Otra economía

Por Fernando Luengo

Podemos, partidos y sociedad civil

16 Oct 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

¿Qué postura debe tener Podemos hacia el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Izquierda Unida (IU) y EQUO? Siendo este un tema ciertamente relevante, conviene precisar que nuestros principales desafíos como partido que quiere ser –y ya lo es, de hecho- un instrumento del cambio al servicio de las mayorías sociales no pasan sólo ni siquiera fundamentalmente por las relaciones con esos u otros partidos.

Un ejemplo –el último, pero no el único- está en la manifestación celebrada ayer contra el TTIP y el CETA (sendos tratados de libre comercio e inversión que suponen una vuelta de tuerca en la globalización neoliberal, cambian las reglas del juego en beneficio de las grandes corporaciones transnacionales y representan un asalto en toda regla a la soberanía de los estados nacionales). Un asunto grave que hipotecará, en un sentido muy negativo, a la ciudadanía y que está llevando a las calles de las ciudades europeas a cientos de miles de personas.

Pues bien, ayer nos manifestamos dos mil o tres mil personas (impresión a vista de pájaro). Poca cosa, si tenemos en cuenta lo que está en liza y la cantidad de plataformas, colectivos y partidos convocantes. ¿Una excepción? No, los últimos años han sido testigo de un reflujo social muy significativo, en casi todos los frentes. Es cierto que en algunos ámbitos –como por ejemplo, la privatización hospitalaria- se han conseguido importantes victorias, pero, en lo fundamental, en la Comunidad de Madrid y en el conjunto del estado español, la agenda neoliberal sigue su curso.

No quiero entrar ahora en las causas, diversas y complejas, de esta evidente desactivación social, y, por supuesto, opino que no hay que buscar atajos en las explicaciones, sobre las que conviene que Podemos reflexione y saque las conclusiones que procedan. Pero estamos obligados a tomar nota de esta desfavorable dinámica que hipoteca el cambio. Sólo en este contexto, ante la urgente necesidad de que Podemos se (re)encuentre con la gente y ayude desde los círculos y los consejos ciudadanos, pero también desde las instituciones, a la dinamización y construcción de movimientos sociales, sólo en estas coordenadas y desde esta orientación cabe abordar el tema de las relaciones con los partidos señalados.

Con respecto a los que se encuentran alineados con el cambio –EQUO e IU- opino que nuestra posición debe ser construir con ellos, lo cual significa impulsar un espacio de colaboración, que va mucho más allá de ir juntos a las diferentes consultas electorales. Debemos encontrarnos -y está es la prueba del algodón- en la acción política, ciudadana y sindical. Esto y no otra cosa es lo que necesita ver la gente, decepcionada y harta de los rifirrafes entre unos y otros.

Nuestra posición con respecto al PSOE tiene que ser, a la fuerza, diferente. No cabe pasar por alto, como si fuera un dato insignificante, que este partido ha rechazado nuestra propuesta de formar un gobierno del cambio. Y no era una oferta, sino un brindis al sol con un fuerte contenido mediático para consolidar la posición de Pedro Sánchez y de la cúpula que en ese momento dirigía el partido, el acuerdo tripartito que incluía al PSOE, a Ciudadanos (C´s) y, supuestamente, a Podemos. Porque el documento suscrito entre ambos partidos, al que se nos exigía adhesión, renunció a buena parte de lo que había de progresista en la oferta electoral socialista; y porque, sencillamente, hubiera sido un clamoroso desacierto, que mucha gente no hubiera entendido ni compartido, tomar decisiones con la calculadora institucional en la mano, participando o apoyando un gobierno con la derecha (C’s) con un programa tibio y descafeinado, que suponía renunciar a iniciar las transformaciones que nuestro país necesita.

Pero quizá lo más destacable es el inaudito y bochornoso espectáculo ofrecido por los poderes facticos del PSOE con el único objetivo de facilitar que el PP continúe gobernando una legislatura más, que será mucho más que un punto y seguido, alcanzará un nuevo hito en las medidas de recortes y de transformaciones estructurales a favor de las elites políticas y las oligarquías económicas.

El PSOE –o, para hablar con precisión- la cúpula socialista es una pieza clave en la recomposición del establishment. Es evidente, sin embargo, que dentro de este partido hay mucha gente que no se siente identificada con el planteamiento de su actual dirección y que han contemplado atónitos e impotentes el golpe de mano que han propiciado los barones del partido, alimentado por el poder económico y mediático.

Nuestra posición ante el PSOE debe manejar la compleja y contradictoria situación que vive este partido. Para que seamos una referencia para la gente decente y progresista que milita en el mismo o que se siente reconocida en sus siglas y en su historia necesitamos ofrecer propuestas económicas, sociales y medioambientales que nos identifiquen como un factor de cambio y trabajar, con todos los que quieran situarse en este espacio, para que sean posibles. Resulta a todas luces insuficiente proclamar a los cuatro vientos –con la arrogancia que nos caracteriza-, buscando siempre el altavoz de los medios, que, ante la claudicación de los socialistas, estamos abocados a ser el partido de la oposición, ocupando su espacio.

En estos momentos, teniendo en cuenta el papel desempeñado por el PSOE a escala estatal y su posición en aspectos centrales de lo que sería una política de cambio, tibia o incluso contraria, nuestro planteamiento en la Comunidad de Madrid no puede ser gobernar con este partido; si bien es posible y deseable, como de hecho ya está sucediendo, converger en diferentes iniciativas parlamentarias. En todo caso, tendremos que estar muy atentos a la evolución de un partido que en absoluto ha cerrado la crisis interna y que, además, tendrá que posicionarse, en un sentido o en otro, en torno a cuestiones cruciales que estarán en la agenda política y económica los próximos meses.


comments powered by Disqus