Los Presupuestos del 155

Fernando López Agudín

Nada más terminar la Semana Santa, asistimos a la multiplicación de los panes y peces electorales de Albert Rivera . Varias encuestas, comentarios, declaraciones, se suceden sobre el progresivo avance de Ciudadanos en intención de voto como si ya el Partido Popular hubiese hoy casi perdido la hegemonía de toda la derecha española seducida por los anaranjados. Sorprende bastante por cuanto dichas encuestas, por el momento en que se han publicadas, no han podido ni siquiera evaluar la probable repercusión de la detención de Carles Puigdemont, ordenada por la Moncloa y bien ejecutada por el CNI dependiente de Soraya Saénz de Santamaría, en todo el electorado español. Como suele ocurrir en todos los milagros, sobre un hecho cierto( el rotundo sorpasso del PSOE por Ciudadanos) la imaginación se dispara.

La loca de la casa, la imaginación según Teresa de Jesús, no para de gritar ¡ Que viene el lobo Rivera ! Desde  los dos partidos de derecha, española ( PP ) catalana ( PdCat), y , sobre todo, desde el Gobierno central, hoy se compite por dar la mayor voz de alarma, la alarma naranja, sobre el espantapajaro electoral de Ciudadanos. Así se eleva a la enésima potencia el incuestionable ascenso de Albert Rivera, describiéndolo como irresistible, con la clara intención de presionar a otras fuerzas para que hagan la  misma política que tanto dichas siglas partidistas como la Moncloa preconizan. En esa intencionada imagen distorsionada, tanto el nacionalismo vasco como el catalán aparecen como las Caperucitas Rojas a punto de ser devoradas por el lobo Rivera.

No debe ser casual que esta eclosión del cuento de los tres  cerditos nacionalistas y el lobo feroz estalle en la víspera del Aberri Eguna del PNV que debe decidir si avalar el 155, votando los Presupuestos, o vetarlo con el voto contrario a Montoro. Como en los buenos tiempos del franquismo, el poli bueno, Rajoy, advierte sobre el peligro del poli malo, Rivera, a Urkullu y Ortúzar. Vosotros veréis, aconseja el Partido Popular, si queréis el Cupo basado en el Concierto tenéis que cortar el paso de Ciudadanos a la Moncloa. Chantaje combinado con el que, al mismo tiempo, sufre el PSOE: si no prestáis los” cinco votos al azar” que pide Maroto el de la moto, seréis cómplices del nacionalismo.

Los patriotas de bolsillo del PdCat, muy ansiosos de sumarse al 155 para terminar formalmente con el 155, repiten estos días los mismos argumentos. Necesitan que el PNV vote ya a los Presupuestos,  es lo mismo que avalar el 155, para intentar que el resto de los soberanistas catalanes se avenga ahora a la investidura de un presidente aceptable por la Moncloa. Inflar el globo bien inflado de Ciudadanos por todos los sondeos, viene como anillo al dedo vaticano de los muñidores que lo orientan. De cara a animar a los potenciales vizcaínos tentados de echar una mano a la Moncloa, de cara a desanimar a los barceloneses que defienden todavía una Generalitat pro domo sua. Si no pueden arrastrar al PNV, carecen de capacidad de arrastre en Barcelona.

Nada preocupa más a la Moncloa que la especial relación histórica de Alemania con Euskadi y, por ende, del PNV con la democracia cristiana alemana. Rajoy necesita que el PNV avale el 155, votando los Presupuestos, para presionar a su vez a Merkel sobre la extradición de Puigdemont. Las alarmas resuenan en el Gobierno tras la apuesta del presidente del Bundestag, Wolfgang Schäuble, en favor de una solución política catalana:  A los españoles les convendría resolver el problema de tal manera que los catalanes no se sientan perdidos. Esto lo afirma quien ha sido largos años el puño de hierro del capitalismo europeo. Doblegar hoy el pulso del PNV es vital para Rajoy.

Ese es el telón de fondo de la aparición de la Virgen de Fátima a Rivera. Inútil por cuanto si aún fuera cierto, bien sabe el Euskadi Buru Batzar que no lo es, no cabe pensar que el PNV actúe contra sus propios intereses y los de Euskadi. Rajoy choca con Urkullu por las mismas razones que con Puigdemont, pese a que ambos líderes se encuentran en las antípodas. La cuestión nacional vasca es casi idéntica hoy a la cuestión nacional catalana.  Es lo que explica que mientras en el resto de España todos los partidos apoyen el 155, por activa o por pasiva, el PNV continúe hoy quebrando  la solidaridad entusiasta o vergonzante de los partidos estatales pese al bloqueo político que crea la aplicación del 155.