La verdad sobre Susana Díaz

01 Dic 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Etiquetas: , , , , , , ,
Comentarios

Susana Díaz ha elegido Jaén para la puesta de largo de su candidatura a la secretaría general del PSOE. También ha escogido al ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para que le haga de telonero. Y, por último, va a utilizar el décimo aniversario de la Ley de Dependencia para darle un toque social a su intentona.

Todo en el mismo paquete para una cita que será el 16 de diciembre a las 18,30 horas en la Institución Ferial de Jaén (IFEJA), con capacidad para más de 4.000 personas. La convocatoria se ha hecho a nivel andaluz, con los secretarios generales y secretarios de Organización como principales destinatarios y ofreciendo autobuses y microbuses a diestro y siniestro. Por tanto, aunque sea a golpe de cargo público, el lleno está garantizado.

La elección de Jaén debe obedecer a que es la única provincia donde el pedrismo no ha cuajado aún, y su secretario general, Francisco Reyes. es uno de los aliados más sólidos de Susana Díaz.

Sea por convicción o por interés –se ha barajado su nombre para sustituirla al frente del PSOE-A-, el mandamás de los socialistas jiennenses, otrora enemigo acérrimo de Susana Díaz, ha sido un entusiasta defensor de la estrategia que la lideresa andaluza ha puesto en práctica para desbancar a Pedro Sánchez e intentar hacerse con la secretaría general del PSOE.

Este apoyo incluye un respaldo cerrado al deseo de Susana Díaz de poder compatibilizar la presidencia de la Junta de Andalucía con el primer sillón de Ferraz.

Al aceptar ser el anfitrión de este acto partidista y electoralista de Susana Díaz, Francisco Reyes se pone y pone en el centro de la diana a la agrupación socialista jiennense, que, sin ningún género de dudas, se ha convertido ya de facto en objetivo prioritario de pedrismo en Andalucía de cara a unas futuras primarias. Y vincula su futuro político directamente al de Susana Díaz.

En cuanto a Rodríguez Zapatero, pues la explicación más plausible es que después del tibio apoyo que le brindó Felipe González, a la presidenta de la Junta de Andalucía no le        quedaba otro ex presidente socialista a mano, ¿no?

Susana Díaz intentará vincularse al mejor ZP, el de la primera legislatura, el de los derechos sociales y ciudadanos, para darle una pátina social a su gestión en Andalucía -mejor dicho, ausencia de gestión-.

Pero por mucho que le entusiasme esta versión tan guay del Paraguay  del leonés, existe otra -la que tiene que ver con su incapacidad para ver la grave crisis económica que se nos venía encima- que no hace que la heredad  resulte especialmente atractiva.

Si a eso unimos la celebración del décimo aniversario de la promulgación de la Ley de Dependencia, pues la cosa puede acabar en tragedia griega. Sobre todo, si tenemos en cuenta que ZP se llevó por delante al ministro que la elaboró -Jesús Caldera, para más inri-. O si recordamos que fue él mismo quien la dejó herida de muerte cuando inauguró la etapa de los recortes en mayo de 2010.

En fin, Susana Díaz premiará en su arranque a dos socialistas muy leales para con ella y muy desleales para con Pedro Sánchez, y reivindicará la herencia política y social de la Ley de Dependencia cuando tiene el toro en la plaza: la marcha blanca en defensa de la sanidad pública recorre las calles de Andalucía.

Llenará IFEJA hasta las trancas con más cargos públicos que militantes y pronunciará un mitin de orgullo socialista marca de la casa.  Y los medios afines, aliñados y aleccionados, destacarán el poderío de la lideresa andaluza, que, como publicó recientemente El Mundo, reconsolida su poder orgánico para liderar al PSOE. La releche, vamos.

Sin embargo, la realidad camina por otras sendas, y de vez en cuando no tiene más remedio que ver la luz. Por ejemplo, el último sondeo de la Cadena SER destaca que Pedro Sánchez le saca a Susana Díaz casi 20 puntos entre los votantes socialistas. Hasta Patxi López le gana por un punto como segundo candidato preferido.

Eso sí, Susana Díaz le gana a los dos entre los votantes del PP –empata con el vasco entre los de Ciudadanos-, que, lógicamente, le están muy agradecidos por haberse cargado a Pedro Sánchez y facilitar la investidura de Mariano Rajoy.

Estos datos tan contundentes por sí mismos y otros que están por salir no los para Susana Díaz ni llamando a Cebrián.

De la misma forma, por mucho apoyo mediático que recabe, por mucho que la derecha le pague los servicios prestados con un mirar hacia otro lado, Susana Díaz no puede ocultar por más tiempo la parálisis que sufre el Gobierno andaluz por su culpa. ¿Hasta cuándo este modus operandi de no mover ni un papel a la espera que se convierta en secretaria general? ¿Puede Andalucía soportar por mucho más tiempo un Gobierno que ni pincha ni corta por miedo a perjudicar las ambiciones políticas personales de su presidenta? ¿Los problemas de nueve millones de andaluces pueden estar aparcados hasta que el PSOE celebre congreso y Susana Díaz sea coronada secretaria general? ¿Cómo es posible que ningún dirigente socialista discrepe contra el deseo de Susana Díaz de compatibilizar la presidencia de la Junta y la secretaría general del PSOE?  ¿Cuándo cayó el socialismo andaluz en la autocomplacencia que le he llevado a no enterarse del malestar existente en la calle por el deterioro de la sanidad y la educación públicas?

En fin, esta clamorosa falta de gestión es la herencia que esta dejando Susana Díaz al socialismo andaluz, que contempla atado de pies y manos cómo su lideresa trabaja sin dar palo al agua para investir a otro popular presidente del Gobierno.

PD: (1) Pedro Sánchez está en México. Lo echaron como a un perro de Ferraz y ahora les molesta que vaya impartiendo doctrina por medio mundo. Por cierto, después irá a Berlín. Y a Asturias. Y a Andalucía. Les guste o no, es el referente más importante del socialismo democrático español en estos momentos. En parte, gracias a ellos.

(2) Bueno,  es el masca con el permiso de Susana Díaz, que se ha marcado una visita a Bruselas para hacerse ver por los pasillos de la UE, para alejarse todo lo posible de Andalucía y para acabar con el austericidio. Lo va a derrotar a empujones, que es una práctica política muy apreciada en su corte. Por su parte, Moreno Bonilla también se ha paseado por la capital de Europa, pero con menos comisarios europeos en su haber. Y después nos quejamos de las ínfulas de política exterior de los soberanistas catalanes.

(3) Al final, para maquillar el fiasco europeo, le han dado a la lideresa andaluza un acto de la Internacional Socialista en Málaga.

(4) En una de sus numerosas comparecencias, Mario Jiménez dijo algo con ese verbo tan florido que le viste y calza. O eso creo. La verdad es que no estoy seguro. A propósito de los últimos movimientos de Pedro Sánchez, vino a prohibirle en la práctica que hiciera campaña. Mientras decía esto en Radio Nacional de España, fletaba autobuses para el mitin de Susana Díaz en Jaén. Para la próxima, a buen seguro que impone una orden de alejamiento de Pedro Sánchez sobre los militantes. O un toque de queda. Eso, un toque de queda y que se cuadren, coño.

(5) Socialistas en Pie es una plataforma imparable que reclama alto y claro primarias y congreso cuanto antes. ¿Se habrá enterado ya la Comisión Gestora de la que se le viene encima procedente de los cuatro rincones de España? ¿Javier-Autoridad Moral-Fernández tendrá ya conciencia de estar presidiendo un error histórico?

 


comments powered by Disqus