Las cartas del magistrado Llarena

Fernando López Agudín

Aquel, ¡A por ellos!, que surgió como un grito cuando el asesinato de Miguel Angel Blanco, vuelve ahora mismo a resonar en los largos pasillos del Tribunal Supremo, tras la decisión del magistrado Pablo Llarena de ingresar en prisión a otros cinco dirigentes soberanistas catalanes. Entre todos ellos, a quien no ha conseguido ser investido presidente de la Generalitat, precisamente por las razones contrarias a las que se basa el auto de encarcelamiento provisional de Jordi Turull y los restantes cuatro líderes independentistas. Así, quien este sábado ya no podrá intentar someterse a una segunda votación de investidura recibe el doble fuego cruzado, enemigo del Estado y amigo de la CUP, por no ir demasiado lejos o ni siquiera ir.

Llama la atención que el señor Turull, ajeno a la violencia, reciba hoy el mismo trato jurídico que recibieron antes de ayer los terroristas abertzales. Son, por supuesto, igualmente independentistas y, por lo tanto, firmes defensores de la creación de un estado propio en Cataluña, e incumplen la legalidad vigente. Son, asimismo, rebeldes que cuestionan la única soberanía, la del pueblo español, reconocida por la Constitución. Pero su legitimidad no nace de la boca de una metralleta, según la expresión de Mao Tse Tung, sino del voto popular de la mitad de los catalanes. Algo más que un matiz, siempre que se hable desde un sistema democrático, a la hora de valorar conductas delictivas.

Es una pésima noticia para nuestra escasa salud democrática. Con inquietud contenida clamaba Felipe González, “ojalá no ingresen en prisión“, horas antes de que los cinco dirigentes soberanistas subieran a los furgones que los conducirían a las prisiones del Estado. Pese a que era una crónica anunciada, desde que el magistrado Llarena los citara para ayer viernes, ningún otro político compartió o, mejor dicho, se atrevió a compartir esta digna preocupación del ex-presidente del Gobierno de España.  Más atentos a las encuestas que a la involución democrática en curso, se encuentran con otros nueve políticos presos además de otra política fugada con una orden de caza y captura del juez Llarena.

Estas implacables lettres de cachet-cartas de prisión que firmaba sumariamente Luis XIV- se inscriben en la pugna de Rivera con Rajoy. Sondeos tras sondeos, mientras unos líderes hacen mutis por el foro para no seguir bajando en intención de voto, otros no paran de alardear para lo contrario, no permiten al Partido Popular, en caso de estimarlo útil, quitar el pié del acelerador catalán.Todo lo contrario. La más mínima vacilación se pagaría hoy en no pocos votos contantes y sonantes, justo cuando hoy no sobran y son menguantes. Solo así cabe intentar explicarse que cuando el horno soberanista perdía fuelle, llega el magistrado Pablo Llarena y aviva el decreciente fuego a punto de ahogarse. Nada puede hoy ayudar más y mejor a los soberanistas, agotados en sus duras luchas intestinas, que estos otros cinco nuevos prisioneros a  sumar a los cuatro ya encarcelados.

Pese a que Rajoy sabe bien que esta cuerda de presos se lleva por delante el apoyo del PNV a los Presupuestos, dado el interés del Euskadi Buru Batzar, no ha dudado ni un segundo en anudarla. Mantener el 155, inherente a la decisión del magistrado Llarena, es borrar todo lo pactado con un Aitor Esteban en el Congreso de los Diputados y, por lo tanto, significa no poder aprobar las cuentas del Estado. Hace tan sólo unos pocos días, en el mismo parlamento de Vitoria se aprobaba una resolución votada por el PNV, Podemos Elkarrin y la izquierda abertzale, en la que se pedía la derogación del  artículo 155. Para Rajoy, más vale pájaro en mano, la Moncloa, que ciento volando, los Presupuestos.

Al contrario de la aritmética, en política el orden de los factores sí altera el producto. No es lo mismo PP/ Cs que Cs/ PP. No es lo mismo un gobierno de Rajoy apoyado por Rivera, que uno de Rivera apoyado por Rajoy. Es la misma política, idéntico programa y los mismos fines en una más que probable gran coalición tras el seguro sorpasso de Ciudadanos al PSOE; pero el Partido Popular no está dispuesto a sufrir también el sorpasso de Ciudadanos. Pieza clave, en esa enrevesada partida de ajedrez entre las dos derechas, es Cataluña, sobre la que el partido naranja ha logrado despegar. Pero hoy Albert Rivera sólo puede predicar represión, siendo Mariano Rajoy el único que puede reprimir. Esa facultad  cotiza hoy como una acción de oro en la bolsa electoral nacionalista española.