Pasar a la acción

27 Nov 2013
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

En los últimos tiempos asistimos a una extensa y profusa información sobre el debate de las futuras primarias abiertas del Partido Socialista. No deja de sorprender que se sitúe el debate para futuras elecciones generales, es decir, en un horizonte temporal del 2015, teniendo en cuenta que en 2014 se producen unas elecciones al Parlamento Europeo de máxima importancia.

Este debate “de futuro”, que obvia las decisiones a tomar en este momento, tiene un efecto doblemente perverso. Se  apuesta – de nuevo- por hacer de las Europeas un ensayo de las Generales, con lectura bipartidista y se rebaja con ello la entidad esta cita. Todo ello a pesar de haber vivido rescates, condiciones e imposiciones de la troika y sabiendo que el futuro de Europa depende en gran medida de la capacidad de su ciudadanía para defender un espacio de convivencia y derechos que se están destrozando con el triunfo de las políticas de recortes y de austeridad.

En este marco el esfuerzo del sistema para salvarse a sí mismo es más que notable. Se buscan efectos de cambio pero sin cuestionar el sistema de partidos e institucional. Es decir, sin poner en entredicho el marco inalterable de la democracia representativa tal y como está concebida. Así, se abre paso a una estrategia lampedusiana de que el sistema cambie para que permanezca.

Después de más de 30 años sin mover ficha y culpabilizar en exclusiva a la ley electoral de todos los males del sistema de la democracia representativa, se empieza a tomar conciencia de una obviedad. Este país ha tenido un grave problema de falta de proporcionalidad en la Ley electoral, ciertamente, pero ha arrastrado también un profundo inmovilismo que ha impedido cualquier ejercicio real de participación y control ciudadano más allá de elegir representantes cada cuatro años, en listas cerradas y bloqueadas.

Ninguna ley impedía un ejercicio permanente de transparencia a los partidos o a las instituciones. Nada prohibía dar cuentas en tiempo real de los ingresos, gastos, créditos o financiación. Nada impedía consultar de forma permanente a lxs afiliadxs, simpatizantes, electores o ciudadanía sobre las decisiones a tomar y nada imposibilitaba haber abierto al control de la ciudadanía los procesos de deliberación tanto en múltiples causas como en la elección de los distintos cargos de representación.

Este largo y férreo ejercicio de opacidad y blindaje no se resuelve con unas primarias abiertas si a continuación se mantiene intacto el sistema de representación en monopolio hasta las siguientes elecciones.

No se trata solamente de renovar a los representantes o los llamados liderazgos en los partidos convencionales, sino de cambiar radicalmente las condiciones y el ejercicio de la representación.

El salto cualitativo y de ruptura lo ha marcado ya la ciudadanía. Deben  existir garantías no sólo para participar y controlar el ejercicio de la política y la toma de decisiones, sino para el ejercicio de la democracia directa, es decir  para poder ejercer el voto de forma directa en todas las ocasiones que sea oportuno.

Ya existen herramientas para hacerlo. La propuesta que desde Compromis EQUO  , llevamos a cabo con el #CongresoTransparente demuestra que es posible y accesible.

Y, en este contexto, por  supuesto, las primarias abiertas, no deberían ser una excepción, sino la norma que, de forma natural y sin tanta sobreactuación, determinarán la voluntad y el derecho de afiliados,  electores y/o  ciudadanía para intervenir en la elección de aquellos que ejercerán la representación en los parlamentos.

Las próximas elecciones europeas, son una prueba determinante de esta voluntad de cambio. El Partido Verde Europeo, al que pertenece EQUO ha optado por unas primarias abiertas paneuropeas https://www.greenprimary.eu para la elección de sus representantes a la presidencia de la Comisión Europea. El debate en estas primarias vincula a la ciudadanía de los distintos países a contrastar propuestas y a construir alternativas desde abajo capaces de confrontar con los gobiernos que en el Norte o en el Sur se han sometido a los dictados del mercado frente a las necesidades de las personas.

Y también decidiremos por primarias abiertas las listas de EQUO en nuestro país para el Parlamento Europeo https://unete.partidoequo.es/primarias. No hay improvisación en ello ni golpes de efecto. Se trata de aplicar dentro lo que proclamamos hacia fuera. Es decir, hacemos lo que decimos.

Las primarias abiertas a la ciudadanía son en este momento una condición imprescindible pero no suficiente. El objetivo es la superación de un sistema cerrado de democracia representativa hacia un modelo donde la transparencia y el control ciudadano, así como el ejercicio de la democracia directa, permitan recuperar la capacidad de toda la sociedad. Permitan intervenir en aquellos temas que tienen efectos sobre sus propias vidas y que garanticen  poner el interés común por encima de las presiones de los grupos de poder. Por ello hay que pasar a la acción. No hay excusas. Es el momento de hacer las cosas de otra manera. Y en EQUO lo estamos haciendo.

 


comments powered by Disqus