Prestige, rebelde sin causa

Todo el fuel que tenía que llegar a la costa ya ha llegado (López Sors). El fallo del Prestige arriba sin culpables y con el Parador de Muxía en ciernes. Su inminente construcción fue anunciada como uno de los proyectos estrella del Plan Galicia. Hoy, once años después del naufragio, sus obras simbolizan el abandono secular de la Costa da Morte. Dice Xosé Manuel Pereiro que la zona cero ha acogido con indiferencia la sentencia. A toro pasado, todos acertamos por qué lado se tira el penalti (Álvarez Cascos). “Era previsible en una sociedad en la que las élites están protegidas y la sociedad desprotegida”, le cuenta al periodista el gerente de la cofradía. En el juzgado no han ganado los malos, porque no eran tales, acaso tres ancianos sentados en un banquillo del fin del mundo. Ayer, la única justicia poética fue para Antonio Lucas, lucernario y verso suelto de las letras españas.

______________________________________________________________________

Estoy en Twitter y Facebook