¿Qué habrías hecho por Arya?

23 Jun 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Te voy a contar la historia de Arya, una historia que me llegó al corazón pero de la que también formas parte tú, porque eres la persona decisiva para poner solución a la situación que padecen muchos animales.

Desde que los amigos de la protectora AnimAlcázar me hablaron de Arya, me conmovieron y traté de ayudarla.

Arya llegó a esta protectora de la provincia de Ciudad Real con tres meses de vida. Fue abandonada junto a sus hermanos Sasa y Rob.

Afortunadamente todos fueron adoptados, pero la familia que se llevó a Arya la devolvió diciendo que se mudaban a Madrid y en la vivienda que iban a alquilar no dejaban tener perros. Así que volvió al refugio de esta protectora.

Lo pasó muy mal. Le costó adaptarse y al poco tiempo aparecieron los primeros episodios epilépticos. A partir de ese momento hubo que medicarla a diario, y brindarle cuidados especiales cada vez que tenía un ataque.

En octubre de 2016 fue adoptada nuevamente por otra familia. Cuentan los amigos de AnimAlcázar que esta nueva familia fue informada, junto a los veterinarios que la trataban, para que supieran cómo debían actuar acogiendo a un perro con epilepsia. Pero dos semanas después, tras sufrir una crisis, el adoptante llamó a la protectora para decir que estaba ingresada en la clínica veterinaria y que fuesen a por ella ya que no podían hacerse cargo de Arya. Sin más explicaciones.

La adaptación de nuevo al refugio volvió a ser difícil. Se la veía triste y en pocos días tuvo una crisis grave, por lo que se le tuvo que aumentar la medicación. En este momento se difundió con mucha insistencia para buscarle la casa de acogida que necesitaba para poder controlar adecuadamente su medicación.

La última vez que salió del refugio fue en el Canicross Solidario, donde recibió una medalla especial por su mérito.

El 11 de abril, de noche, cuando ya no había cuidadores en el refugio, sufrió el trágico ataque que acabó con su vida. Las voluntarias que acudieron a las 9 de la mañana la encontraron muerta. A su lado, sus dos inseparables compañeros de albergue, Kichy y Jake.

Fue un golpe muy duro para todo el equipo de voluntarios de Animalcazar. Y a mí se me rompió el corazón. Arya no tuvo la suerte de dar con una familia que le diese el cariño y la estabilidad que necesitaba.

Pero hay esperanza, como os decía al principio, tú también eres parte de esta historia. Cada vez más personas como tú y yo, adoptan en lugar de comprar. Con esta sencilla pero importante decisión, ayudamos a animales necesitados como Arya. Porque adoptar es darse a los demás, pensar en el otro, pasar a la acción y dejar de ser parte del problema para ser parte de la solución.

Adopción es empatía y compasión.

Aquí tenéis los datos de contacto de AnimAlcazar, por si decidís dar una oportunidad de por vida a alguno de los compañeros de Arya.

animalcazar@gmail.com
Facebook Sos animalcazar
Twitter @Animalcazar
Web animalcazar.wixsite.com


comments powered by Disqus