El desconcierto

Por Fernando López Agudín

Corromper sale a cuenta

10 Mar 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Barcelona y Madrid son estos días el escenario de la madre de todas las batallas sobre la corrupción. Tanto cuatribarrados como rojigualdos compiten por ver quien ha robado más. La simultaneidad del juicio sobre el caso Palau de la Música con la recién reabierta investigación sobre la red Púnica, dirigida por el juez Eloy Velasco en la Audiencia Nacional, consolida la seria hipótesis judicial que enfoca a Convergència Democràtica de Catalunya, junto con el Partido Popular, como organizaciones criminales que delinquían en el Estado español. El tan cantado choque de trenes nacionalistas, con los maquinistas Artur Mas y Mariano Rajoy en la locomotora, es ya una realidad viva ante los magistrados de Barcelona y los números del Instituto Armado de la Guardia Civil. La soterrada democracia del 3% emerge ante los ojos, aún no curados de espanto, de los ciudadanos.

Lo interesante de ambos procesos es que empezamos a conocer los primeros nombres y apellidos de quienes corrompen, que hasta ahora no habían aparecido tan nítidamente en los sumarios sobre Filesa o la Gürtel. Bien sea por azar o por necesidad, la lista de los corrruptos, sentados en el banquillo de los acusados o por sentarse, va acompañada por dos ilustres empresarios. El procesado Felix Millet no se anduvo con rodeos y dejó claro que Rafael del Pino, presidente de Ferrovial “puso en marcha el sistema de pagos ilegales”. En la abierta agenda del delincuente Francisco Granados figuran entregas de Javier López Madrid, yerno de Villar Mir, presidente de OHL, e íntimo amigo de la Reina de España. Ambas empresas se beneficiaron posteriormente con sustanciosos contratos de obras públicas.

Ninguno de estos empresarios cogidos in fraganti, ni los otros muchos sobre los que existen más que indicios sobrados en estos casos o en anteriores, ha sido llamado a declarar pese a que el Código Penal, en sus artículos 28 y 29 del Título II, establece muy claramente la responsabilidad criminal de quienes cooperan e inducen a la ejecución de un delito sin el cual no se habría efectuado. Ni CDC, ni el PP, hubieran podido financiarse ilegalmente sin la abierta complicidad de estos dos ejecutivos empresariales. Tan delictivo es corromperse como corromper, e incluso se puede afirmar que sin el corruptor no existiría el corrompido. Pese a ello, no vemos en las pocas cuerdas de presos de corruptos existentes que, ni por casualidad, vayan encadenados con aquellos que los corrompieron.

Quienes venden la mano invisible del mercado, para explicar la ley de la oferta y la demanda, son los primeros que recurren a la mano corrupta del mercado para mejor competir. El capitalismo de amiguetes, que define el sistema vigente hoy en España, utiliza el Estado para barrer la competencia. Mucho hablar del mercado pero en cuanto pueden se sirven del aparato estatal. Corromper sale a cuenta y cuadra los beneficios. Es la traducción carpetovetónica de Adam Smith, acentuada por la tradición franquista, que caracterizó el desarrollo económico del Opus bajo la dictadura. España ha sido, no sabemos si  aún sigue siendo, como Chicago años 30 en que cada barrio o distrito era controlado por distintos gánsteres. Madrid y Valencia por el PP, Andalucía por el PSOE, Cataluña por CDC, Euskadi por el PNV, etc.

Los que corrompen trabajan con red mullida. El Tribunal Supremo, en sentencia desvelada el pasado viernes 26 de febrero, deja bastante claro que los 659 contribuyentes españoles que ocultaban dinero en la entidad suiza HSBC, la llamada lista Falciani, no fueron inspeccionados por el ministerio de Hacienda y la Agencia Tributaria, que dependía entonces de la vicepresidenta Elena Salgado, que optó por una amnistía fiscal encubierta. Basta ver quienes encabezaban la lista, el presidente del Banco Santander y el vicepresidente del Bankinter, que habían condonado importantes deudas de los entonces grandes partidos, para comprobar como se sigue compitiendo en el mercado financiero y bursátil. No era ilícito inspeccionar, como sostuvo entonces Hacienda, era ilícito no inspeccionar, acaba de sentenciar el Supremo.

Precisamente por ello, la lucha contra la corrupción desde la Gran Coalición llega tarde, ha nacido en el peor momento, se ejecuta a salto de mata y en muy poco tiempo ha entrado en una fase de descontrol absoluto. Cuanto más limpia, más basura sale y cuántos más éxitos consiguen, más pasos avanzan hacia su propio hundimiento. De cada alfombra que sacuden, toneladas de polvo caen sobre sus cabezas y de cada armario que abren surgen esqueletos del pasado. Apuñalada desde dentro y golpeada desde los aledaños, lleva muy rápidamente camino de acortar la Legislatura nada más pasar el verano. Si la Gran Coalición no se atreve hoy a encausar a los que corrompen tanto como a los corrompidos, la causa de la corrupción seguirá intacta. Porque Mariano Rajoy practica la cínica teoría que un anterior presidente del gobierno explicó al escritor Juán Benet:”La corrupción es el aceite del sistema. Es el lubricante necesario para que ruede engrasado y no chirríe.  Sólo conviene vigilar que no sobrepase un determinado grado. Solo es cuestión de medir el nivel”.


comments powered by Disqus