El Johnny no se rinde

johnny

Foto: Eugenia Bravo

 

Quieren cerrar el Johnny, pero el Johnny no se rinde. En 2009, sus residentes ya libraron una primera batalla contra la clausura, de la que salieron victoriosos: entendieron que las obras de verano encubrían un cierre definitivo, por lo que se hicieron fuertes en la mole de hormigón de la Ciudad Universitaria, escenario de la defensa de Madrid cuando la guerra. Sus responsables han vuelto ahora con la misma cantinela y no está claro que Unicaja quiera seguir apuntalando el futuro del colegio mayor, símbolo del antifranquismo, templo del jazz y cueva del flamenco.

El San Juan Evangelista no son sus muros ni sus mecenas: es la chavalada roja que dio alas al amasijo de siglas de la izquierda clandestina; son los colegiales que han organizado festivales de música, cine y teatro; también los artistas que han dejado una huella indeleble a su paso (lo más granado del jazz mundial y todo cantaor que se precie, de Morente a Camarón, quien ofreció aquí, herido de muerte, su último concierto); es cada persona que ha visitado a un colega o asistido a una actuación, haciendo suyo un colegio adonde no sólo se iba a dormir.

Propios y extraños han salido en ayuda del Johnny, que está recabando firmas de apoyo que serán enviadas al banco malagueño para que tome conciencia y no eche el candado. Mientras unos creen que la causa justa es eminentemente cultural, otros están convencidos de que la verdadera universidad no está calle abajo, en la Complutense, sino en el icónico número 4 de la avenida Gregorio del Amo, donde se sigue alzando el cuartel general que ha abanderado durante décadas la lucha por las libertades.

______________________________________________________________________

Estoy en Twitter y Facebook