. Esta campaña de imagen, puro marketing político de las agencias de comunicación social que le asesoran, busca mejorar su proyección política con independencia de como pueda terminar este vodevil murciano tras la declaración judicial de Pedro Antonio Sánchez como imputado este próximo lunes. Porque la mayoría alternativa de la que habla Rivera no es más que un chantaje para que Rajoy le preste un poco de atención.

El problema de Albert Rivera es que carece de margen de maniobra. No sólo porque el PP lo margina sino que, por venir de donde viene, es sabido que nunca va a rebelarse contra las orientaciones de los poderosos. Desde el fracaso de la  investidura Rivera-Sánchez, es un puro incordio que estorba. No frenó a Pablo Iglesias y tampoco llegó a la Moncloa. Nadie se engaña. Con Cataluña al borde de la secesión, con Podemos unido y con un PSOE que cuenta los días para el retorno de su legítimo secretario general, Pedro Sánchez, a su despacho de Ferraz ni siquiera es posible que como el general Della Rovere acabe creyéndose que es Adolfo Suárez.

 

 


comments powered by Disqus